Lunes 27 de Junio de 2022

Hoy es Lunes 27 de Junio de 2022 y son las 20:52 -

OPINIÓN

20 de julio de 2020

Salir de la melancolía

Claves. Los gobernantes creen que la sociedad ya decidió cortar con las cuarentenas estrictas y flexibilizaron las decisiones en el peor momento de la pandemia. Santa Fe y Rosario no son las excepciones a la regla.

Domingo 19 de Julio de 2020

La presión social pudo más que cualquier otra cosa. La cuarentena se aflojó. Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta, Omar Perotti, Axel Kicillof y Pablo Javkin creen que la economía, ahora, les impide volver atrás.

   Argentina es así de extraña, una especie de salmón que nada contra la corriente: en el peor pico de la pandemia, más flexibilidades para todos en la cuarentena. Se sabe, se observa, se palpa y se sufre el desgarramiento de la economía, que se lleva puesto el empleo, los salarios, el aguinaldo y la pobreza. Estamos en la pecera, cantaban los Vox Dei. Y no saldremos en el corto tiempo.

   El in crescendo de la peste se nota en Rosario, y se extiende como una mancha de humedad en el sur de la provincia de Santa Fe. Sin tener, ni por asomo, los registros del Amba. Debe decirse a favor de Omar Perotti y Pablo Javkin que se golpearon el pecho cuando los números parecían indicar que la bota era parte de una realidad diferente que no mutaría.

Salgan todos

Ahora, el Estado debe estar más cerca que nunca orientando, controlando, ordenando una realidad que ya es imposible de modificar por decreto. Por las razones esgrimidas al comienzo de esta columna, ni el presidente ni los gobernadores ni los intendentes quieren ir contra la voluntad de la sociedad que se cansó de estar cansada. “Salir de la melancolía”, compuso Charly García. Y de algunos irresponsables que gritaban por TV “Salgan todos”, como falsos émulos de Billy Bond y La Pesada del Rock. Así es Argentina de anómica.

   La crisis económica, a la que algunos siguen situando en el horizonte, ya está presente. Todos los índices se encuentran al rojo vivo, fundamentalmente los que tienen que ver con el metro cuadrado de la sociedad. ¿Qué pasaría con la mitad de las empresas privadas si el gobierno dejara de pagar parte de los sueldos?

   Ayer, Perotti hizo una reflexión interesante, en una interesante videoconferencia, sobre lo que está ocurriendo: sectores de clase media que nunca tuvieron necesidad de demandar al Estado, hoy sobreviven gracias al Estado. Es más que un juego de palabras. Es un punto de inflexión en la historia.

   La única lección positiva de estos tiempos de aislamiento es que algunas familias se dieron cuenta de que pueden supervivir sin consumos que parecían necesarios hasta el momento de ingresar en la cuarentena de marzo. Pero esa buena noticia para los individuos y las familias no lo será para el gobierno. “Lo que sí, hay gente que se da cuenta de que debería haber consumido un poco menos y acumulado un poco más, en lugar de depender de los pagos del gobierno, o de esperar a que lleguen, lo que llevó un tiempo: el flujo masivo de personas para tratar de cobrar los beneficios de desempleo excedió la capacidad del Ejecutivo y muchos sufrieron hasta cobrar ese recurso”, dijo el economista americano Michael Boskin, en una de las entrevistas de Jorge Fontevecchia, en el diario Perfil.

 

   No hay nueva normalidad en ningún caso, hay nuevas formas de anormalidades. La política deberá ir acomodándose a esas flamantes realidades. Parece no ser tiempo de politiqueros, pero tampoco de simpáticos buscadores de cargos en base a antecedentes mediáticos. En un país como Argentina, el “deber ser” suele quedar diluido en un decálogo de buenas intenciones.

   Lo que empieza a escalar es la idea de ir definiendo liderazgos internos para salir a la cancha electoral en 2021. Por lo menos, el gobierno de Fernández tiene el buen gusto de no preanunciar “brotes verdes”. De a poco, se irá leyendo al calendario electoral como una cuenta regresiva para decidir quién manda y quién es el mandado en las dos coaliciones principales de gobierno, y eso derramará hacia la provincia de Santa Fe.

   Hay una demanda transversal del Frente Progresista para que Miguel Lifschitz sea el candidato a senador. Lo curioso del caso es que ese reclamo parte más de la UCR que del socialismo. Hay dos cuestiones que no se les escapan a los radicales: si Lifschitz se va al Senado nacional, queda un espacio vacío en la Cámara de Diputados local y, a la vez, el ex gobernador puede traccionar a favor de los más de doscientos intendentes y presidentes comunales de boina blanca.

   “Mire, es verdad que los dirigentes cercanos nos piden que Miguel encabece la lista. Sería la única forma de desnacionalizar los comicios. Va a ser imbancable de nuevo la pelea entre los peronistas y los macristas. Si llegamos sin pandemia...”, dijo un miguelista paladar negro, justificando los tres puntos suspensivos.

   En el 2021, Perotti, Fernández y Lifschitz deben revalidar títulos para quedar en pole position para el 2023. Al respecto, un peronista de Perón, todoterreno, abrió una línea de partida: “Cree usted, por ventura, que si el peronismo no encuentra candidato para suceder a Omar no va a pujar del mantel por la reforma constitucional. Me extraña, amigo, usted hace 30 años que nos conoce”. El tema es que, ahora, no hay números favorables para el PJ en las bancas. Pero esto es política, no matemática.

   ¿Y Juntos por el Cambio? Ahí hay un jefe (Federico Angelini) y otro que lo quiere desplazar (Roy López Molina). Y un montón de dirigentes que van y vienen. López Molina tiene una alianza de hecho con Javkin, pero el presidente del partido es Angelini. Como en los viejos partidos de Copa Libertados, capaz que aparezca un veedor nacional para administrar las tensiones. O que López Molina busque otro camino. El tiempo será el único que mostrará quién será empoderado.

   La pandemia sigue. Y en nombre de la economía, los gobernantes hacen lo que pueden. Además, empezó a repiquetear con más fuerza la política, desde ahora hasta nuevo aviso.

   No se vaya amigo lector, habrá más novedades para este boletín.

 

fuente: la capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!