Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 02:41 ULTIMOS TITULOS:

PANDEMIA

12 de abril de 2020

Un estudio revela datos preocupantes de obesidad y enfermedades crónicas

En el Hospital Centenario fueron evaluadas 600 personas. El 82 por ciento tiene sobrepeso. El coronavirus impacta más en estos casos.

00:00 hs - Domingo 12 de Abril de 2020

"Los resultados del estudio que hicimos en el mes de octubre son preocupantes", dice Fernando Bessone, hepatólogo, jefe del servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Centenario, quien muestra los datos con inquietud. Hace pocos días, el equipo de salud que llevó adelante la investigación, terminó de procesar la información que brindó la campaña "Cuide su hígado", que se realizó el año pasado durante una semana y que incluyó a 600 pacientes, con un promedio de edad de 54 años.

La información se torna especialmente importante en plena pandemia ya que el trabajo hecho en el Centenario muestra que hay un alto porcentaje de rosarinos con obesidad y otras enfermedades preexistentes que los vuelven particularmente vulnerables frente a una infección como la que puede provocar el Covid-19.

365 mujeres y 235 hombres fueron evaluados por aquellos días. Personas que voluntariamente se acercaron a que les hagan una serie de preguntas, las pesen, les midan la presión arterial, les realicen ecografías abdominales y les tomen muestras para algunos análisis, como por ejemplo, el de enzimas hepáticas, que permite determinar si hay o no inflamación del hígado. La primera sorpresa, dice Bessone, fue el porcentaje de personas con sobrepeso y obesidad. "De alguna manera lo esperábamos, porque con sólo observar a la gente por la calle se nota que en la ciudad, como en toda la Argentina, hay una cantidad importante de personas con muchos kilos de más, pero un 82 por ciento con sobrepeso, y de ellos el 45 por ciento con obesidad es un montón", reflexiona el médico.

"Estamos hablando, en esta muestra, de 488 adultos con sobrepeso y 273 obesos. El promedio de índice de masa corporal fue de 30, cuando lo esperable, en términos de salud es que sea menor a 25", señala.

La obesidad es una de las enfermedades que aparecen entre pacientes que adquirieron el nuevo coronavirus y que presentaron peor pronóstico. Generalmente, en esas personas el exceso de peso estuvo asociado a otras comorbilidades (enfermedades preexistentes como diabetes, presión arterial elevada, problemas cardiovasculares o respiratorios crónicos). Esto se vio incluso en menores de 65 años.

En la investigación que se hizo en el Centenario, por ejemplo, se identificaron casi 100 pacientes con diabetes, lo que arroja un porcentaje superior al 15 por ciento, más alto que la media de la Argentina.

Ya hay estudios a nivel mundial que muestran que las comorbilidades son un factor de riesgo en pacientes que dieron positivo para Covid-19. De hecho, los médicos de todos los países están advirtiendo que esta es una gran oportunidad para dejar en claro cuánto favorece llevar una vida saludable, con un peso adecuado y actividad física regular. No porque una persona sana no pueda enfermarse a causa de un virus, sino porque estará en mejores condiciones para enfrentar la situación si se contagia.

Los efectos del peso excesivo

Muchas enfermedades no transmisibles están relacionadas con el exceso de kilos: la hipertensión, los problemas cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la hipercolesterolemia. El hígado graso es otra, aunque también hay un porcentaje pequeño de personas con pesos adecuados que tienen esteatosis (como se denomina al hígado graso) un problema que debe controlarse y que de no tratarse a tiempo puede generar en ciertas personas fibrosis y cirrosis.

Fernando Bessone hizo hincapié en que el estudio hecho en el Centenario abarcó a personas de entre 40 años y más de 60 años con lo cual no tomó una población más joven, y eso podría explicar en parte los resultados alarmantes de sobrepeso y obesidad (ya que esto se incrementa con la edad) aunque insistió en que los datos obtenidos en Rosario "son altos" de todos modos. La última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, en la Argentina, mostró que el sobrepeso es del 61 por ciento y que un 25 por ciento de los habitantes tiene obesidad, cuando el estudio hecho en Rosario dio 82 por ciento de sobrepeso, y entre ellos, 45 por ciento con obesidad.

Evaluaciones

El 32 por ciento de las personas evaluadas durante la campaña tenía la presión arterial elevada; el 36 por ciento niveles altos de colesterol (hipercolesterolemia) y el 29 por ciento los triglicéridos también altos. En unas 100 personas se pudo detectar que tenían diabetes.

Un tema en el que se detuvieron especialmente los médicos cuando procesaron la información fue en lo referido al consumo de alcohol. El 2,3 por ciento de los evaluados dijo beber unos 30 gramos por día (equivalente a tres vasos de vino, aproximadamente); el 7 entre 3 y 6 vasos diarios, pero un 4.5 por ciento admitió tomar más de una botella diaria de vino, que es comparable a su vez con dos litros y medio de cerveza o un vaso de whisky por jornada.

El hígado graso puede ser alcohólico o no alcohólico. El consumo de bebidas como el vino, la cerveza y los tragos, influyen en su aparición, pero también una dieta demasiado rica en grasas saturadas, explicó el médico. La ecografía es el estudio por excelencia para determinar la presencia o no de este problema. "Con hepatólogos de todo el país estamos prestando especial atención a lo que se está conociendo respecto de los efectos del Covid-19 en el hígado. Es un tema al que estamos muy atentos y podría haber novedades", dice Bessone.

Vivir mejor

Los cambios de hábitos, como regular la calidad y cantidad de los alimentos, hacer ejercicio físico regular (tres veces por semana una hora, como mínimo) son medidas indispensables que pueden cambiar la historia de una persona. Revisar y modificar malos hábitos puede alejar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, pero además mejorar las condiciones frente a una enfermedad como el coronavirus u otras infecciones.

El equipo que trabajó en la campaña y procesamiento de los resultados estuvo integrado por: Viriginia Reggiardo, Daniel De Buono, Alceo Galimberti, Federico Tanno, Mario Tanno, Silvina Valentino, Juan Raúl Marino y todos los residentes de gastroenterología. Bessone destacó la participación de Laboratorios Wienner, de Rosario, que donó los reactivos para hacer posible este estudio.

 

fuente: la capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!