Martes 16 de Abril de 2024

Hoy es Martes 16 de Abril de 2024 y son las 17:57 -

ACTUALIDAD

1 de agosto de 2023

Derechos de exportación, un flagelo a las provincias productivas

Las retenciones a las exportaciones son un gravamen que empobrece a las provincias que más producen alimentos. La mirada de dos entidades con los números en la mano para que la política provincial tome nota.

Durante su paso por la Rural de Palermo, fuerzas políticas del oficialismo y la oposición realizaron propuestas de reducir a cero las retenciones a las economías regionales. Si bien es un tema que de tanto en tanto vuelve a la agenda pública, a la fecha no existía una estimación precisa de cuánto aporta el sector en materia de Derechos de Exportación. Esta semana, la Bolsa de Comercio de Rosario le puso números finos al asunto: en base a datos de exportaciones de 2022, se estima un aporte de u$s 470 millones, un monto equivalente al 0,074 % del PBI.

Según el trabajo de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la entidad, casi 7 de cada 10 dólares generados por las economías regionales en exportaciones están afectadas por el impuesto. Ello es así porque durante 2022 los diversos complejos exportadores dentro del grupo analizado concretaron despachos por u$s 10.067 millones, con un 65% de dicho valor exportado afectado por alguna alícuota de Derechos de Exportación.

"Se estima una detracción de retenciones por un monto de US$ 470 millones en base a los datos de exportación de 2022, que equivale a un aporte en recaudación de 0,074 % en relación al Producto Interno Bruto", señaló el informe, que destacó que la reducción a cero del impuesto "es un paso fundamental que se debe realizar para no quitar competitividad exportadora a dichas economías".

En el siguiente cuadro, la BCR detalló cuál es el aporte estimado de cada uno de los sectores de las economías regionales en materia de retenciones actualmente:

"Más allá de la competitividad que tiene el sector agroindustrial en nuestro país, casi todos los productos regionales han perdido participación en el mercado mundial desde el año 2010 a la actualidad. Esto quiere decir que, Argentina se queda atrás en competitividad y pierde importancia en las exportaciones de estos productos. Es decir, esto refuerza la idea de la necesidad de políticas que apoyen la producción y agregado de valor para no quedar poco a poco relegados en un mercado internacional muy competitivo que no es estático y necesita de permanentes acciones tendientes a no perder posiciones en el mercado mundial", concluyó el informe.

La mirada de Apertura

A su vez, la Fundación Apertura publicó un informe en el que señala que "sin darnos cuenta, las retenciones hundieron la economía de Santa Fe". Según advierten, por las retenciones, los productores de nuestra provincia, perdieron el año pasado 2.700 millones de dólares, y en 20 años los productores santafesinos perdieron 55 mil millones de dólares.

El impacto es todavía mas grave, "porque por el efecto Multiplicador del gasto que hubiéramos generado el año pasado, un incremento de la actividad económica provincial de alrededor del 10% del PBG (Producto Bruto Geográfico), o 5.000 millones de dólares. "Tomando la quita directa e indirecta generada por las retenciones en 20 años, los santafesinos perdimos más de 110.000 millones de dólares.

¿Qué es el Efecto multiplicador?

Si los productores cobraran la producción sin retenciones, la destinarían a gastarla en sus pueblos y ciudades o a invertirla en equipos y construcciones en sus explotaciones, así, los que realizan las obras y fabrican los equipos, su vez vuelven a gastar lo que genera más actividad y gasto, lo que produce una multiplicación de la actividad económica.

"En forma prudente estimamos un efecto multiplicador de 2, pero si fuéramos más optimistas, el índice podría ser 2,5 o 3, con lo que el impacto en el PBG de Santa Fe seria del 15% anual. Esta cifra millonaria que todos los años pasa directamente al Estado Nacional, corta la rueda económica local que no genera gastos ni consumos en nuestra Provincia. Tampoco genera empleo, ni construcción de casas, no se construyen rutas y calles, no se avanza la electrificación urbana ni rural, no se avanza en conectividad urbana (la conectividad rural es casi nula), no se reponen las maquinarias agrícolas al ritmo que se necesitan (el parque se está envejeciendo año a año), no se invierte en la infraestructura de los campos, en definitiva, se pierde inversión, empleo y consumo.

Según manifiestan, sin retenciones, en nuestra provincia se crearían 50.000 empleos adicionales con lo que bajaríamos el desempleo actual a menos de la mitad. "Pensemos en el alivio social que se generaría por esta fuerte baja del desempleo. Recordemos que la situación social de Santa Fe ha empeorado más que en el país. Hace 25 años la pobreza de Santa Fe era la mitad que el promedio nacional, ahora estamos en el promedio nacional, es decir que nuestra tasa de pobreza está creciendo más que el promedio. Esto pasa porque la economía de Santa Fe perdió capacidad de inversión privada".

Además, critican la falta de firmeza para defender los intereses provinciales. "A veces nos dicen que las retenciones son imprescindibles para mejorar las finanzas de nuestra provincia y de los municipios y comunas. Pero es al revés, ya que por efecto de las retenciones cae la actividad económica en forma brutal y crónica (más de 20 años) y por ende cae la recaudación de impuestos y tasas de la provincia y de los municipios".

