Martes 25 de Junio de 2024

Hoy es Martes 25 de Junio de 2024 y son las 04:32 -

ECONOMIA

3 de junio de 2024

La provincia de Santa Fe recibió un 18,8% menos de recursos nacionales en el primer cuatrimestre de 2024

Son cifras correspondientes al primer cuatrimestre de 2024. Los recursos de origen nacional representan el 65,3% de los recursos totales. Las razones de un pacto imposible.

En el primer cuatrimestre de 2024, la provincia de Santa Fe recibió un 18,8% menos de recursos nacionales, que según el presupuesto vigente representan el 65,3% del total de recursos.

Según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional, durante 2023 las transferencias a las provincias y municipios totalizaron $1.934.885 millones; es decir, el 1,01% del PBI y 0,27 puntos porcentuales por debajo del promedio de los ocho años previos.

 

Gráficamente, se ve del siguiente modo:

En el cuadro pueden verse la evolución de las transferencias corrientes y de capital como porcentajes del PBI y se puede notar un declive después de la asistencia extraordinaria a la que obligaron la pandemia y la pospandemia, tras los niveles más bajos en los dos últimos años del gobierno de Cambiemos.

 

Pero durante los primeros cuatro meses de la gestión de Javier Milei, las transferencias a las provincias tuvieron caídas en todos los rubros y para casi todas las provincias, dado que la recaudación tributaria argentina es pro-cíclica (es decir, que se recauda mejor cuando los niveles de actividad son altos) y desde enero de este año se indujo una recesión económica feroz, con perspectivas de depresión.

 

En el último informe de CEPA sobre las transferencias del Estado federal a provincias y municipios, se verifica que los recursos coparticipables (mayoritariamente compuestos por IVA y Ganancias) registraron caídas promedio del -20% interanual.

 

 

 

Asimismo, el conjunto de los Recursos de Origen Nacional que incluye la Coparticipación Federal de Impuestos y otras transferencias no automáticas, decayeron a un promedio del -19% interanual.

 

El recorte de las transferencias no automáticas (que paralizaron obras de infraestructura energética, vial o de viviendas en todo el país, financiamiento educativo o programas comunitarios y de salud) se redujeron drásticamente, en un 100% en muchos rubros.

 

¿Cómo le fue a la provincia de Santa Fe en el primer cuatrimestre de 2024 analizado por CEPA en base a datos del Ministerio de Economía de la Nación? Lo vemos y analizamos en el siguiente cuadro comparativo de los 23 distritos más CABA.

Santa Fe cayó apenas por debajo del promedio de la reducción promedio sufrida por las provincias (-19%). Pero si se repasan las cifras de las transferencias no automáticas por rubros para Santa Fe, presentadas por CEPA, los fondos para programas educativos se contrajeron un -3%, para salud y seguridad social -80%, para infraestructura, hábitat y transporte -66% y para investigación e impulso productivo -100%.

 

Y esta caída de los recursos de origen nacional se acompaña de la caída simultánea de las recaudaciones provinciales producto del impacto de la recesión en el principal tributo provincial: Ingresos Brutos, un impuesto regresivo, acumulativo e indirecto (quien lo liquida no es quien lo paga, sino que lo traslada al precio que soporta el consumidor final), creado en 1977 durante la última dictadura y que hoy adquiere una centralidad indudable.

 

La caída de los recursos provinciales alcanzó un -13% interanual, con sólo dos provincias que lograron variaciones positivas: Buenos Aires (+7,5%) y Neuquén (+14,4%). La caída para la provincia de Santa Fe fue el 0,4%.

Un gobierno sin leyes

En la nota previa al Pacto de Mayo que no tenía modo de ser, El dialoguismo de Pullaro puede tener premio…, reproducíamos un textual que técnicos del Ministerio de Hacienda le atribuyen al ministro Luis Caputo: “La idea es que el Estado federal, las provincias y municipios gasten sólo lo que pueden recaudar y que no existe la posibilidad de intercambios o asistencias cruzadas entre estas jurisdicciones”. Una reforma fiscal que no puede hacerse sino por ley y con mayorías parlamentarias que el gobierno de Javier Milei no tiene.

 

Peor aún, con una falta de astucia, vocación para construir nuevas mayorías parlamentarias y talento político, que arroja los siguientes números para el primer semestre de gobierno.

 

Leyes impulsadas por presidentes y presidentas aprobadas por el Congreso: 1983-2024

Estas no parecen ser las cifras que expliquen el liderazgo mundial del presidente. Pero digamos para atenuar los datos de la infografía que Alfonsín volvió de una noche oscura y sin ley, teniendo que aggiornar y corregir el plexo normativo suspendido en 1975 y contó con mayorías propias y suficientes. Y que Menem, el ideal monumentado por Milei, no sólo contó con mayorías propias y aliados valiosos, sino que supo encolumnar a casi todo el PJ (incluyendo a los gobernadores mandantes de diputados y senadores provinciales). Aun así, es un cero resonante y es una de las razones por las que los inversores externos y los empresarios a los que Milei pretende servirles el país, no invierten ni un dólar en nada que no sea hacer plata con plata, es decir en pases de especulación financiera.

 

Un gobierno así puede romper muchas cosas, pero no reformular la Ley de Coparticipación Federal de impuestos, ni convencer a ningún gobernador o intendente a vivir (es decir, gestionar y prepararse para someterse a elecciones) sólo con lo que recauda. Si así fuera, la provincia de Santa Fe debería pagar salarios estatales, deudas pendientes, hacer obras y proporcionar servicios de educación, salud y seguridad con sólo el 36% de lo que actualmente dispone. Si no fuese una idea libertaria, cualquiera diría que es una crueldad inexplicable o un disparate de imposible cumplimiento.

Milei, sin acuerdos de gobernabilidad

Javier Milei no consiguió avanzar con el Pacto de Mayo y tampoco con las leyes clave que todavía se discuten en el Congreso.

Javier Milei no consiguió avanzar con el Pacto de Mayo y tampoco con las leyes clave que todavía se discuten en el Congreso.

Si la recesión torna imposible la recuperación del consumo y la producción y la inversión extranjera o interna asociadas a emprendimientos productivos no se hacen presentes (algo que ni el RIGI está en condiciones de promover), lo que se espera para el resto del año es lo que pronosticaron desde las consultoras económicas más críticas del gobierno al FMI y la OCDE: una recesión ininterrumpida para el segundo semestre, con inflación a la baja, pero cerrando el año en torno al 150%, por caídas históricas del consumo y la producción, con contracciones del PBI que oscilarían entre el 2,8% y el 3,7%.

 

Esto tornará imposible mejorar significativamente las transferencias a provincias y municipios o la recuperación de la recaudación de impuestos, tasas y contribuciones provinciales en los meses subsiguientes. Mucho menos alcanzar la anti utopía libertaria de la solvencia sin asistencias, ese “pacto para morir” de un poder que, como dice la letra de Bersuit, “siempre manda”, pero “si para tenerte aquí” no hace más que “maltratarte”, no podrá construir ningún acuerdo de gobernabilidad duradero. Y esto recién empieza.

FUENTE AIRE DE SANTA FE

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!