Lunes 21 de Septiembre de 2020

Hoy es Lunes 21 de Septiembre de 2020 y son las 01:16 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

  • 10.3º
  • Nubes con bruma

2 de mayo de 2020

El trigo se afianza de la mano del precio y la demanda

Las estimaciones prevén que el área subirá 1,5 por ciento o se mantendrá. Así, la siembra arranca con buenas condiciones agronómicas y la pandemia favorece las exportaciones argentinas.

00:00 hs - Sábado 02 de Mayo de 2020

Las condiciones están dadas para que la Argentina apueste al trigo y vuelva a jugar un partido como protagonista en la plaza internacional". La afirmación, más que una arenga hacia el productor, es la lectura de un conjunto de datos objetivos que realizaron los analistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) Alberto Lugones y Emilce Terré y que coincide con las previsiones de organismos como el Inta, y de diferentes consultores privados, los cuales pronostican no sólo una mayor producción para el ciclo 2020/21, sino una gran oportunidad para que el país gane presencia en el mercado externo, ya que muchos jugadores globales del cereal retraerán su oferta en el escenario de la pandemia por el coronavirus.

El cereal fino viene operando en los últimos años como el garante de liquidez para el productor agropecuario, algo que quedó demostrado en el sucesivo aumento del área, y en esta campaña los precios se convirtieron en el principal atractivo para hacerlo, sumado a un contexto internacional que se modificó a raíz del Covid-19 en términos de oferta del cereal.

Lugones y Terré recordaron que el contrato julio en trigo se mantuvo prácticamente invariable en lo que va del año, algo por encima de los u$s 200 por tonelada, mientras que el contrato diciembre, para la nueva cosecha de trigo 2020/21 mostró un incremento de más de 7 dólares la tonelada desde enero a la fecha para cerrar la semana pasada a u$s 171/t. Aunque en los últimos días fue cayendo y al cierre de esta edición cotizaba 9 dólares menos, es decir u$s162.

"Impulsando esta ganancia de precios se encuentra una robusta demanda para exportación, que concertó un volumen récord de negocios anticipados a la fecha", precisaron los especialistas al punto tal que, según datos oficiales, las ventas al exterior del trigo que aún no ha sido sembrado y se cosechará el próximo verano suman más de 1,14 millones de toneladas, un récord histórico para esta altura del año.

"El trigo este año parece que va a ser un cultivo super interesante, por lo menos en términos relativos comparados con otros", dijo el consultor y analista Teo Zorraquín, quien el miércoles dio una videoconferencia sobre este mercado invitado por Profertil. De todos modos, señaló que "empezaron a sonar algunas alarmas" en materia de precios. Explicó que en un cálculo realizado para campos arrendados por su consultora Zorraquin Meneses, con una cotización de u$s175, las rentas oscilaban según las zonas entre el 7 por ciento y 10 por ciento, o algo cercano a los 30 a 50 dólares por hectárea. "Pero con un trigo a u$s165, los resultados caen un 40 por ciento", precisó.

De todos modos, "siguen siendo precios con los cuales la cuenta es positiva", agregó y planteó que "si el desbarranque de los precios continúa, vamos tener revisar muy bien la forma de sembrar y la tecnología aplicada" (ver aparte).

Pero, además, el mundo se puso patas arriba tras la pandemia. Al proceso de sequía que se venía dando en dos regiones que concentran a los grandes productores trigueros, como son el centro de Europa (Francia y Alemania) y el área del Mar Negro (Rusia, Ucrania, Rumania y Kazajstán), también se le sumó la menor oferta de Estados Unidos, que tendría malas condiciones climáticas.

Otro factor que inclinó la balanza en favor del cereal en este escenario de emergencia sanitaria, son las restricciones que impusieron distintos países para enfrentar la pandemia y asegurar el abastecimiento de alimento a sus habitantes. "Rusia y Ucrania son los países en los que más hincapié se está realizando, ya que ambos gobiernos realizaron declaraciones y formalizaron medidas para asegurar la protección alimentaria", recordaron Lugones y Terré.

A un mes de la siembra del cereal fino en Argentina, las cartas están echadas y todo indica que será una buena partida. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) estimó en los últimos días, que la producción de trigo de Argentina para la campaña 2020/21 alcanzaría los 20,2 millones de toneladas, un récord histórico, en base a un avance del 2 por ciento en la superficie sembrada que alcanzaría 6,53 millones de hectáreas y se convertiría así, en la mayor área implantada de los últimos 13 años. También proyectó un volumen de exportaciones para el país de 13,4 millones de toneladas, incluyendo harina.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires, señaló que en base a informes preliminares hay una posibilidad de expansión del 1,5 por ciento del área en el país.

