Lunes 25 de Octubre de 2021

Hoy es Lunes 25 de Octubre de 2021 y son las 20:05 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

ECONOMÌA

20 de septiembre de 2021

Economía y política: que le faltó al oficialismo en las Paso

Economistas y referentes del movimiento social y sindical analizaron el resultado de las elecciones y opinaron sobre las perspectivas

La economía crecerá por primera vez en cuatro años. Las políticas del gobierno nacional amortiguaron en parte el efecto devastador de la pandemia en la economía. Pero no alcanzó frente a la grave y prolongada crisis social. Y así lo hizo saber el electorado en las Paso, a través de su baja participación e incluso con el voto a espacios políticos que fueron sus verdugos. El oficialismo fue interpelado por sus cuentas pendientes en lo económico pero también por sus falencias políticas.

“La economía influyó en el resultado de la elección pero si el Frente de Todos se concentra sólo en eso va a perder de vista que también hubo un mensaje político importante”, señaló el economista Nicolás Pertierra, del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso). Preocupado por la escalada que adquirió la crisis interna del oficialismo después de las elecciones primarias, atinó a subrayar que la salida de este laberinto requiere “unidad y coordinación”. También apuntalar el liderazgo político y solidificar el frente para concentrarse en la agenda más urgente. Esta es: consolidar el aumento que ya registra la actividad y combinarlo con mayor justicia distributiva. “Hay que volver al inicio del gobierno de Alberto”, dijo.

Incremento del salario mínimo, reducción de la brecha entre salarios y precios, freno a la incercia inflacionaria con acuerdos políticos, fortalecimiento de los ingresos en la base de la pirámide social, segmentación de subsidios y reforma tributaria progresiva, deben ser, a su juicio, la prioridad. Y requieren ser gestionadas “con el menor ruido político posible”.

Ese plan implica también relajar el excesivo cuidado que tuvo el ministro de Economía, Martín Guzmán, en la primera parte del año con el gasto público. “Esa política terminó frenando la recuperación”, recordó Pertierra. Y explicó que, por el contrario, cuando se viró hacia una gestión más expansiva, “las perspectivas de crecimiento pasaron del 5% al 8%, e incluso se desaceleró la inflación, aunque desde niveles muy altos”.

Desde los movimientos sociales, José Berra, referente local de Unión de Trabajadores de la Economía Popular (Utep), subrayó que las políticas desplegadas por el gobierno en el peor momento de la pandemia ayudaron a evitar que los sectores de la economía popular siguieran cayendo después de la crisis de los años del macrismo, pero “no alcanzaron para que sacaran la cabeza de bajo del agua”. Por eso, tras un plan de vacunación que consideró muy exitoso, insistió en que el oficialismo debe enfocarse en la pospandemia.

Este programa, subrayó, con siste en algo más que poner en marcha medidas urgentes como apuntalar el salario y reflotar el IFE. Se trata de “dar respuesta a los sectores sociales que no encuentran respuesta en el mercado, a través de un plan productivo de mano de obra intensiva que transforme los planes sociales en empleo, fortaleciendo a los actores de la economía popular”. En consenso, aclaró, con otros actores y en el marco de un “pacto social y político”.

No es el camino, opinó, transformar la derrota electoral en una crisis política. De hecho, este “no es ni será el primer traspié de un oficialismo en las legislativas”. Su punto es que el gobierno “fue elegido para que la gente esté en 2023 mejor que en 2019”. La unidad es condición necesaria pero no suficiente. También hay que volver a la calle, “como lo hicimos los cayetanos con la multitudinaria marcha en agosto”, dejar el marketing político y acortar la distancia entre dirigentes y representados. “Que el IFE haya sido pensado para 3 millones de personas y terminara cubriendo a diez millones habla del desconocimiento con el que se maneja la dirigencia”, opinó.

