Viernes 2 de Diciembre de 2022

Hoy es Viernes 2 de Diciembre de 2022 y son las 23:51 -

17 de mayo de 2022

Perotti, Javkin, Lewandowsky, Losada y el VAR

"La primera pregunta que a cualquiera le surge es: ¿se puede realmente determinar con precisión absoluta el momento en el que la pelota parte del pie o la cabeza (como pasó en el gol de Wanchope) del jugador que envía el pase? La sensación de que está muy rebuscado, es inevitable. Y que no hay una certeza absoluta de que resulta algo científicamente perfecto, también….Se busca la hormiga en lugar de no dejar escapar el elefante…. Así, no sirve. No se trata de buscar lo que es casi imperceptible; se trata de no dejar escapar algo que resulte alevoso". Nota de El Litoral, firmada por Enrique Cruz.





El VAR se está metiendo demasiado

 

Video Assistant Referee. Traducido: árbitro asistente de video. Es decir VAR. Listo. Punto. Si miramos la democracia inaugurada a tropezones (Malvinas, presión internacional, todos los ingredientes de la década de los 80 en el mundo y básicamente en América) Santa Fe viene a contramano de las decisiones arbitrales. El VAR nos salva… o nos condena.

 

Usandizaga abrió el acto radical en El Monumento (el más importante que se recuerde) y cerró su turno con una frase: no importa si perdemos la nación o la provincia, nosotros vamos a poner a Rosario de pie. Lo dijo delante de Raúl Alfonsín… y de Aníbal Reinaldo, el derrotado para siempre, excepto por sus conexiones y entretejidos burocráticos.

 

José María Vernet fue Gobernador por unos votos y Eduardo Cevallo perdió Rosario por "poquísimos votos". Comenzaba la democracia y los escrutinios raros. Santa Fe no fue radical en mitad de la marea radical. Rosario sí, pero no alfonsinista, mucho menos de la Coordinadora.

 

La fórmula Reviglio-Vanrell no apuntaba a ganador. El Changui Cáceres "asustó" al sur. En el 1987 Reviglio gobernador. Y el episodio Vanrell a continuación. Todo indicaba el triunfo radical, con Usandizaga plebiscitado en Rosario. La Ley de Lemas quitó ese triunfo y Carlos Reutemann fue gobernador. En el 1991 el televisor y los jueces lejanos, en funciones, dieron por tierra con una cantidad de votos importantes que "El Vasco" no pudo usufructuar. Fue el VAR.

 

Jorge Obeid en el 1995, con "La Escudería El Lole", ganó y el peronismo nuevamente en el gobierno. Obeid no podía, excepto por la Escudería, alcanzar ese rango. Es "La Escudería" la que vuelve a imponer su nombre.

 

En 1999, Reutemann otra vez. Cruza todas las cuasi monedas y en el 2003 es Obeid, por primera vez con una mujer en la fórmula -una mujer sureña de peso específico-, quien accede a la Casa Gris.

 
Rosario vota socialistas

 

Rosario seguía siendo socialista, cada vez más militantes universitarios a puestos municipales. Cambian militancia por almanaque seguro en el quinto día hábil de cada mes. La familia socialista, cercana al nepotismo, es una denuncia pública en serio, pero… a quien le importa, es en Rosario.

 

En Rosario el socialismo, que empezara su marcha con "El Tigre", luego que Usandizaga renunciara, pone otro título: No votamos candidatos peronistas a intendente (y sigue así). Rosario vota candidatos de centro o de centroderecha, amables y confiables. Siempre. Desde 1983. La izquierda sólo aparece en el periodismo y las ilusiones. Llegado el punto del conteo, el VAR decide. Centro amable y progresista. Punto.

 

En mitad de la marea kirchnerista, Obeid corre el arco y en 2007 quita la Ley de Lemas. Binner es un justo triunfador. Un gol inobjetable… que el cambio de reglamento permitió. No hubo "orsai". Ya Bonfatti, con el nuevo sistema, le ganó por pocos votos norteños, que aparecieron sobre el final, al Midachi. Un VAR que pocos objetaron.

 

Rosario seguía siendo socialista pero, ay, cada vez más dependiente del gobierno provincial. Rosario solo no se aguanta sus ideas y sus presupuestos. Eso es deuda y relato. Un fenomenal relato. Un importante yerro en la "idea de ciudad". Una la que se contaba, otra la que se desmembraba. Hoy es una ciudad sensible a lo que sucede… la sábana cayó, pero ya hablaremos de "la sábana". Es otro tema

 

La gobernación de Miguel Lifschitz es lícita por poco menos de 2.000 votos en la provincia y un cierre "interruptus" del conteo. Rosario y su propuesta le ganó por poco al Midachi. Algunos aún preguntan por qué se detuvo el conteo… y no encuentran explicación, o sí… Buenos Aires no se quejó. Mauricio no se quejó. El número queda en 1.400 y la secuencia indicaba un declive rápido que, como se insiste ahora, obligó al "interruptus".

