Jueves 21 de Enero de 2021

Hoy es Jueves 21 de Enero de 2021 y son las 04:06 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

20.2°

El tiempo en Villa Minetti

INTERÉS GENERAL

12 de mayo de 2017

Las religiones en los colegios estatales: ¿Un debate que se viene?

El ministro de Educación se manifestó partidario de que se brinden conocimientos sobre los credos en las escuelas públicas. Entre las diversas confesiones suscitó opiniones a favor y en contra.

 

Fue hace pocos días en una escuela de Esquina, en Corrientes. El ministro de Educación, Esteban Bullrich, rechazó el pedido de un sacerdote para que se volviera a impartir educación católica en las escuelas públicas de gestión estatal como hace ya muchas décadas. Pero el ministro se pronunció a favor de “enseñar sobre las diferentes culturas religiosas”, algo que consideró “afín con la enseñanza laica” porque “incrementa el acervo cultural, promueve la tolerancia y fomenta el entendimiento entre los que piensan o creen distinto".

Tras señalar que “conocer es educación”, opinó que “no entender y no comprender el pensamiento o las creencias del otro puede generar fanatismos como los advertidos en algunos casos de la historia y la actualidad”. Sus afirmaciones provocaron el rechazo de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) por considerar que “atenta contra la libertad de pensamiento” y amenaza “el derecho a decidir si practicar o no una religión y, en tal caso, elegir libremente cuál”. En el ámbito de las religiones, Valores Religiosos obtuvo opiniones diversas que van desde la aprobación, pasando por la aceptación a medias y llegando a la abierta oposición.

El dirigente católico Julio César Labaké, doctor en Psicología Social y miembro de número de la Academia Nacional de Educación, se mostró abiertamente a favor. “La escuela es un ámbito muy adecuado para completar la formación integral de los niños”, dijo. Pero fue más allá y destacó la importancia que, a su juicio, tiene incorporar la dimensión trascendente: “Las ciencias que se aprenden capacitan para el ‘cómo’ se puede y se debe resolver cada problema fáctico de la vida. Pero el ‘porqué’ de la vida, ese que tiene que ver con el sentido de la existencia’ escapa a las ciencias y entra en el campo de la filosofía o de la fe. Es lo que bellamente dijo Gabriel Marcel: ‘El hombre es problema y misterio’. Al problema lo resuelven las ciencias y la tecnología. Al misterio no. Allí entra la dimensión trascendente y/o religiosa de la vida”.

En ese sentido, Labaké consideró que lo que está en el fondo de la polémica es una confusión sobre el concepto de “laicidad”, que cree conveniente aclarar “para no inducirnos a debates superados”. Explica: “La laicidad se puede entender como ‘laicidad negativa’ y consiste en erradicar de la legislación y del discurso público la dimensión religiosa. Lo cual de hecho equivale a tomar partido por una visión humanística prescindente de lo religioso: ateísmo o agnosticismo. Y todos sabemos lo que significa socialmente la experiencia de ‘no pertenecer’”.

“En cambio –agregó- la ‘laicidad positiva’ se limita a no imponer una confesionalidad obligatoria y menos única a todos los ciudadanos. Esta respeta la diversidad y el derecho de elegir como creyente o como no creyente. Lo público sigue siendo público porque no es confesional y no excluye ni discrimina (‘Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios’). Esta es la laicidad respetuosa de la libertad de las personas y de la diversidad que tanto trabajo nos está costando incluir en nuestra sociedad. Creemos que este es el camino correcto y no dogmático en ningún sentido”.

Labaké también se refirió a la basal Ley 1.420, que a fines del siglo XIX consagró la educación pública, gratuita y laica, que fue derogada en 2006 tras la sanción de la Ley Nacional de Educación creando a juicio de algunos críticos de la idea de Bullrich un vacío legal que permitiría reimplantar la educación religiosa. Pero Labaké negó que aquella ley cerró totalmente las puertas a la enseñanza religiosa, al señalar: “En su artículo 8 dice textualmente: ‘La enseñanza religiosa solo podrá ser dada en las escuelas públicas (léase de gestión estatal) por los ministros autorizados de los diferentes cultos a los niños de su respectiva comunión y antes o después de clase’”.

