Viernes 12 de Julio de 2024

Hoy es Viernes 12 de Julio de 2024 y son las 22:39 -

INTERÉS GENERAL

3 de julio de 2024

Casi 7 de cada 10 hogares argentinos redujeron sus servicios de internet, TV por cable y/o streaming

Un informe de la Cámara Argentina de Internet (CABASE) reveló que el 67,5 % de las familias ajustó el gasto en servicios de internet fijo; el 65,3% redujo el presupuesto destinado a TV paga; y el 10,3% de los usuarios se bajó de los servicios de streaming.

Por la crisis económica, siete de cada diez hogares están tomando medidas paliativas para reducir la incidencia del gasto en servicios de internet, telefonía móvil y fija, TV por cable y/o streaming en la economía familiar. Este dato surge del último informe de la Cámara Argentina de Internet (CABESE), que analiza la situación de la conectividad y la infraestructura de internet en el país.

El estudio detalla que muchos usuarios buscaron estrategias alternativas para evitar dar de baja los servicios de conectividad y contenidos en el hogar. El 67,5% de las familias ajustó el gasto en servicios de internet fijo; el 65,3% redujo el presupuesto destinado a TV paga, y cerca del 60% de usuarios de telefonía fija y móvil tomaron similares medidas paliativas.

Las solicitudes de baja de servicio concretadas, según el reporte, se mantuvieron “en valores muy bajos”Las solicitudes de baja de servicio concretadas, según el reporte, se mantuvieron “en valores muy bajos”

Entre los usuarios de internet fijo, un 44% pidió la baja y obtuvo un descuento a cambio, mientras que un 10,1 % optó por cambiar su proveedor a otro más económico.

En el caso de la telefonía móvil, el 52,2% de los usuarios que pidió la baja del servicio y consiguió un descuento; mientras que el 17,8 % optó por cambiar de compañía. Una situación similar se repitió con la telefonía fija: el 49 % obtuvo un descuento especial tras solicitar la cancelación del servicio y solo el 2,5 % indicó haber cambiado a un proveedor con mejor precio.

Finalmente, el 47,5 % de los usuarios de TV paga solicitaron la baja y obtuvieron una reducción en la tarifa. El 8,4% cambió a una opción más asequible.

El estudio detalla que muchos usuarios buscaron estrategias alternativasEl estudio detalla que muchos usuarios buscaron estrategias alternativas

Ante esta situación, Ariel Graizer, presidente de CABASE, destacó la colaboración de los proveedores del sector “en su mayoría PyMEs y cooperativas”, acompañaron a sus clientes con descuentos y promociones especiales”. Además, explicó que “los proveedores de servicios, enfrentan condiciones del contexto económico, impositivo y regulatorio que inciden muy negativamente sobre sus resultados, su capacidad de inversión y la sostenibilidad de operación a futuro”.

Las solicitudes de baja de servicio concretadas, según el reporte, se mantuvieron “en valores muy bajos”. Fueron del 1,2 % en el caso de la telefonía fija, del 1,9 % en internet fijo y del 3 % en telefonía móvil y TV paga. En cambio, las bajas fueron significativas en los servicios de streaming, donde el margen para negociar precios es más limitado. El reporte detalla que el “10 % de los usuarios indicó haber solicitado la baja de su suscripción”.

Hace menos de una semana, el Gobierno liberó a las empresas de internet, telefonía celular y cable para que fijen sus tarifas sin intervención del Ente Nacional de Telecomunicaciones (Enacom). Mediante la Resolución 123/2024, la actual gestión desestimó las regulaciones de aumento de precios que, durante la pandemia de COVID-19, en 2020, el Gobierno de Alberto Fernández había establecido mediante el DNU 690/2020.

De acuerdo al informe de CABASE, el costo promedio del servicio de internet fijo a nivel nacional es de 20.035 pesos y representa el 4 % de los ingresos promedio de los hogares argentinos. En septiembre del año pasado, este índice se ubicaba en el 3 %.

Este artículo fue originalmente publicado en RED/ACCIÓN y se republica bajo el programa Periodismo Humano.

FUENTE EL LITORAL

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!