Es más, sin retenciones, la provincia lograría una recaudación equivalente a duplicar su presupuesto de Obras Públicas cada año. "Pensemos los santafesinos qué infraestructura tendría hoy nuestra provincia si en estos últimos 20 años hubiéramos construido el doble de obras públicas por cada año. El aumento del consumo también hubiese mejorado la recaudación de recursos propios, de las arcas de los Municipios y Comunas, pudiendo disminuir impuestos, tasas, y hasta eliminarlos".

Expulsión productiva

Por otro lado, destacan el impacto a nivel empresario y productivo. "Las retenciones y las malas políticas nacionales y locales hacia la actividad agropecuaria, expulsaron a casi 100 mil productores en los últimos 20 años. Ex productores que terminaron alquilando o vendiendo sus campos a compradores de afuera del sector. El sector agropecuario es el sector económico que mas se achicó en estos 20 años, sin que nadie se diera cuenta".

En Santa Fe, según los datos del INDEC, entre los dos censos agropecuarios salió de la actividad el 29% de los productores, siendo una de las provincias que más productores perdió. Como consecuencia, en estos 20 años crecieron la pobreza y la indigencia, la economía está estancada y no tenemos reservas para pagar las importaciones mínimas. Esta muy instalado en el imaginario político que las retenciones son imprescindibles para que no aumente el precio de los alimentos. Nuestros vecinos no tienen retenciones y los alimentos no aumentan, y es bueno recordar que en Argentina el principal costo en la producción de alimentos es el impositivo. Los alimentos tienen una carga tributaria (de impuestos nacionales, provinciales y municipales) de casi el 40%. Esto teniendo en cuenta las tasas directas como los costos.

Por otro lado, sostienen que si bien está instalado el concepto que su eventual eliminación indirectos generados por el encarecimiento de costos de insumos para lo producción y distribución de alimentos (por ejemplo los fletes camioneros). ¿Qué hacen nuestros vecinos? En Paraguay, Brasil, Uruguay y Bolivia, países, tanto con gobiernos progresistas, no hay retenciones. Tampoco diferencial cambiario ni restricciones comerciales. "Nuestros vecinos se están desarrollando sin retenciones, independientemente de la bandera política de sus gobiernos, para todos, el desarrollo del agro es una Política de Estado.

"Una hecatombe social"

"En estos países la cantidad de pequeños productores crece año a año. Crece la economía, crece muy fuerte la exportación y se terminaron las crisis de falta crónica de divisas, generaron empleo, bajaron la pobreza, la indigencia, bajaron la inflación y en definitiva sin retenciones mejoran la vida a su gente. Nuestros políticos El Gobernador y todos los partidos políticos santafesinos no toman conciencia de esta verdadera hecatombe económica y social".

El informe sostiene que los políticos santafesinos desde el 2001 miran las retenciones como si solo fueran un problema de los productores con el Gobierno Nacional en donde la política local no sufre consecuencias. Como si fuera solo un problema entre los productores y el Estado Nacional. "Incluso, la mayor parte de los políticos, piensa que el campo tiene rentas extraordinarias por lo que las retenciones son justas. No saben que la información oficial muestra que ni la agricultura ni la ganadería tienen rentas extraordinarias, muy por el contrario, los trabajos técnicos oficiales muestran claramente que la renta agraria es más baja que la renta general de la economía".

Además, la baja rentabilidad agraria coincide con la información oficial de todos los países vecinos y productores importantes del mundo. Esta confusión de nuestros dirigentes ha generado confusión en la ciudadanía que en muchos casos acepta las retenciones pensando que mejoran la situación de nuestra provincia. Muchos de nuestros políticos se convencieron que si se eliminan las retenciones crece el déficit fiscal.

Pero cuando nos preguntamos adónde va la plata de las retenciones, vemos por ejemplo que el "Régimen de Tierra del Fuego" se lleva casi todo lo que se le saca a los productores santafesinos por retenciones, con el agravante que además los consumidores pagamos la electrónica con un 40% de sobreprecio con la excusa que de esta forma se fortalece el desarrollo industrial. Desarrollo industrial que solo beneficia a 7 empresas armadoras que generan apenas 7.000 empleos, sin pensar que en Santa Fe podríamos generar sin retenciones, más de 50.000 empleos nuevos en un año.

"Estas 7 empresas, sin que nuestros políticos se den cuenta, nos sacan a Santa Fe fondos de coparticipación, porque no pagan ganancias y se quedan con el IVA que facturan. Diferencial cambiario ni restricciones comerciales. No podemos dejar de recordar la destrucción de todo el tejido productivo industrial, agropecuario y de servicios que genera la manipulación cambiaria y que está paralizando nuestra capacidad exportadora".

 

"Tampoco podemos dejar de recordar la pérdida (no estimada con precisión) que genera en el agro la manipulación de precios y cierres de mercados que potencia el combo que está hundiendo al agro de nuestra provincia. Políticas gravísimas que solo mencionamos para no extendernos. Dentro de pocos días elegiremos a nuestro futuro Gobernador, también elegiremos a nuestros diputados y senadores. Necesitamos discutir la principal traba al desarrollo de santa Fe. Necesitamos discutir con datos como desarmar toda esta maraña que nos está empobreciendo", finaliza.

Fuente:Campo Litoral

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!