Sábado 27 de Noviembre de 2021

Hoy es Sábado 27 de Noviembre de 2021 y son las 03:10 ULTIMOS TITULOS:

CORONAVIRUS

9 de abril de 2020

Coronavirus: en Brasil se combina una crisis sanitaria con una crisis política

8 de abril, 2020

El Agregado Agrícola argentino en Brasil, Ing. Agr. Javier Dufourquet, ilustró con claridad la situación en el vecino país, al identificar que a la par que transita una crisis sanitaria por la pandemia del Coronavirus también está inmerso en una crisis política.

Juzgó que “la situación es compleja” y que no hay dudas que la crisis sanitaria “va a repercutir en la economía”.

Actualmente, rige una suerte de cuarentena “light, no es obligatoria”, en un contexto de “una situación política tirante”.

Poder tripartito
En la charla On Line que hoy organizó la Bolsa de Cereales de Córdoba –continuando un ciclo con los Agregados Agrícolas en embajadas- ilustró acerca de cómo está configurado en estos días el “poder”:

*Por una parte Jair Bolsonaro, con su familia y allegados;

*Los Generales y Coroneles, que “participan activamente dentro del gobierno”;

*Los ministros “técnicos” del gabinete.

“Ente estos tres grupos no hay un hilo conductor, actúan separadamente”, reveló.
Aunque los Generales y los Ministros técnicos, han tendido a sintonizar una política para enfrentar con mayor preocupación y rigor la pandemia, en lugar de la actitud de Bolsonaro, que definió al Coronavirus como “una gripecita”.

Ultimamente, se ha impuesto más el Ministro de Salud, al que el presidente intentó desalojar del cargo y luego fue repuesto, con apoyo de los militares.

La tasa de mortalidad por el virus es alta en Brasil y no ha pasado lo peor todavía, porque al no prevenciones a tiempo, “a diferencia de Argentina”, la difusión del mal se ha expandido. “Se va a complicar (la situación)”, opinó el Agregado.

La economía, para abajo
De todas maneras, Bolsonaro no desatiende la economía porque “es el pilar de su gobierno” y de su propia subsistencia.

Por eso, se dispusieron una ayuda de 600 reales por 3 meses para “autónomos y trabajadores informales” y otras medidas.

Ayer se conocieron cifras que indican que el país tuvo un “déficit primario del 6% en lo que va de este año”. “Brasil va a sufrir mucho tanto sanitaria como económicamente”, opinó Dufourquet.

Se preveía que Brasil iba a tener un crecimiento de su PBI en el 2020 pero ahora ha experimentado una caída bastante fuerte, que repercute en una alta tasa de desempleo, resentimiento de la cadena de pagos y baja de la recaudación impositiva.

El agro, “sustento” del país
Dufourquet comentó que “tanto la industria como los servicios son los más afectados”.

Y remarcó: “el agro va a ser el sustento del país” por los volúmenes de producción –que son importantes, como se conoce- y de exportaciones, que se calcula se van a poder sostener.

El funcionario recordó que Brasil, de haber sido “un importador de alimentos pasó a ser el tercer exportador mundial”, pues hizo una fuerte apuesta, con objetivos consistentes, a nivel país.

La Ministro de Agricultura está trabajando para asegurar la cadena de abastecimiento, para movilizar la cosecha y asegurar las exportaciones.

Campo con rentabilidad
En productos agropecuarios, en la comparación con Argentina, Dufourquet señaló que Brasil corre con la ventaja de la devaluación del real, que está en una relación de 5,20 reales por dólar. En Argentina, eso no sucedió, hasta ahora.

Lo cual introduce un elemento de competitividad y “se va a hacer difícil competir con esta tasa de cambio”.

Por consiguiente, al agro brasilero “la renta le cierra”, se ve en el sector “las únicas caras felices” en este momento.

Trigo, Legumbres y Frutas
Respecto al trigo, del cual Argentina es el principal proveedor, Dufourquet apuntó que probablemente Brasil aumente su área si las condiciones climáticas no entorpecen la siembra pero lo mismo seguirá necesitando de importaciones.

El funcionario no vió peligrar la corriente de ventas de trigo argentino aunque hizo notar que no hay que dormirse. No aprecia que puedan aumentar por encima de las cifras actuales, de 5 a 5,5 millones de toneladas.

La cuota de compras extra Mercosur que había autorizado Bolsonaro de 750.000 toneladas, hasta ahora no ha sido mayormente utilizada (solo han entrado 80.000 toneladas). La usa como un factor de presión para conseguir precios.

Respecto a Legumbres, ve perspectivas con altibajos conforme sean las cosechas en Brasil, pues en general produce lo mismo que Argentina. Considero, no obstante esa salvedad, que “hay una ventana” para trabajar en garbanzo, arvejas y porotos.

En cuanto a Frutas, tuvo una evaluación alentadora.

Diferencias ideológicas
Dufourquet no le dio demasiado entidad a las diferencias ideológicas entre los gobiernos de los dos países.

Dijo que en Brasil ven a Argentina “un socio vital y estratégico” y que si bien es cierto que hay rubros en los que compiten debiera llegarse a actuaciones conjuntas.
“Brasil es más un país de volúmenes y Argentina más de nichos”, graficó.

Habló de una “agenda común” y comentó que más allá de algunas cosas que a veces aparecen en la superficie a distintos niveles de funcionarios “hay bastante trabajos en forma conjunta”.

“El diálogo está, más allá de las visiones políticas (distintas de los gobiernos)”, aseguró.

 

fuente: agroverdad

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!