En Santa Fe, aunque las previsiones son optimistas, el déficit hídrico era una limitante hace una semana para llegar a los niveles de la campaña pasada, cuando se sembraron 1,17 millones de hectáreas, un 81 por ciento más que cuatro ciclos atrás. Así lo planteó un informe del Inta Oliveros, el cual detalló que, en base a la información brindada por las Agencias de Extensión que dependen de esa experimental _Las Rosas, Totoras, Venado Tuerto, Arroyo Seco, Casilda, Pago de los Arroyos y Roldán_ y las de Inta Rafaela _Gálvez y Carlos Pellegrini_ junto a técnicos y asesores privados, “para la campaña 2020/21 se estima una disminución en la intención de siembra del 10-15% respecto al ciclo 2109/20”, aunque “con excepción de aquellos lotes de producción que cumplen con una rotación planificada”.

Explicaron que esta disminución “está determinada, principalmente, por las retenciones y por posibles nuevas intervenciones en el mercado, aunque su precio, comparado con otros granos, lo hace tentador para sembrar”.

A pesar de eso, reconocen que los “informes internacionales establecen el cierre de exportaciones de los principales países productores de trigo debido a restricciones relacionados con el Covid -19, con lo cual esto sería un aspecto positivo” para el cereal fino.

El agua oportuna

Otro factor determinante para la siembra de trigo era, según ese relevamiento, la condición hídrica del perfil del suelo, algo que quedó prácticamente saldado con las intensas precipitaciones de lunes y martes último que dieron el espaldarazo que faltaba.

Según el último reporte de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Rosario, fechado el 28 de abril, “las precipitaciones se esperaban que fueran muy efectivas en el sur de la región Pampeana, pero alcanzaron el centro y norte del país con una cobertura mayor y hay más milímetros acumulados de lo que se aguardaba hace una semana”.

La región núcleo recibió entre 30 y 100 mm.

El doctor en ciencias climatológicas de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), José Luis Aiello, fue contundente: ““Estas lluvias están siendo mejor de lo que anticipamos”, dijo. “Si mayo concreta algunas lluvias adicionales, y creo que lo hará porque ese mes seguirá los patrones climáticos cuasi normales, vamos a estar con un escenario adecuado para el inicio de la fina”, agregó.

Antes de las últimas precipitaciones, el informe del Inta mostraba dos escenarios casi opuestos para el centro-sur de Santa Fe: hacia el sur, debido a las lluvias ocurridas durante el verano, se contaba con buena disponibilidad de agua en el perfil, pero con algunos excesos en ciertas zonas, lo que podría llegar a ser una limitante al momento de la implantación. En cambio, “hacia el centro-este de la provincia, con menores precipitaciones, se espera una recarga del perfil del suelo”, señalaban. El caudal de agua caída estaría dando un óptimo aporte para este último caso en territorio santafesino.

En el mismo sentido, el reporte de GEA sobre previsión de siembra y estado de cultivos previo a las lluvias también hablaba de “faltante de milímetros”, aunque también aclaraba que en la región núcleo que releva el organismo (que cubre varios departamentos de tres provincias) ya la semana anterior “las reservas hídricas para el trigo eran mejores en el 70% de los suelos”. De este modo, las lluvias de los últimos días fueron más que oportunas.

En ese contexto, todo indica que el trigo saldrá airoso y una apuesta redituable para el productor. El ex secretario de Agregado de Valor durante el gobierno anterior, Néstor Roulet, aconsejó a los productores que “hagan trigo” y “aprovechen para ver de qué manera el cereal ayuda a pagar ciertos costos de la soja”. Lo hizo durante una conferencia virtual que organizó la Escuela de Negocios de Fundación Libertad. “Estamos en una situación relativamente buena con un precio a 170 dólares”. Sugirió fijar a futuro entre el 20%y 30% de la estimación productiva y explicó: “La relación insumo-producto es muy buena y los costos no inciden tanto teniendo en cuenta rendimientos promedio de entre 4 y 4,5 toneladas”. Ante estos números, dijo, “le diría a la gente que haga trigo y que aproveche para ver de qué manera el trigo me ayuda a pagar ciertos costos de la soja”.

   

 

Según detallaron Lugones y Terré, “la industria de biocombustibles viene sufriendo del freno en la actividad económica que redunda en menor demanda de energía, mientras que la demanda para alimentación se mantiene estable gracias a que incluso en épocas de crisis este tipo de productos son los últimos que se ajustan”.

Insumos

En materia comercial “la venta se despertó en los últimos días”, señaló el gerente del área de agroinsumos de Agricultores Federados Argentinos (AFA), José Luis Nardi, quien explicó que “se nota mucho interés por parte del productor”, que venía aguardando esencialmente que se carguen los perfiles de los suelos para arrancar con la siembra del trigo.

