Domingo 1 de Agosto de 2021

Hoy es Domingo 1 de Agosto de 2021 y son las 14:34 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

SANTA FE

8 de septiembre de 2020

Cuando al quirófano sólo entraban instrumentistas, ella fue la primera cirujana

En 1986 Karen Liljesthrom logró hacer la especialidad en pediatría, fue la única en la provincia por años y por tres décadas la única en Rosario

Era 1981. Ya se había recibido de médica, pero el objetivo era ser cirujana pediátrica, y para eso tenía que primero ser cirujana general. Una alternativa era rendir el examen que la habilitara a realizar la residencia en la especialidad, para lo que necesitaba superar dos instancias: un examen escrito y una entrevista personal. Fue allí que que se sentó frente cirujanos, que al día de hoy considera “excelentísimo profesores”, y escuchó cómo le explicaban que preferían “no tener mujeres en los quirófanos salvo que fueran instrumentistas o personal de apoyo”, y la calificaron con un 1. Sin embargo, tras una concurrencia, Karen Liljesthrom se convirtió en 1986 en la primera cirujana pediátrica de la ciudad y de la provincia, una situación que se mantuvo sin cambios en Rosario hasta 2016, cuando otras dos mujeres lograron obtener ese título.

   

 

Liljesthrom no sólo llegó a los quirófanos, sino que después integró en varias oportunidades la comisión directiva de la Asociación de Cirugía de Rosario, donde “sin problemas ni rencores”, según señala ella misma, se cruzó con varios de los mismos profesores que la preferían fuera de los quirófanos.

Es más, fue directora del Hospital de Niños Víctor J. Vilela, subsecretaria de Salud de la gestión municipal, y sigue en el hospital como Jefa del Departamento de Cirugía y dentro de quirófano. “Eso es lo que más me gusta”, admite.

Poder plantarse

Cuando recuerda el episodio que le cerró las puertas a la residencia en cirugía con el explícito argumento de ser mujer, y ninguna otra explicación, analiza que “eran otros momentos y la asociación era un espacio muy machista”, aunque admite que “fue duro escucharlo, pero había algo que yo quería, tenía un objetivo y busqué otro camino para conseguirlo”.

Ser la única cirujana en la provincia la obligó a compartir habitualmente sus espacios de trabajo con compañeros varones. “No tuve problemas, incluso con los mismos que me habían dicho eso, salvo ese episodio, nunca pasé después situaciones de ese tipo y me sentí respetada en el trabajo; pero también es cierto que claramente tengo carácter y herramientas para plantarse cuando hace falta”, señala.

También admite que son “especialidades complejas” y no sólo porque “requieren mucho tiempo de formación”, sino además porque tienen horarios difíciles: entrás al quirófano y más de una vez no sabés en cuánto salís, y eso a veces es difícil de manejar”, reconoce.

Lo mismo, según señala, sucede con “otras especialidades como terapia intensiva tanto de adultos como pediátrica”, y que de hecho se sigue viendo cómo la mayoría de ellas siguen siendo desarrolladas por profesionales varones.

Una red de apoyo

En ese punto, Liljesthrom admite que “si hay un proyecto familiar y afectivo además del profesional, es necesario contar con una red de apoyo, eso es fundamental”. Y de ese modo, explica cómo pudo compatibilizar los quirófanos con la crianza y el acompañamiento de sus cuatro hijos.

“Se requiere esfuerzo y dedicación, y ayuda para poder combinar las dos cosas”, apunta la cirujana, y destaca todo el tiempo la presencia de “una pareja que entienda de qué se trata y que, como en mi caso, entienda la crianza de los chicos con una presencia sostenida, que entienda que una no es madre las 24 horas, y que estuviera claro que el que primero llega a la casa baña a los chicos, y empieza a hacer lo que hay que hacer”.

Sin embargo, admite que “la casa se organizó de modo tal que pudiera funcionar de 7 a 20 sin mi presencia y para eso, además del papá había una red: abuelos y familiares dispuestos, e hijos que se adaptaron y sabían que el tiempo que estaba con ellos, que además no era tan poco, era exclusivo para ellos”.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!