 
Desde Lifschitz en adelante

 

Lifschitz es el primer gobernador consagrado por el VAR en su más clara decisión, desde que se implantó en la política de la provincia. Casualidad, el primer ensayo "fuerte" fue Lifschitz vs. Nicotra, entonces el difunto ex intendente y ex gobernador ganó por menos de 5.000 votos su primera intendencia, también en un conteo y reconteo, pero… Rosario no vota peronistas… a intendente.

 

Con la aparición de Perotti, que ya había probado varias veces sus posibilidades electorales, el peronismo encontró una fisura. Bonfatti comparte almanaque con Los Monos. Binner está disminuido y finalmente fallece, Lifschitz juega su partida individual, cuasi egoísta, el radical socialismo oferta nuevamente a Bonfatti y todos los relatores piden el VAR para sus amigos.

 

Aparecen los mediáticos. Lewandowsky saca más votos que cualquier otro candidato para senador por el departamento Rosario. Contrafactismo: ¿Si hubiese sido candidato a intendente? Ah, si mi abuela no se hubiera muerto… sería viejísima.

 

El año 2019 se llena de preguntas. Todos piden el VAR. Javkin, integrante de la Administración Fein, debe pelear una interna contra el riñón socialista y la gana; por pocos votos, pero la gana. Luego pelea contra Sukerman (¿Y si hubiese ido Lewandowsky? No lo sé: cuestión de abuelas) y le gana al peronismo con menos de 100.000 votos totales. En rigor le gana a Sukerman por menos de 10.000 y Lewandowsky, por el peronismo, en el mismo circuito electoral, supera los 250.000 (esteee… no sé nada de mi abuela)

 

Perotti es gobernador por los votos del sur, que el VAR le niega a Sukerman. Estos referatos…Si algo le faltaba al sistema es el año 2021. Javkin es requerido para todas las fotos y existen varios artículos con mi firma indicando que Rosario-Javkin y Perotti-Provincia están muy atados solo que Perotti es un gobernador en la segunda mitad de su mandato y Javkin un intendente que puede repetir, subir la apuesta, o contemplar el porvenir como quiere… hasta cierto punto.

 
Buenos Aires pierde

 

En 2021, Losada-Scarpin, esa la fórmula que se lleva los dos senadores nacionales. Es decir UCR, PRO, Cambiemos, JxC y –otra vez- "no queremos peronismooooo". Y lo logra sin que el propio Javkin sea "elector" o "ayudante fotográfico", como se estila ahora, que todo se ha convertido en tiempo de fotos como mensajes.

 

Detalle: esa fórmula cruza una interna que Buenos Aires mira pensando en otros nombres… y pierde, Buenos Aires pierde. Casa Central pierde, el VAR los consagra y desde el peronismo solo Lewandowsky da pelea. Era el favorito del peronismo pero… este peronismo… este voto "sureño"… cheee. igual, para ser senador nacional le sobra y puede insistir: miren el VAR, mis votos ya son mis votos… dicen que dice.

 

Desde mañana Perotti puede conversar con quien quiera, va para Gobernador MC que ostentará una limpieza económica y podrá decir, el peronismo dejó en orden una provincia en casi todo. Casi.

 

El tema "Droga/Narcotráfico/Delito Federal", si cuenta bien las cosas, Perotti puede sacárselo de encima solo que, ay, liberará (un poco) al socialismo de tal culpa. Vamos, vamos, vamos… el tema Federal es eso: Federal y, que sepa, depende de CSJ de la Nación, sus delegaciones y un ministerio que entró en crisis en 2003. "Habrá novedades para este boletín", se esperan cambios. Pronto.

 

El Terremoto Sain desperdició -hasta hoy- un método: patear el hormiguero. Lo pateó. Sí. Nadie usó el Dicloro Difenil Tricloroetano. Ni Sain, al cabo. El terremoto no terminó. Nunca es bueno un terremoto. El VAR lo incrimina a Sain… y a todos los que, desde uno u otro equipo, participaron del zafarrancho.

 

Santa Fe está en buenas condiciones, las mejores, para soltarse del destrato nacional. Nunca tan cerca. Es cuestión de mirar el partido y mirar el VAR. Los nombres con posibilidades allí están. El colega habla de fútbol casi como si hablase de la vida que, en Argentina, es muy parecida a los caprichos de los jueces a distancia. Así sucede en Argentina y en Santa Fe, claro está.

 

¿Cómo se soluciona esto?... "Se busca la hormiga en lugar de no dejar escapar el elefante. Así, no sirve. No se trata de buscar lo que es casi imperceptible; se trata de no dejar escapar algo que resulte alevoso". Tiene razón, don Enrique.

Fuente:El Litoral

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!