Lunes 6 de Febrero de 2023

Hoy es Lunes 6 de Febrero de 2023 y son las 22:48 -

POLITICA

3 de enero de 2023

Marcelo Lewandowski: "No descarto ninguna candidatura"

El senador nacional dijo que lo haría "pero no a cualquier precio ni fuera de un marco de construcción colectiva que solo sirva para el crecimiento personal". "Nadie se salva solo" enfatiza, al tiempo que cree que "tarde o temprano los dirigentes nacionales y provinciales se van a sentar en una mesa para definir una estrategia".

El senador nacional Marcelo Lewandowski no descartó ser candidato este año en el contexto de un proyecto colectivo que abarque a todos sin exclusiones, porque “nadie se salva solo”; enfatizó que el gran desafío para el peronismo es determinar cuáles van a ser las respuestas que se le van a ofrecer a la sociedad para resolver los temas que la afectan en los próximos años, y le respondió al gobernador Omar Perotti que lo nombró como uno de sus posibles sucesores en la Casa Gris.

“Sinceramente, en el último tiempo no me siento parte del gobierno. En mi paso por el Senado provincial defendí como ningún otro senador las políticas que se llevaban adelante, incluso algunas con las que no coincidía. Pero hace tiempo que ni se me consulta ni se me escucha cuando llevamos inquietudes y proyectos. Pertenecer es participar y yo lejos estoy de eso. Es más, en algún ministerio me tratan como si fuese enemigo. Creo que en la ciudad de donde vengo, el gobernador tiene más afinidad con el intendente Pablo Javkin que conmigo. Por eso, como dice el refrán…. ‘del dicho al hecho...’ ”, manifestó.

- Tu nombre va a estar en la mesa de las definiciones políticas. ¿Con qué expectativas?

- Hay una cantidad de variables por analizar. Por sobre todas las cosas, no solo qué va a hacer el peronismo en términos de estrategia electoral sino en respuestas a la sociedad, de cara a los próximos años, para resolver los temas que la afectan. Ese es el gran desafío, más allá de pensar en cargos o en cómo se arma una estrategia para ser competitivos en la provincia, la nación y en cada una de las ciudades y pueblos. Ese es el debate fundamental, qué se puede construir a partir de ideas y no por oposición. Nosotros tenemos que armar un frente que se oponga al desempleo, a dejar a las empresas con posibilidades de seguir desarrollándose que lo hagan y no abrirles las importaciones indiscriminadamente para ponerlas al borde de que se fundan. Hay que analizar muy bien cómo estábamos en el 2019 y cómo se revirtió esa situación. Empresarios que estaban a punto de cerrar sus fábricas y que han vuelto a invertir e incorporar nuevos trabajadores. Todo eso debe ser puesto en valor. Y debemos seguir fortaleciendo con respuestas muy concretas a los sectores jóvenes, a los que no han podido aún mejorar sus vidas pese a esta recuperación de la economía. Tenemos que pensar cómo transformamos ese crecimiento en desarrollo para nuestra población.

-Hablás de armar una estrategia que fije un marco de alianzas y una hoja de ruta que permita al peronismo retener a la provincia. ¿Lo vislumbrás? ¿Creés que se va a hacer? ¿Creés que lo va a liderar el gobernador?

-Creo que tarde o temprano, los dirigentes políticos nacionales y provinciales más importantes deberán sentarse a una mesa para establecer una estrategia que permita primero retener la provincia y segundo hacer una construcción que permita mostrar un armado sólido, con respuestas concretas. Que lo que se hizo bien se profundice y para lo que no se han encontrado respuestas, tratar de encontrarlas. Me parece que tarde o temprano ese diálogo político va a llegar.

- ¿Lo nacional va a influir considerablemente en lo provincial?

