Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 03:27 ULTIMOS TITULOS:

12 de abril de 2020

Los productores agropecuarios, fuera de la visión del Papa

12 de abril, 2020

El Papa Francisco envió este Domingo de Pascua una carta “A los hermanos y hermanas de los movimientos y organizaciones sociales”.

Sobre la cual nada cabría decir si no fuera por una visión sesgada, que se repite y alimenta una grieta que desde hace años viene cavando una postura ideológica –pues no es espiritual, no es religiosa- que entre otras cosas, en la Argentina, demoniza al campo y a los productores argentinos, a los que contrapone a otros segmentos sociales.

Bergoglio les habla, por ejemplo, a “los campesinos y agricultores familiares que siguen labrando para producir alimentos sanos sin destruir la naturaleza, sin acapararlos ni especular con la necesidad del pueblo".

¿Los demás agricultores y productores agropecuarios en general, qué? ¿Los medianos, pequeños y aún grandes, son acaso el “diablo”? Los “gringos” que este fin de semana estuvieron cosechando, produciendo los granos que luego serán alimentos, esos, ¿son un despreciable sector acaparador, especulador y destructor de la naturaleza? ¿Los tamberos que madrugaron, igual? ¿Los ganaderos, porcinocultores, frutihorticultores y sigue la lista? ¿Los esquilmados de siempre, por una supuesta renta extraordinaria, que se rompen el lomo, qué? ¿Los que bajaron de los barcos y colonizaron millones de hectáreas, qué? ¿Y sus hijos y nietos, qué? ¿Y las cientos de comunidades rurales dónde se profesa con devoción la religión católica y el cura de la parroquia o iglesia bendice la laboriosidad de esos “agricultores”, qué?.

¿Y los miles de hectáreas y propiedades que pertenecen a congregaciones y e instituciones católicas, a la Iglesia misma? ¿Nada para decir? ¿Nada para hacer?.

Bergoglio aboga porque este “peligro” actual que atraviesa la humanidad “sacuda nuestras conciencias dormidas y permita una conversión humanista y ecológica que termine con la idolatría del dinero y ponga la dignidad y la vida en el centro”. ¿Y entonces para qué le hace falta al Vaticano un banco, de largos oscuros períodos, para qué le sirven lujos y riquezas en los templos?.

¿Es perfecto el sector agropecuario argentino? No. Pero tampoco es el demonio. Y no se merece tanto solapado ataque. Y mucho menos será mejor atrasar con ideas de fracasadas reformas agrarias, de las cuales son “brillantes” ejemplos la Rusia pos 1917, la Cuba pos 1959 y otras múltiples experiencias de parecido signo y final conocido.

Juan Carlos Vaca

 

 

fuente: agroverdad

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!