Sábado 10 de Abril de 2021

Hoy es Sábado 10 de Abril de 2021 y son las 08:04 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

19.9°

El tiempo en Villa Minetti

CAMPO

28 de agosto de 2017

En la importación de fitosanitarios, lo barato sale caro

En la importación de fitosanitarios, lo barato sale caro

En julio de 1998, en la ciudad de York, en el norte de Inglaterra, se realizó un numeroso Joint Meeting con la intervención de organismos como la FAO, la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (Iupac, en sus siglas en inglés) y la Asociación Oficial de Químicos Agrícolas (Aoac, en sus siglas en inglés). Entre los temas a tratar estaba incluida la norma a aplicar a productos fitosanitarios genéricos para su registro. El desafío era proponer un sistema que garantizara la seguridad en el uso, tanto a nivel toxicológico como ecológico, y al mismo tiempo un mercado mundial competitivo que asegurara la competitividad de los agricultores de los países que no subsidian la producción y la seguridad alimentaria de las capas con menos recursos de la población mundial. Evidentemente, un desafío formidable, más teniendo en cuanta las presiones para que los productos genéricos siguieran las mismas normas que los productos nuevos, que por ser desconocidas las consecuencias de su uso, exigen un nivel de estudios muy superior que los razonables para moléculas ya conocidas, siendo que esos costos mayores eran cubiertos por la exclusividad garantizada por las patentes. Con rapidez, consecuencia de que los participantes eran expertos que sabían de qué se hablaba, se llegó a una formula denominada equivalencia: "a productos químicamente equivalentes, efectos positivos y negativos equivalentes". Se formó un grupo de expertos, del que formé parte, que nos reunimos en Roma para redactar la norma y se cumplió ampliamente el objetivo, que fue mundialmente reconocido. La Argentina fue el primer país en adoptar la norma: Resolución Sagpya 350/99. Este relato tiene absoluta actualidad ante los numerosos artículos aparecidos en varios medios sobre el aluvión de importaciones de agroquímicos, la falta de gradualidad y las confusas explicaciones de la industria. Pero esa sobreoferta es consecuencia de que las normas establecidas por la resolución 350 no son cumplidas, lo que hace posible que aventureros sin ningún tipo de responsabilidad y mínimos costos, se conviertan en actores en un mercado para el que no tienen las condiciones técnicas necesarias. Para simplificar es bueno usar el ejemplo de Alemania con los controles de emisiones de gases de los automóviles. Es indudable que un vehículo que cumple esas normas tiene un costo de fabricación mayor. Si el gobierno alemán permitiera la importación de autos a menor precio que no cumplen las normas ¿diríamos que la industria alemana no es competitiva o que el gobierno no cumple sus obligaciones en defensa de la salud y el medio ambiente? La solución es simple: cumplir la ley. Equivalencia es un trípode que se sostiene en tres patas: el proceso del fabricante, las impurezas que genera ese proceso, verdaderas huellas digitales, irreemplazable por ningún código de barras, y el establecimiento productor. Si ignoramos cualquiera de esas patas el sistema se cae, con la consiguiente amenaza para salud y el medio ambiente. Hoy en Argentina no tenemos ninguna certeza sobre las impurezas presentes y mucho menos sobre el establecimiento productor. Ante este panorama la afirmación de un referente: "Como productor el hecho de adquirir un producto a menor costo se traduce en ser más competitivos" es, por lo menos, irresponsable. El autor es consultor

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!