Viernes 23 de Octubre de 2020

Hoy es Viernes 23 de Octubre de 2020 y son las 21:22 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 25.6º
  • Tormenta eléctrica

INFORMACIÒN GERENERAL

1 de abril de 2018

Frenan el crecimiento tumoral con la ayuda de un virus de insectos

Científicos del Conicet utilizaron al microorganismo como caballo de Troya para ingresar a las células cancerosas. Tras realizar ensayos exitosos con animales, ahora prueban la técnica en tumores de mama, ovarios y cerebro.

El problema a resolver era la presencia de una proteína protectora con la que cuentan los tumores para garantizar su crecimiento. La solución, bloquear su producción para que las células cancerosas puedan ser atacadas. ¿El desafío? Llegar hasta el lugar de los hechos. Científicos del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular (IBBM, Conicet-UNLP) en colaboración con el Instituto de Investigaciones Biomédicas (Inbiomed, Conicet-UBA) lograron hacerlo con ayuda de un virus de insectos que les sirvió como vehículo hacia el interior del tumor. El trabajo fue recientemente publicado en la revista Apoptosis.


Humanina es el nombre de la proteína que, entre otras funciones, impide el mecanismo natural de muerte celular programada llamada apoptosis, por el cual una célula infectada por un virus, por ejemplo, planifica el cese de sus funciones vitales para salvar al resto del organismo. Sería una suerte de “suicidio”, muy útil en el caso de las cancerosas porque evitaría su multiplicación y propagación. Pero resulta que desde hace tiempo la ciencia ha observado que en ciertos tipos de tumores la presencia de esta proteína se ve aumentada, precisamente para proteger a las células enfermas de esa autodestrucción y permitir que sigan creciendo.


Primeros pasos


Uno de esos casos es el de hipófisis o glándula pituitaria, ubicada en la base del cráneo y encargada de controlar procesos vitales básicos como el metabolismo, el crecimiento, la maduración sexual y otros. “Observamos que las células tumorales estaban protegidas de la apoptosis gracias a una producción exagerada de Humanina que las hacía resistentes a las terapias”, cuenta Matías Pidre, becario posdoctoral del Conicet en el IBBM y uno de los autores del trabajo, y continúa: “Sabíamos que teníamos que eliminarla, y la manera de hacerlo era interferir en su producción. Lo complicado era llegar hasta el núcleo de las células para desactivarla”. Entonces pensaron en probar con un virus como el vehículo perfecto.


“A través de su evolución, los virus han aprendido a introducir su propio material genético en las células, y son muy eficientes: se asocian a una de ellas y empiezan a replicarse. Lo que sucede es que, al hacerlo, infectan y enferman, y ahí aparecía un obstáculo. El truco fue elegir bien al indicado”, resume Víctor Romanowski, investigador superior jubilado del Conicet y vicedirector del IBBM. La mejor alternativa aparecía de la mano de los baculovirus, un grupo que afecta específicamente a insectos, y que resulta inofensivo para mamíferos.


El resultado


Básicamente, el microorganismo les sirvió como el vector adecuado para lo que necesitaban: los científicos diseñaron un gen artificial que insertaron en el genoma del virus con información que, al ser leída por la maquinaria celular, inhibiría la producción de Humanina. “Lo que implementamos fue un sistema ya conocido desde hace más de una década que se llama ‘silenciamiento postranscripcional de genes’. Aquí, lo novedoso fue colar la orden de bloqueo de la proteína, oculta dentro del virus”, señala.


Los científicos realizaron ensayos in vitro y con animales y obtuvieron resultados exitosos echando mano a la estrategia del caballo de Troya, en alusión al mito de la antigua Grecia: nada menos que una sobrevida del 80 por ciento en los ratones que fueron tratados con el virus en comparación con los que no. “Ahora, estamos probando lo mismo con otro tipo de tumores que representen una preocupación mayor para la salud pública, como de mama, ovarios y cerebro, en los que también se da esta sobreproducción de la proteína. A futuro, la idea es combinar este método con una terapia convencional, como quimioterapia, por ejemplo, para hacer a las células cancerosas más vulnerables a los fármacos”, se entusiasma Pidre.

 
¿Por qué caballo de Troya?


El caballo de Troya es considerado una creación mítica, pero también se ha debatido si realmente pudiera haber existido. Se considera que fue un artilugio, con forma de enorme caballo de madera, que se menciona en la historia de la guerra de Troya (entre el 1194 a. C. y el 1184 a. C) y que según este relato fue usado por los griegos como una estrategia para introducirse en la ciudad fortificada de Troya. Tomado por los troyanos como un signo de su victoria, el caballo fue llevado dentro de los gigantescos muros, sin saber que en su interior se ocultaban varios soldados enemigos. Durante la noche, los guerreros salieron del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las puertas de la ciudad para permitir la entrada del ejército griego, lo que provocó la caída definitiva de Troya. La fuente más antigua que menciona el caballo de Troya, aunque de manera breve, es la “Odisea” de Homer

Fuente:El Litoral

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »