Lunes 14 de Junio de 2021

Hoy es Lunes 14 de Junio de 2021 y son las 21:54 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

FUTBOL

26 de noviembre de 2020

La Mano de Dios, otro de los goles inolvidables de Maradona

Murió Diego Maradona pero nació el mito. "La Mano de Dios", quedará grabada a fuego para siempre como una de sus grandes obras maestras.

“Fue la Mano de Dios”, dijo Diego, como si la picardía se extendiera de la acción a la palabra, ese gesto que le era tan propio, porque además fue, también, en la cara de los ingleses.

A la confesión le dieron cierto matiz de arrogancia, como si él mismo se considerara Dios; como si mereciera mucha más adoración de la recibida; como si su mano, por suya, estuviese libre de todo pecado y pudiese arrojar la piedra y hacer todos los goles; cuando en realidad había sido todo lo contrario: la inocencia y la ferocidad del pibe de Fiorito. Su condición humana.

La misma inocencia y la misma ferocidad con la que, en la arenga previa, llamó a su equipo a saldar las deudas de Malvinas.

Argentina no podía con Inglaterra. El primer tiempo había terminado sin goles. Cuartos de final del Mundial México 86. 22 de junio. Estadio Azteca. Hasta que a los seis minutos de la segunda etapa Diego intentó una pared en el borde del área con Jorge Valdano. En la búsqueda de la devolución se metió al área y quedó en offside, pero la pelota vino de un rival, Steve Hodge, desesperado en su intento de despeje. El árbitro tunecino Ali Bennaceur miró al juez de línea y dejó seguir, los brazos adelante. Con el gesto le abrió la puerta a una historia irrepetible.

Maradona, 1m65 metro de altura, saltó junto con el arquero Peter Shilton, 1,83. Y ganó. Llegó más arriba. Impactó la pelota y la pelota fue hacia el gol. Maradona salió corriendo hacia un costado, un brazo en alto, los ojos atentos al movimiento del referí, mientras Shilton y compañeros corrían con su reclamo a viva voz. "¡Hand, hand!", le decían a Bennaceur, reproduciendo con sus manos, para enfatizar la queja, lo que había hecho el capitán argentino.

El tunecino se los sacó de encima, uno por uno, mientras Batista, Olarticoechea y Cucciuffo ya se habían hecho un nudo alrededor de Diego. Disolver esa felicidad, tal vez haya pensado Bennaceur, era una injusticia mayor que validar un gol antirreglamentario.

“Shilton pensó que yo iba a chocar contra él. Es lo que pasa en esas jugadas, siempre. Pero yo me hice chiquito y salté. No sabía si iba a llegar, tampoco si me lo iban a cobrar, pero no la iba a dejar pasar”, contó Diego más tarde, al explicar el gol.

Lo cierto es que la mano fue, en el momento, imperceptible; apenas algún relator sugirió la posibilidad de que el gol fuera una ilegalidad de Maradona ("saltó con la mano para mí, para que termine en gol", dijo Víctor Hugo); y aun se duda de la veracidad de las fotos que muestran el impacto de la mano y la pelota.

Los ingleses, tan apegados a las formas y a las leyes del juego que inventaron, lo terminaron perdonando. En 1995 fue invitado a exponer en la prestigiosa Universidad de Oxford. No se había juntado tanto público desde la presencia de la Reina en 1969.

Allí, otra vez, le preguntaron por el gol.

“Fue un pasaje de un partido de un Mundial que, lamentablemente, fue contra los ingleses. Pero lo hubiese hecho contra cualquiera. Siempre trato de hacer lo que le convenga a mi equipo”, explicó.

"Maradona respondió como un inglés, no como un latino", dijo al otro día el diario The Guardian, por no decir la lengua de Dios.

Fuente:LT10

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!