Lunes 23 de Mayo de 2022

Hoy es Lunes 23 de Mayo de 2022 y son las 03:23 -

CIUDAD

10 de junio de 2020

A las cervecerías les fue mejor en la vuelta de los bares y restaurantes

El público joven se acercó a las birrerías, que trabajaron a un 40 por ciento. Los comedores y parrillas esperan a las familias el fin de semana.

00:00 hs - Miércoles 10 de Junio de 2020

Las primeras jornadas de la vuelta de la gastronomía fueron "muy tranquilas", según los comerciantes. Por ahora abrió solo un 40 por ciento de los locales, ya que muchos todavía están cautelosos, viendo cómo reacciona el mercado para armar su estructura de costos. Los que volvieron a funcionar notaron una valoración positiva del cliente habitué, y dicen que en líneas generales la gente se ajustó a las necesidades del protocolo, con algún recelo mínimo por la toma de los datos. De noche estuvieron mejor las cervecerías que los restaurantes.

La demanda no llegó al 30 o 40 por ciento de la facturación usual, y todos aguardan al fin de semana para tener un termómetro más certero. "No estuvo mal para arrancar. La buena noticia es estar abiertos", calificó Alejandro Pastore, presidente de Paseo Pellegrini. "Veremos en los próximos días si se confirma que le da aire al sector, o lo ahoga peor, ya que aumentar los costos fijos por funcionamiento sin tener demanda hace todo cuesta arriba" analizó el dueño de La Maltería.

Los titulares de bares diurnos creen que en la medida en la que no haya actividades escolares, Tribunales ni oficinas, y con un horario bancario que no los ayuda, no tendrán la cantidad de gente usual. Para el turno noche la clave es el fin de semana, ya que esperan que se llegue al 50 por ciento de capacidad permitida. La idea es tratar de meter un turno de cena temprano, cerca de las 20.30, para intentar renovar la mesa antes de las 23 cuando se corta el ingreso y se cierra la cocina.

En Pichincha, abrió el 35 por ciento de los locales, ya que la mayoría lo hará entre hoy y mañana. Otros incluso esperarán hasta julio. Los restaurantes funcionaron al 5 por ciento y las cervecerías al 40 por ciento en la reapertura. Esperan un 30 y 50 por ciento, respectivamente, para el fin de semana. "Fue un día muy esperado después de tres meses sin trabajar. Ya nos habían advertido los colegas de Mendoza: los chicos tienen menos miedo y salen a tomar birra. A la gente más grande le cuesta más", reveló Reinaldo Bacigalupo, titular del centro comercial de la zona.

Bacigalupo destacó en ese sentido el accionar de los inspectores que controlaron: "Hubo mucha vocación de educar, al tratarse de las primeras jornadas. Se trabajó bien con la Municipalidad, con buena predisposición. En el barrio tenemos un bromatólogo dando vueltas por los locales, hubo capacitación a los gerentes, se usa alcohol en gel y alfombra sanitizante", señaló el dueño de Ronnie.

Estrategias

En avenida Pellegrini, los lugares para cenar están funcionando al mínimo, y las únicas que tienen algo de gente, mayormente jóvenes, son las birrerías, sobre todo en el horario del happy hour en el que hay descuentos sobre la pinta. Para el fin de semana esperan que se acerquen las familias. "Fue muy emotivo ver a los clientes de nuevo. Sabemos que por ahora no va a ser redituable, pero nos sirve y creemos que de a poco se va a ir reactivando. Los jóvenes tuvieron más ganas de salir", aportó Vanina Heredia, socia de King Beer.

"La gente se quedó a cenar, pero hay una realidad económica bastante ajustada, así que no hemos aumentado precios aún cuando hay inflación en la mercadería. Elegimos conservar los valores nuestra carta para darle la posibilidad a los rosarinos para que puedan salir. Estamos enfocados en permanecer abiertos y conservar las fuentes de trabajo. También hay que darle tiempo a la gente para que de a poco confíe", comentó una de las titulares de la cervecería.

Los que todavía no levantaron la persiana, especulan y quizás vayan a un régimen alternado. "Estoy preparado para abrir pero estoy viendo el día a día, por los gastos fijos que significa la apertura", contó Leo Santero, dueño del Gran Chopp. "Capaz que abra viernes, sábado y domingo para ir moviendo de a poco la máquina, pero no meter costos en días que no tenga rotación de gente. Por ejemplo si llueve y hace frío, y tengo que prender la calefacción al palo, no me conviene", dijo. E ilustró: "Se están viendo bares gigantes con una sola mesa. Hay desesperación por facturar, pero no hay público para todo el mundo".

 

Hay cautela entre los gastronómicos, que esperan descifrar el impredecible comportamiento social. Por ahora los jóvenes tomaron la posta, pero sin los mayores será difícil sostener la actividad.

 

fuente: la capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!