Lunes 27 de Junio de 2022

Hoy es Lunes 27 de Junio de 2022 y son las 21:22 -

TECNOLOGIA

23 de mayo de 2022

Digitalización: el nuevo salto para el maíz

Las inversiones en la principal planta semillera de Bayer se orientaron a la innovación, digitalización y la sustentabilidad. Más allá de los fierros

El año pasado Bayer anunció un plan estratégico de inversiones por u$s 150 millones para fortalecer sus plantas de producción en todo el país. Uno de los destinos más importantes fue el de la planta de semillas de maíz María Eugenia, de la localidad de Rojas, la más grande del mundo y responsable de abastecer prácticamente a la mitad del mercado argentino. El desembolso fue más allá de los fierros y la capacidad instalada. La digitalización y la sustentabilidad guían el nuevo rumbo de este negocio, de la que la empresa alemana es gran jugador mundial. El foco es generar una semilla de calidad.

Las inversiones en transformación digital se traducen en una mayor eficiencia que redunda en mayor capacidad de procesamiento de semillas de maíz. Bayer produce actualmente en María Eugenia 3,6 millones de bolsas de maíz al año pero con la incorporación de las últimas herramientas de gestión digital, llegará a 4 millones de bolsas de producción en los próximos meses.

“Estamos comprometidos con el desarrollo de procesos cada vez más innovadores para poder alcanzar los objetivos de la compañía, no sólo potenciando la capacidad productiva hacia una mejora continua, sino que también contribuyendo a que Argentina sea protagonista con una agricultura más sustentable, que permita satisfacer la creciente demanda de alimentos”, sostuvo Juan Farinati, presidente y líder de la División de CropSciencie para Bayer Cono Sur durante una rueda de prensa realizada tras la recorrida que periodistas de todo el país realizaron por la moderna planta de 23 hectáreas en Rojas.

La planta cuenta con tres Centro de Inteligencia Operacional (CIO), desde los cuales se monitorean todos los procesos de producción en tiempo real elevando la eficiencia en la gestión de los recursos y en la precisión en la toma de decisiones. La cosecha y lectura de los datos, apoyados en la tecnología, son la nueva clave productiva. Con sus salas de situación llenas de enormes pantallas, estos centros de inteligencia “son una muestra clara de los beneficios de la agricultura digital”, explicó Matías Marcantonio, líder de Producción de Semillas Cono Sur.

El monitoreo de la cosecha en la superficie de más de 20 mil hectáreas que trabaja Bayer, a través de sus propios productores en todo el país, así como el tránsito de camiones, la gestión logística y productiva en la planta, son los factores mediante los cuales se mejora la eficiencia. Pero además son los insumos de una plataforma de inteligencia puesta al servicio de mejorar el manejo de los cultivos. Que es el camino, entienden en la compañía, para cerrar la brecha del 40% entre el potencial de rendimiento que brinda la genética del maíz, y el número real. En plena campaña ingresan entre 130 y 14 camiones por día a la planta, que cuenta con 96 silos de almacenamiento.

Un cambio de paradigma.

Todos los datos sirven para mejorar la producción y la calidad, bajar las pérdidas, reducir insumos. “A través de tecnología de vanguardia y del big data, se realiza el seguimiento de todas las etapas, procesando y combinando en forma eficiente los indicadores para lograr el máximo potencial, cuidando a la vez los recursos naturales”, subrayó Marcantonio.

Las inversiones en tecnología y equipamiento alcanzaron también al laboratorio de la planta, en el que se realizan, anualmente, entre 70 y 80 mil testeos genéticos y fisiológicos a distintas muestras de semillas de maíz. A través del manejo de herramientas digitales, se miden los tiempos para garantizar la disponibilidad necesaria de los productos comerciales con los más altos estándares de calidad. La planta tuvo el récord de 35 mil bolsas de semilla en un día, aunque lo habitual son unas 25 mil.

Con foco en innovación, digitalización y sustentabilidad, en la planta de María Eugenia se llevan adelante proyectos que tienen un impacto significativo en el ambiente: iniciativas de energías renovables y sistemas de riego sustentables monitoreados desde la planta para reducir el uso del agua. Además, se puso en marcha el programa Procarbono en los campos de producción de semillas para reducir la huella de carbono de sus actividades, contribuyendo a los objetivos de la compañía al 2030 de ser carbono neutro en sus operaciones y de reducir un 30% las emisiones de GEI en la producción de cultivos.

Bayer es la primera empresa semillera en contar con el 100% de las labores de su producción de semillas certificadas bajo el marco de la norma Iram 14.130 de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). “Es el camino concreto para garantizar la sustentabilidad en la actividad agrícola”, mencionó Marcantonio.

La planta también cuenta con certificaciones de clase mundial. “La construcción genera un gran impacto ambiental y a la hora de planificar este nuevo espacio se trabajó en minimizarlo, aplicando tecnologías innovadoras como sistemas de energía solar, recupero de agua de lluvia, climatización inteligente, gases refrigerantes no contaminantes, materiales de baja emisión de CO2 y gestión de residuos”, destacó.

Fuente:Agro Clave

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!