De ese modo, el ejecutivo explicó que tanto en los acopios y cooperativas de la entidad, la operatoria es normal y el productor comenzó a solicitar cotizaciones de semilla, algo sobre lo cual indicó “no hay inconvenientes” ya que existe disponibilidad. Por supuesto, todo en el marco de los cuidados y protocolos exigidos en el marco de la cuarentena para la actividad, lo que en algunas ocasiones puede generar algunas pequeñas demoras por los sistemas de turnos de atención.

“Estimamos que el área de trigo se va mantener. Se preveía que podía caer algo si no se recargaban los perfiles, pero con las últimas lluvias posiblemente la superficie de siembra se mantenga prácticamente igual a la campaña pasada”, agregó Nardi y evaluó que en este contexto de precios _y con los precios del maíz en baja_ “el trigo pasa a ser la vedette” y puede convertirse en una opción mas rentable para el productor hacer el doble cultivo trigo-soja de segunda. “De todos modos, toda ecuación siempre depende de la zona, de la cercanía o no a puerto, de si el productor tiene que alquilar, de muchos condimentos”, agregó.

Un informe del Inta Marcos Juárez destacó la ventaja que tiene en esta campaña la opción de sembrar trigo como alternativa agrícola combinado con soja de segunda. “Considerando la situación económica actual de severa restricción crediticia es de importancia también la posibilidad de la autofinanciación para el cultivo de soja de segunda con los ingresos de la cosecha del trigo”, indicó Carlos Ghida Daza y dijo que “de este modo se obtiene un ahorro del 55% en el costo de financiación del doble cultivo”.

El bolsillo

Nardi explicó que el productor mantendrá el mismo nivel de tecnología que en la campaña previa. “Posiblemente verá el grado de financiación que tiene, pero en general siempre se prefiere utilizar lo que ya hicieron, antes de hacer algo más”, agregó y planteó también aquí un escenario diverso en términos de liquidez. Algunos hombres de campo que tuvieron inconvenientes serios con la sequía que golpeó al sector el año pasado, muchos ubicados en un radio de 100 kilómetros de Rosario, “posiblemente tengan ciertas dificultades para afrontar la próxima campaña, ya que van a tener liquidez para pagar las deudas, pero para encarar la siembra van a necesitar alguna financiación”, dijo. El resto, donde el clima no afectó tanto, “la situación está relativamente bien” y quizás eche mano de esa liquidez para asegurarse los insumos y alguna liquidación por los pagos de contado.

“En la cartera de AFA habitualmente tenemos una proporción de 30 ó 35% que compra de contado y el resto financiado a cosecha. Y ahora se mantiene prácticamente esa relación”, dijo Nardi.

Además, el ejecutivo señaló que la relación insumo producto también es similar a la campaña pasada, lo que, de alguna manera, no inclina la balanza. “Puede llegar a haber alguna ventaja muy puntual por la baja de algunos insumos de fuente nitrogenada, como la urea, por la baja del petróleo, pero hoy el mercado local no copia esa baja, ni tampoco el internacional”, evaluó y estimó que quizás, ese pequeño margen positivo absorba la baja que el productor tuvo en el precio de los granos en la campaña anterior.

El gerente de herbicidas de la compañía FMC en Argentina, Juan Caporicci, estimó que la siembra de trigo no debería caer demasiado salvo en las zonas alejadas de los puertos y el dilema se centra más bien en mantener o no los niveles tecnológicos de los planteos productivos. “Este momento económico obliga a cuidarse, pero eso no significa disminuir el uso de tecnología. Si hay acceso al agua y se está cerca del puerto, al trigo hay que hacerlo y hacerlo bien”, subrayó el ejecutivo.

Desde su punto de vista, también hay que recordar que las estrategias de manejo de malezas no son de corto plazo, sino de mediano o largo, y que reducir la inversión en tecnología puede no sólo afectar la campaña presente, sino también arruinar el trabajo realizado en el pasado y complicarlo hacia el futuro. “Es cierto que, por la expansión de las malezas, las estrategias de manejo son cada vez más costosas. Pero elegir un planteo de alto nivel tecnológico en lugar de uno medio, no es determinante en relación a los márgenes y sí puede serlo con respecto a los resultados”, agregó Caporicci.

De todos modos, para Nardi, de AFA, “lo que más ruido” hace en este contexto es la gran incertidumbre que hay con la pandemia y cómo esto va a afectar al país en la logística de corto plazo. “Entramos en Argentina en un período crítico desde lo sanitario por la llegada del invierno. Si se trabaja con todos los cuidados y todo sigue como hasta ahora se podrá sobrellevar, pero si se agrava, habrá dificultades logísticas, llegada de mercadería a puerto, o camiones a depósito, y habrá que evaluar todo de nuevo”, arriesgó.

 

fuente: la capital

COMPARTIR:

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »