Lunes 15 de Agosto de 2022

Hoy es Lunes 15 de Agosto de 2022 y son las 19:27 -

25 de abril de 2020

Turismo rural: pandemia y nuevos desafíos

En el marco de un parate total de la actividad, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) elaboró un informe que detalla el impacto por la cesación total de la actividad. Nuevos escenarios para lo que se viene.

Luego de la publicación del decreto de cuarentena obligatoria, el campo fue exceptuado para poder seguir produciendo alimentos. Sin embargo, la lógica imposibilidad de viajar le puso un freno a una de las unidades de negocios derivadas del sector, como lo es el turismo rural, mayormente compuesto por pymes.

“El turismo rural es considerado un producto clave para activar las economías regionales, reducir las desigualdades y una solución concreta a la vulnerabilidad a la que está expuesta la población rural. Esta crisis profundiza la coyuntura de marginalidad del espacio rural”, destaca el informe de la CAME.

Año de paradojas

Curiosamente, 2020 es el Año del Turismo y Desarrollo Rural declarado por la Organización Mundial de Turismo (OMT). De hecho, el Objetivo para este año era crear conciencia sobre la importancia de “defender, proteger y desarrollar las zonas rurales y elevar el nivel de bienestar de sus habitantes, así como debatir las múltiples ventajas y desventajas de desarrollar el turismo en áreas rurales”.
Según el informe, la pobreza es extremadamente rural. Esto significa que si somos un turismo serio que impulsa el crecimiento y el desarrollo, debemos mirar fuera de nuestras ciudades.
Propuestas

El turismo no es igual que otras actividades. Según explicaron, la movilidad, como parte de este fenómeno económico, social y cultural es altamente sensible a crisis económicas, políticas, bélicas y de salud. Esta pandemia ha paralizado los flujos económicos y humanos mundiales, y esta actividad será una de las últimas que experimentará una recuperación.

“Viajar es, en la sociedad del siglo 21, un derecho por el que luchan todas las personas. Es indudable que los seres humanos volverán a movilizarse para hacer negocios, para disfrutar,
para conocer, para autorrealizarse, y con ello surgirán nuevamente oportunidades para las comunidades de desarrollarse a partir del turismo”, destacan.

 

Potencial ilimitado. La actividad, pese a la paralización por la pandemia, sigue ofreciendo alternativas diversificadoras para quienes viven en el campo. Foto: Archivo

De allí que la resiliencia que siempre ha caracterizado al turismo no será una excepción en este contexto. Sin embargo, las consecuencias sanitarias de esta pandemia tendrán impactos profundos en las sociedades, tan inciertos en su naturaleza como en su duración.
“El impacto económico en el entramado productivo es profundo, al mismo tiempo global y local. La cesación total de la actividad turística enfrenta a las empresas y prestadores a
una situación crítica, con escasas capacidades de supervivencia más allá de un par de meses. Es el caso de las MiPymes turísticas, que conforman aproximadamente el 85%
de la oferta nacional; y es mucho más grave para aquellos emprendimientos situados en zonas rurales, caracterizadas mayormente por la pobreza, la informalidad y la falta de
acceso equitativo a condiciones de desarrollo y competitividad”.

Los consumidores entienden la gravedad de las cuestiones sanitarias en base a las medidas gubernamentales, pero también que las consideraciones personales basada en la salud, el cuidado, la prevención y el poder adquisitivo también juegan un rol determinante.

Lo que se viene
Una primera conclusión es que el resurgimiento de los flujos turísticos y su crecimiento quedarían supeditados a las medidas de flexibilización y/o restricción de la cuarentena, como primer factor. Y siendo que el distanciamiento social es la única estrategia efectiva a la fecha para evitar colapsar el sistema sanitario, y hasta la aparición de un tratamiento disponible para toda la población, es muy probable que se alterne entre estos ciclos, con la consiguiente prolongación del impacto negativo en la actividad.

La recuperación se estima que comenzará por aquellos espacios donde la densidad de población baja y el nivel de casos afectados por el virus sean bajos. Pequeñas y medianas
ciudades serán principales emisores y receptores, y los espacios rurales y naturales los grandes atractores.


Otra característica de la oferta de turismo en espacio rural es que está liderada mayormente por mujeres. Siendo que este grupo poblacional es uno de los más afectados por la crisis y que tiene mayores dificultades para su reinserción laboral, una actuación pronta y expeditiva para esta modalidad representaría una mejora significativa de la situación de las mujeres en su autonomía económica y como sostén de familia.

 


En este contexto, el turismo rural es un producto clave para activar las economías regionales, reducir las desigualdades y una solución concreta a la vulnerabilidad a la que está expuesta la población rural - mayormente informal, sin oportunidades de desarrollo y postergada en las respuestas para una mejor calidad de vida -, hoy aún más ante la grave crisis económica general. Pero precisa atención específica adecuada a sus características, necesidades y requerimientos de adaptación a estas nuevas demandas.

Hay una similitud en el perfil del emprendedor: pequeños a medianos emprendimientos de Turismo en el Espacio Rural, íntimamente ligados al turismo de naturaleza con la
peculiaridad de contar con Montes o pequeñas reservas naturales – culturales que forman parte de la oferta turística del lugar.

