Domingo 18 de Abril de 2021

Hoy es Domingo 18 de Abril de 2021 y son las 02:04 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

AGROPECUARIAS

26 de mayo de 2018

La sequía costará U$S 8 mil millones

Los productores agropecuarios se quedaron sin 30 Mt de granos para vender; un duro golpe para ellos y para la economía argentina en su coonjunto.

El documento lleva la firma de los especialistas Julio Calzada, Bergero y Emilce Terré, y destaca que “la sequía que azotó a la región núcleo argentina en el verano 2017/18, catalogada como la peor de los peores 50 años, diezmó la producción de granos gruesos”. Agrega que lotes quedaron sin sembrar, y que hubo un aumento del área de abandono, rindes muy por debajo de lo normal, que significaron pérdidas de casi 18 Mt en soja y 10 Mt en maíz, “un duro golpe para la actividad insigne de la economía argentina”.

 

El informe continúa describiendo que cuando hacia mediados de abril se recibieron las primeras lluvias que cortaban el pulso seco de las semanas anteriores, los ánimos mejoraron pero por poco tiempo. “La humedad no menguó durante semanas, y en combinación con las altas temperaturas hasta mediados de mayo generaron un efecto germinador que brotó lo que aún restaba cosechar de soja y maíz, dando una última estocada a la campaña. Las estimaciones de producción cayeron otro escalón hasta totalizar los 30 millones de toneladas combinadas de soja y maíz”. 


Además, destaca que esas 30 Mt de granos que hoy no están en el circuito comercial argentino son la causante de las tensiones y preocupaciones que se observan en toda la cadena comercial y de pagos del sector. “Sin esa mercadería, Argentina resignó un ingreso de divisas del exterior por exportaciones de US$ 8.000 millones. Ello equivale a cerca del 14% del total exportado por Argentina en el 2017 (U$S 58.428 millones) y el 30% de las divisas que entraron en el 2017 por ventas al exterior de granos, harinas y aceites (el principal rubro de exportación de nuestro país)”.


Los acopiadores, cooperativas, transportistas, corredores, entregadores de cereales, bancos locales, vendedores de insumos, rodados, máquinas y equipos, además de estaciones de servicios, mecánicos y el resto de los agentes económicos que trabajan íntimamente ligados al campo o viven gracias a la actividad agropecuaria, sufrirán una fuerte caída en sus ingresos por la baja en la actividad económica en general, tanto a nivel comercial, industrial y en los servicios.

 

Según sus estimaciones, computando este efecto multiplicador, la economía argentina pierde cerca de US$ 6.000 millones, o el 0,9% del PBI estimado por el FMI para el año 2018. Los productores agropecuarios esperaban tener esas 30 Mt de mercadería adicional para vender. Ahora deberán esperar una buena campaña de trigo para compensar parcialmente sus pérdidas y apostar todo a la cosecha gruesa del próximo ciclo. 


Efecto colateral 


Entre los muchos efectos perniciosos de la sequía, que van desde la drástica reducción de ingresos del sector productor a tensiones en la cadena de pago y menor actividad de las industrias colindantes, el volumen de exportaciones se cuenta entre uno de los guarismos claves que actualmente sufre el coletazo del verano seco y el otoño húmedo. 

 

En relación a ello, debe recordarse que el volumen de exportación se lo suele llamar saldo exportable, por ser la demanda más flexible en relación con las otras demandas. En otras palabras, cuando cae la producción normalmente la demanda que más baja será la externa, en tanto que la demanda interna continuará siendo abastecida. 

 

La aguda falta de lluvias en la zona núcleo argentina el último verano se llevó consigo casi 20 millones de tonelada de soja y otras 10 millones y medio de maíz, en relación a la producción esperada al inicio de las siembras. En el caso de la soja, la expectativa inicial apuntaba a producir 54,5 millones de toneladas, mientras que el maíz sumaría otros 42 millones. Como consecuencia del déficit hídrico, la estimación de producción de la oleaginosa se ajustó a 37 millones de toneladas, en tanto que las condiciones demasiado húmedas de fines de abril y principios de mayo ocasionarían un recorte adicional de 1,75 millones de toneladas a la fecha. Así, las pérdidas suman 19,25 Mt. Para el cereal, se calcula una merma de 10,3 Mt hasta los 31,7 Mt.


Impacto profundo 


En cuanto al costo para la actividad económica doméstica, la suba de precios de las últimas semanas no alcanza para compensar al productor por las pérdidas de cantidad, resultando en un quebranto neto por U$S 2.000 millones sólo para el sector primario. Esta caída de ingresos netos es el resultante de la suma del menor rinde obtenido en hectáreas cosechadas, los egresos devengados en sembrar lotes que a posteriori no han podido cosecharse, y el costo de oportunidad de las tierras que quedaron fuera del sistema productivo esta campaña.

 

A su vez, el menor ingreso del sector productor derivará en menos fletes, menor actividad en los acopios, contratistas, corredores, bancos, entre otras actividades asociadas. Computando un factor multiplicador de tres, tal como sugiere la bibliografía especializada, la pérdida global para la actividad económica argentina se puede estimar en U$S 5.900 millones, casi un 1% del PBI estimado por el Fondo Monetario Internacional para nuestro país en el año 2018. Desagregando el número anterior, en el 2018 Argentina se perdería la posibilidad de exportar: 11 Mt de harina de soja, su producto estrella en materia de exportaciones. 2 Mt de aceite de soja. 3 Mt de soja en grano. 10,3 Mt de maíz en grano. 

FUENTE: CAMPOLITORAL

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!