Martes 30 de Noviembre de 2021

Hoy es Martes 30 de Noviembre de 2021 y son las 04:05 ULTIMOS TITULOS:

PANDEMIA

9 de abril de 2020

Camioneros aislados del pueblo hasta que llegue el final de la cuarentena

Una veintena de transportistas viven en las afueras de Coronel Bogado en una casa alquilada por la cooperativa local. Pueden trabajar trasladando granos al puerto, pero tienen que permanecer alejados de sus familias.

Martes 07 de Abril de 2020

 

Los camioneros también tienen una vida diferente y deben afrontar diversos sacrificios en este tiempo de cuarentena debido al coronavirus. El hecho de tener permiso para circular y llevar alimentos a distintas provincias o granos hacia el puerto les da cierta ventaja sobre los que están encerrados porque pueden continuar trabajando. Y, de esta manera, conservar su salario o ganancia habitual que obtienen por cada traslado. Pero, a la vez, tienen otros sacrificios que sobrellevar y aislarse de sus familias. Como lo hacen la veintena de hombres del volante de Coronel Bogado, que viven en una casa alquilada por la cooperativa local y que está lindante al pueblo. Es decir, no tan lejos, pero tampoco tan cerca por las precauciones que se adoptan en estos casos.

Los transportistas también padecen en general la hipocresía que se vive a diario. Por un lado aplausos y felicitaciones a los que tienen que trabajar en plena cuarentena y arriesgar su salud, pero por el otro siendo observados e incluso "atacados" por el miedo al coronavirus.

Hoy lo importante es la salud y luchar contra la pandemia. Hay mucho esfuerzo en el medio para lograr ese objetivo, aunque también -inevitablemente- se afecta lo económico. Los camioneros, como otra cantidad inmensa de trabajadores, deben continuar con sus labores y llevar distintos granos. Esto es lo que hacen muchos de distintas ciudades y pueblos de la región con el fin de que no se detenga el traslado de soja, trigo, sorgo y maíz, entre otros cereales.

En cada lugar hay diversas modalidades para cumplir a rajatabla con la cuarentena. Y en Bogado, distante a 60 kilómetros de Rosario, los que comenzaron a circular con sus camiones ya no pueden regresar a sus hogares. Ante esto ahora vivirán lo que dure el aislamiento en una casa alquilada y en las afueras del pueblo. "Ya no podemos regresar a nuestros domicilios mientras dure todo esto", dijo uno de los camioneros que trasladó la cuarentena a otra casa y con nuevos compañeros.

Era quedarse en casa encerrado sin trabajar y no tener ingresos económicos o volver al ruedo haciendo este sacrificio de quedar aislados del

Cada vez que viajan hasta el puerto son revisados y les toman la temperatura como medida preventiva. Después los hombres de los camiones regresan al pueblo para asearse, comer y descansar en la casa alquilada. Lejos o, en definitiva, separados de sus esposas e hijos, con los que mantienen contacto sólo por teléfono. Pero sin verse ni acercarse a pesar de estar a pocas cuadras de distancia.

"Era quedarse en casa encerrado sin trabajar y no tener ingresos económicos o volver al ruedo haciendo este sacrificio de quedar aislados del resto", contó uno de los camioneros mientras preparaba la cena de esta noche (esta vez para ocho): pollo al disco. Al menos algo bueno para matizar el aislamiento.

  fuente: la capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!