Una problemática nacional

Esta crisis profundiza la situación de marginalidad del espacio rural. Coincidencia en la dificultad para afrontar costos fijos en el emprendimiento y en el desarrollo familiar, por ejemplo: dificultad en recaudar fondos para cubrir los costos mensuales de un hijo en etapa escolar o universitaria.

La situación está paralizada, hay prestadores con cierre total, ante un momento del año que genera expectativas por ocupación en esta estación del año para el turismo rural (Siendo en muchos de los casos, el otoño, primavera y fines de semanas largo los elegidos para este tipo de propuestas).
Afectación de toda la cadena desde dueños y empleados y su impacto directo en locales de gastronomía, artesanía, guías locales y todos los comercios y servicios relacionados directamente a ellos.
Los agricultores no tienen un ingreso mensual y dependen mucho de las cosechas y de lo que se genere por la entrada de turistas día a día. Corte en la cadena de pagos. Cancelaciones de reserva (los turistas no están reprogramando las reservas) y devolución de pago de reservas por eventos (cumpleaños, casamientos, fiestas, etc.) A nivel de poblaciones rurales, pérdida del calendario de fiestas y eventos, en muchos de los casos dinamizadores de la economía local.

Las nuevas posibilidades del desarrollo turístico

En Santa Fe el turismo no ha sido un protagonista importante (como en Córdoba o Entre Ríos), pero los recursos que ofrece nuestra provincia y región para el nuevo desarrollo de la actividad, marcarán una gran diferencia a futuro.

Esto sostiene Romina Lavinia, Técnica Superior en Turismo y Hotelería, quien asegura que las crisis presentan oportunidades, y que el turismo puede abrir muchas ventanas, donde se cerraron las puertas de la producción.

“El turismo rural, el ecoturismo, el turismo activo, visitar localidades cercanas y conocer su historia, su producción, serán claves para relanzar las economías regionales” afirma.

Según Lavinia, cuando pase esta crisis por el coronavirus, se desarrollará un nuevo turismo, “que tendrá nuevos actores que buscarán nuevas experiencias, que demandarán nuevos servicios; pero todo comenzará por lo que nos rodea, lo cercano, y a lo que tenemos alcance”.

Y agrega que esta crisis presentará la oportunidad a muchas personas para que puedan integrarse a la actividad, hecho que antes no podían, no pensaban o no necesitaban.

Aunque aclara que no será igual que antes, ya que tendrá una marcad perfil regional. “El turismo retornará a través del movimiento regional, traslados cortos, menores a 100 kilómetros, donde serán los propios vecinos, de localidades cercanas, quienes serán los turistas que nos visiten”.

La pregunta es ¿qué buscarán estos turistas? “Una experiencia que los alimente emocionalmente, que les dé esperanzas, que los conecte con la naturaleza y sus seres queridos, con la historia del lugar; pero que además, impacte positivamente en la comunidad anfitriona, que genere un impacto real”. Esto es lo que se llama turismo de excelencia, y marcará la diferencia entre los destinos, en el nuevo escenario que se avecina.

La luz al final el túnel

En base a sus más de 20 años de experiencia en el tema, Romina está escribiendo el “Manual de Planificación Estratégica para el Desarrollo Turístico Sostenible”, donde se indica cómo hacer para transformar un territorio en un destino turístico sostenible.

“Este territorio puede ser un emprendimiento privado, un pueblo o un conglomerado de localidades, dado que no tiene escalas; y donde los actores son los propios pobladores, a quienes se les dan las herramientas, conocimientos, técnicas y concientización para que logren el desarrollo del turismo, a través de una planificación estratégica”.

Mientras se termina de escribir el Manual, lanzó el primer capítulo sobre “Relevamiento de Medio Ambiente”, donde brinda conceptos básicos y realiza un relevamiento integral del medio ambiente natural.
Se lanzó en forma gratuita para que las personas en aislamiento social puedan comenzar a trabajar desde su casa, para valorar el medio que los rodea, y descubrir las potencialidades que ofrecen sus territorios para el desarrollo del turismo. El libro se baja en forma gratuita ingresando a la página https://www.facebook.com/manualturismo donde encontrarán el link directo.

“El objetivo del Manual es Hacer Hacer, es decir que el lector, siguiendo pasos secuenciales, logre realizar con éxito la planificación, sin importar su nivel de conocimientos, ni estudios; sino sólo con su entusiasmo y trabajo”.

Bajo el #prepararseparalareactivacion se van publicando los avances del Manual, motivando a no bajar los brazos, sino todo lo contrario; a estudiar el terreno y configurar las circunstancias para poder lograr un objetivo de la forma más eficaz y eficiente posible. “La reactivación la hacemos entre todos”, afirma con optimismo.


CAME Turismo
El informe fue elaborado por Gregorio Werchow, secretario de Turismo de CAME; Fabricio Di Giambattista, vicepresidente del Sector Turismo; Carlos Eckhardt, secretario alterno de Sector turismo; el Equipo técnico de Secretaría de Turismo de CAME compuesto por Sebastian Bel, director Ejecutivo; Bernardo Racedo Aragón, asesor; Javier Dellamónica, coordinador Turismo en Espacio Rural; Patricia Molina; Turismo, Sostenibilidad y Tendencias; Daniel Mercado, Liderazgo Dirigencial. Territorios y Ciudades Sostenibles; y Florencia Merensztein, asistente sector Turismo.

 

fuente: campo litoral

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!