La crisis social estructural, la pauperización y la desarticulación del mercado de trabajo aportan lo suyo al utillaje mental desde el cual se define el voto. Es un escenario resbaloso en el que se desenvuelven las disputas políticas. En el peronismo, caras largas. Enfrente festejaron dirigentes politicos que cerraron la campaña proponiendo eliminar las indemnizaciones por despido arbitrario.

“Es lamentable que esta derrota se produzca cuando aparecen proyectos antiobreros, como el de crear un fondo de cese, que no es otra cosa que avanzar en la eliminación del concepto arbitrario y consagrar la total libertad para despedir”, analizó Jorge Elizondo, vicepresidente de la Asociación de Abogados Laboralistas de Rosario.

A su juicio, la precarización y la “enorme despolitización” de los trabajadores desdibujan el conocimiento de la clase obrera sobre el sentido de estos proyectos, que no buscan otra cosa que “crear un mercado ultraflexible”. De hecho, hasta “se pueden entusiasmar con esta falsa promesa de que así los van a contratar más fácil”.

La receta política para dar vuelta esta situación, opinó, es “retomar la agenda de crear empleo de calidad porque la reactivación existe pero por sí misma no crea mejores trabajos ni mejores salarios”. El recurso de un aumento salarial por decreto es válido porque “el Estado debe tener un rol activo para mejorar el ingreso de los trabajadores, más allá de las paritarias”. Incluso, reclamó a los sindicatos “ser más agresivos en esta pelea” que no debe conformarse con alinear salarios a la inflación. “Hay que ir por la recuperación del 26% del salario real que se perdió durante el macrismo y que llega al 50% si se mide en dólares”.

En una reciente entrevista con el programa radial “La banda cambiaria”, el economista Sergio Arelovich observó una reactivación económica con respecto al pasado reciente pero también un tremendo deterioro de los salarios y jubilaciones respecto de finales de 2015. En el medio, “hay un conflicto latente, que reclama urgente resolución, entre las exigencias del FMI y la necesidad de distribución del ingreso”. ¿Influye esa puja en las elecciones? “El gobierno supone que hay una mirada racional objetiva en el momento de emitir el voto pero la verdad es que, en función del fuerte papel que ocupan los medios, no sé si ese es el elemento central que deriva en la elección entre candidatos”, aclaró.

Para Elizondo, el resultado electoral del domingo fue “adverso a los trabajadores” pero “no es una catástrofe irreversible”, si se tiene en cuenta que hubo millones de electores que no fueron a votar y que Juntos por el Cambio cosechó los mismos votos que en 2019.

De no escalar la crisis interna, que puede tener incidencia directa en la precaria estabilidad económica necesaria para pensar en una elección exitosa, el oficialismo tiene chances de mejorar su performance en noviembre. Deberá reforzar la estrategia redistributiva y confiar que en los próximos dos meses se imprima en la experiencia la mejora económica que se ve en los números. Y si este sendero no se interrumpe, más allá de las elecciones de medio mandato, las probabilidades crecerán hacia 2023.

El punto es que los análisis económicos difícilmente puedan ocultar los problemas políticos. Será difícil traducir en votos la reactivación industrial en Santa Fe o las millonarias transferencias de ingresos a personas y empresas de la provincia, sin ministros y referentes que bajen al territorio y tomen contacto con los locales. Como en un juego de espejos, la oposición que hasta las Paso de 2019 miraba la crisis desde el palacio, ganó la calle en la pandemia y la exprimió militando las consignas más estrambóticas. El Frente de Todos, que surgió como una construcción de la calle, mixturando la lucha de movimientos sociales, gremiales y políticos, perdió ese espacio. Su músculo militante se extravió en la pandemia, las urgencias administrativas y las intrigas de pasillo. “La fuerza del movimiento popular está en la calle”, recordó Berra, de la Utep. La experiencia reciente parece avalarlo. Cuando ganó la calle, el oficialismo ganó los votos y cuando perdió la calle, también perdió los votos.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!