Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 18:46 ULTIMOS TITULOS:

ECONOMÌA

1 de noviembre de 2021

Recuperación, inflación e impuesto global, en la agenda del G20

Los líderes de los países que concentran el 80% de la economía mundial se reúnen en Roma. Es el primer encuentro con presencialidad

Los líderes del Grupo de los 20 países que representan el 80% de la economía mundial se reúnen esta fine de semana, por primera vez en persona desde el inicio de la pandemia. La recuperación global, la crisis energética que está elevando el precio de los combustibles, los repuntes de los contagios de Covid 19 forman parte de la agenda.

Ministros de Salud y Economía se reunieron el viernes antes de que presidentes y primeros ministros tomaran el relevo el sábado y el domingo. Los jefes de Estado de China y Rusia no acudieron. Esto podría no ser un buen augurio para la cooperación, especialmente en cuestiones energéticas, en un momento en que el cambio climático acapara ya los focos en vísperas del inicio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático el domingo en Glasgow, Escocia.

El Fondo Monetario Internacional dice que la principal prioridad para la recuperación económica es simple: acelerar la vacunación de la población mundial. Las naciones del G20 apoyaron el intercambio de vacunas a través del programa Covax, respaldado por la ONU, que no logró aliviar la grave escasez en los países pobres. Las dosis donadas llegan en una proporción mucho menor a la necesaria, y las naciones desarrolladas se están centrando en administrar dosis de refuerzo a sus habitantes.

Por otra parte, podría discutirse el aumento de los precios al consumo y los programas de estímulo gubernamentales para la recuperación económica, pero los bancos centrales tienden a lidiar con el alza de los precios y el gasto a nivel nacional.

Uno de los grandes acuerdos económicos ya está cerrado: el G 20 celebrará probablemente un pacto sobre un impuesto corporativo mínimo global que busca impedir que las multinacionales acumulen sus ganancias en las naciones en las que pagan pocos o ningún impuesto.

Todos los miembros del G-20 firmaron un acuerdo negociado entre más de 130 países, y ahora tiene por delante un ambicioso calendario para su aprobación y aplicación antes de 2023.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ligósu agenda nacional a esto: la creación de este impuesto permitiría a Washington aplicar tasas más altas sin el riesgo de que las compañías trasladen sus beneficios a paraísos fiscales. Su implementación allí es clave porque muchas multinacionales tienen su sede en suelo estadounidense.

El acuerdo ayuda también a aliviar las tensiones comerciales entre Estados Unidos y Europa. Permite a naciones como Francia, Italia y España dar marcha atrás en los impuestos a los servicios digitales que apuntaban a lGoogle, Facebook y Amazon.

Biden lllegó a la cumbre con su agenda fiscal y económica todavía sujeta a negociaciones en el Congreso. Esto supone que no podrá demostrar que Washington está al frente en impuestos corporativos globales, aunque su asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, dijo que los líderes del G20 comprenden la naturaleza del diálogo en el Capitolio.

La cumbre ofrece una oportunidad para abordar el alza de los precios del petróleo y el gas porque incluye a delegaciones de grandes países productores (como Arabia Saudí y Rusia), de grandes consumidores (Europa y China), y de Estados Unidos, que está en ambos bandos.

“Quizás lo más importante que podría hacer el G20 es decirle a los grandes proveedores de energía que deben pensar sobre su futuro”, señaló Holger Schmieding, economista jefe del Banco Berenberg. Si los precios de la energía son demasiado altos en el mundo desarrollado, acelerarán el alejamiento de los combustibles fósiles, “lo que en última instancia, en el largo plazo, es malo para los productores”, apuntó.

Por ahora, la Opep, liderada por Arabia Saudí, y sus aliados, incluyendo Rusia, llamados Opep+, ignoraron los pedidos de Biden para incrementar la producción a más de sus 400.000 barriles diarios cada mes hasta el próximo año.

En una nota optimista, Putin dijo que la empresa estatal Gazprom bombeará más gas a los centros de almacenamiento de Europa, donde los precios se han quintuplicado este año y se teme que pueda haber escasez durante el invierno.

Biden presiona también para que los países compartan más información sobre los problemas en las cadenas de suministro que han ralentizado el crecimiento en el mundo desarrollado. Los cierres de puertos y fábricas, la escasez de contenedores de mercancías y el aumento de la demanda han contribuido a atascos en los puertos y demoras en las entregas de productos desde bicicletas a chips informáticos empleados en smartphones y autos.

Estados Unidos y la Unión Europea están hablando para tratar de encontrar formas de incentivar la producción de chips dentro de sus fronteras sin iniciar una guerra de subsidios, acordando, por ejemplo, en qué sectores de la industria de los semiconductores estaría interesado cada bando.

El G 20, está compuesto por la Unión Europea (UE) y 19 países: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. Algunos países que no son miembros, como España, participan como invitados de forma regular.

Con fuerte impronta de la Argentina, el tema de la deuda es otro de los ejes que está presente en las discusiones previas. Además de buscar que el G 20 pida al FMI que revise su política de sobrecargos, en el plano financiero las propuestas argentinas incluyen los pedidos para que el organismo internacional de crédito oriente sus Derechos Especiales de Giro (DEG) hacia un “pacto de solidaridad global”.

Alemania crece menos y tiene más inflación

Alemania crecerá menos de lo previsto durante 2021 y registraría la inflación más alta desde 1993 debido a la escasez de materias primas y los problemas en las cadenas de suministro, según anunció ayer el Ministerio de Economía alemán. De esta forma, el gobierno alemán revisó a la baja el pronostico de crecimiento del PBI del 3,5% previsto en abril pasado a 2,6%. La revisión se sitúa en línea con las previsiones de otros institutos económicos locales, que ya habían revisado a la baja el crecimiento de 3,7% a 2,4% para este año.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!