Finalmente, recuerda que “el II Congreso Pedagógico Nacional, obra importante del doctor Raúl Alfonsín, declaró en el primer despacho de la Comisión 2, sobre Persona y Educación, que esta debía ser ‘integral y abarcar la dimensión religiosa según las propias opciones’. Todo lo cual – concluye- se corresponde con el Pacto de San José de Costa Rica, incorporado a nuestra Constitución Nacional, y que afirma el derecho de los padres a elegir la educación que desean para sus hijos”.

Desde una visión opuesta a la de Labaké, el presidente y el director de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) –la mayor institución evangélica del país-, Rubén Proietti y Jorge Gomez, afirmaron: “ACIERA, en nombre de las iglesias evangélicas que representa, sostiene que la enseñanza en la escuela pública debe ser laica; por lo tanto, se opone a la educación confesional en las escuelas públicas, creyendo firmemente que dicha enseñanza debe estar a cargo de las familias y la Iglesia de la confesión a la que pertenezca el alumno. Esto mantiene el resguardo de los derechos individuales por parte de la escuela pública”. Y completan: “Sí vemos con buenos ojos que se enseñen valores, la tolerancia y el respeto por otras religiones”.

En una posición intermedia, si se quiere, se ubicó la rabina Silvina Chemen, de la Comunidad Bet-El. Luego de aclarar que “desde la Comunidad Bet El consideramos que la educación pública debe ser laica”, señaló: “Diferente es que a través de una asignatura como Filosofía o Historia de las Civilizaciones se imparta conocimiento acerca de las diversas tradiciones religiosas y los postulados de las distintas creencias”. Con todo, Chemen subrayó que “independientemente del debate coyuntural, la relación y convivencia de las múltiples diversidades es una de las características más significativas de nuestra sociedad. Los que nos dedicamos a la tarea educativa creemos que ello resulta una fuente de enriquecimiento mutuo y conciencia ciudadana. A modo de ejemplo: hace 20 años que el Día de la Promesa de Lealtad a la bandera lo celebramos conjuntamente escuelas católicas, judías, evangélicas, musulmanas, públicas y laicas. Una misma bandera –concluye- que abraza el abanico de diversidades que nos constituye. Cada uno con su voz cantándole a la misma patria”.

Finalmente, el presidente del Centro Islámico de la República Argentina (CIRA), Aníbal Bakir, se mostró “totalmente de acuerdo con enseñar cultura religiosa”. Consideró que ese saber “debería estar incorporado a los contenidos educativos” no solo de las escuelas secundarias públicas de gestión estatal, sino también de las universidades nacionales. Para Bakir, ello es necesario porque “la gente no tiene muy en claro cuáles son los preceptos, por caso, del judaísmo, el cristianismo y el islam. Y si tiene alguna información, esta tergiversada, no sólo en cuanto al credo, sino a la historia de esa creencia”.

Bakir abundó sobre este aspecto. Dijo que, en cuanto al islam, “la ignorancia llega a ser en muchos casos total. E incluso se cae en disparatadas afirmaciones de tipo geográficas. Porque algunos creen que los musulmanes provienen de un país llamado Musulmania”. Y añadió que todo ello se agrava por los “conceptos erróneos” sobre el islam que se suelen difundir por los medios de comunicación. De todas formas, Bakir aclaró que no está a favor de “una educación confesional” ni de “inducir a la práctica de una religión determinada” en la escuela pública de gestión estatal. “Si nos gustaría que se brinde conocimiento de todas las religiones y participar en el diseño de los contenidos”, completó.

El debate que abrió el ministro acaso recién comienza.

 

FUENTE: CLARIN

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!