Martes 25 de Junio de 2024

Hoy es Martes 25 de Junio de 2024 y son las 04:35 -

ECONOMÌA

17 de agosto de 2021

Demuestran que hace una década que la economía del país no se expande

El informe señala que en los países de la región a diferencia de la Argentina, el PBI per cápita creció 3,6% entre 2011 y 2019.

El PBI de la Argentina se redujo 12% entre 2011 y 2019, y hace diez años que la economía no crece en forma sostenida, según un informe de la consultora Ecolatina.

Los datos de la consultora, señalan que el Producto Bruto Interno cayó aún más: 16% si se agregan e 2020 y 2021, años de pandemia, al análisis (sólo el año pasado la economía descendió casi 10%). Este comportamiento no fue la norma en la región, donde el PBI per cápita creció 3,6% entre 2011 y 2019. Resultado de este estancamiento, la Argentina quedó en el puesto 175 sobre un total de 192 países en el ranking de crecimiento de la década en cuestión.

Entre 2003 y 2011, el PBI promedió una suba del 7% anual, habiendo alcanzado en 2005 los niveles pre-crisis de la convertibilidad y expandiéndose en forma genuina después. Un escenario de superávits fiscal y de cuenta corriente, en un contexto de pagos de deuda externa acotados -a excepción del FMI en 2005- impulsaron a la inversión, que crecía a una tasa interanual de dos dígitos y lideraba la recuperación de la demanda. Además, un mundo de buenos precios internacionales de commodities, en especial desde 2006, y un dólar competitivo fortalecieron la entrada de divisas y alejaron potenciales expectativas de devaluación.

Inflación

Una inflación que se instaló en la zona del 20% desde 2007, a excepción de un 2009 de crisis internacional, y un resultado fiscal que se deterioró sistemáticamente impidieron que el crecimiento sostenido perdurara, indica Ecolatina. La mejora de la demanda interna y la recuperación del salario en dólares impulsaron a las importaciones, erosionando también al superávit de cuenta corriente, que pasó a terreno negativo en 2010.

Los pilares del crecimiento de la década anterior, entonces, se habían esfumado”, advierte el reporte. En 2011-2012 recrudecieron las tensiones en el mercado cambiario, que se “resolvieron” con el cepo, de manera transitoria y postergando una solución más duradera.

“En lugar de promover correcciones de fondo, las restricciones del mercado cambiario se aprovecharon para abaratar al dólar oficial, impulsando así al poder adquisitivo y el consumo de las familias”, señaló el informe.

El objetivo se logró, y este componente de la demanda creció 4% entre 2012 y 2015 -ayudado también por el congelamiento tarifario, que elevó el gasto en subsidios, volviéndolo una porción tan relevante como difícil de sostener del déficit fiscal primario de 2015-. A la vez, el consumo público también trepó, motivando que el consumo total escalara 6% en el segundo gobierno de Cristina Kirchner.

Fuente:El Liberal

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!