- Está fuera de discusión que Santa Fe tiene que potenciar todas sus particularidades. Ahora, no podemos pensar en una provincia aislada del país. Por supuesto que defiendo el territorio que habito y a la gente que me eligió, pero no se puede estar descolgado del contexto nacional. Estamos dentro de un país con los condicionamientos generales de todos, más allá de los esfuerzos que hagamos para que eso no suceda. Pensar que uno puede hacer santafesinismo descolgado del mundo es una utopía porque, así como un candidato no se salva solo, una provincia no se salva sola. Hay un contexto nacional al que hay que atender y respaldar. No da lo mismo un proyecto que fortalezca nuestras industrias que otro que abra las importaciones de manera salvaje y ponga en el borde del precipicio a las empresas de la provincia. Por supuesto que uno tiene que defender a la provincia y exigir lo que le corresponde y no puede ser un convidado de piedra a la hora del reparto; pero creo que tiene que haber un contexto en el que uno pueda anclarse y compartir la visión del país que queremos. No podemos hacer rancho aparte y que el resto haga lo que pueda.

- ¿Vas a ser candidato?

-No es una decisión particular. Desde que llegué a la política tuve una gran respuesta de los santafesinos y santafesinas, lo que agradezco de todo corazón, que en poco tiempo me permitieron llegar al Senado de la Nación que no es una representación menor. Ante toda posibilidad de crecimiento que pueda darse en el marco del acuerdo del que hablamos, estoy dispuesto. No a cualquier precio ni fuera de un marco de construcción colectiva que solo sirva para el crecimiento personal, sino para todos los que pensamos llevar adelante un proyecto con las mismas características y condiciones.

- ¿No descartás ninguna candidatura en el marco de un proyecto político colectivo que integre a todos los peronistas de Santa Fe ni sus aliados?

-Por supuesto. Y no solo hablaría de los peronistas, sino de todos aquellos que piensen parecido. Me parece que hoy hay un sector de la población que presta atención a lo que uno dice, piensa y, sobre todo, actúa. Por eso considero que más allá de las coincidencias de ideas, depende de la conducta de los dirigentes y de que quieran sumarse. Por eso hay que ser amplio, con algún disenso no hay que ser ni excluyente ni sectario. Abrir los brazos para que se incorporen todos aquellos que quieran y puedan aportar. Así como Santa Fe no puede ser una isla, uno no puede salvarse solo sin pensar en esa construcción colectiva que ayude a afrontar todos los problemas que tenemos.

-Además, como decían viejos dirigentes políticos, “no nos sobra un voto”. Así que bienvenidos todos.

-Totalmente. Pero me parece que no solamente a la hora del voto. Creo que nosotros como dirigentes políticos y cada uno desde la función que cumple en la sociedad, tenemos que transmitir un mensaje. Si algunos creen que todos los problemas que tenemos los va a solucionar un “iluminado”, eso no va a ocurrir. Hay que organizar a la comunidad dándole herramientas para que lo hagan y puedan expresarse. Yo creo en eso, en que cada uno cumpla su función, la Justicia la cumpla, los dirigentes políticos y empresarios también. Todos aquellos que tengan responsabilidades piensen en el bien común y no solo en salvarse ellos.

- ¿Cómo es tu vínculo con el gobernador? ¿Hablaste en los últimos días?

- Tuvimos una charla bastante extensa hace tres meses y después lo vi en un par de actos donde nos saludamos.

- ¿Qué pensás en el ingreso de Fantino a la política provincial?

-Todo el mundo tiene derecho a expresarse y si quieren participar, bienvenidos sean.

- ¿Hablaste con el presidente del partido, con dirigentes de sectores internos, con referentes sociales sobre las elecciones del año próximo?

-Algún diálogo cruzamos con Ricardo Olivera, pero hablo permanentemente con dirigentes en Rosario, Santa Fe y Buenos Aires. Hablamos de todos los temas.

- ¿Qué se necesita el año próximo para retener la provincia?

- Cuando hablamos de definir una estrategia nos referimos a hacerlo con todos los sectores de la sociedad y ser muy claros, expresar un programa de gobierno y cómo llevaremos una respuesta a cada uno de esos lugares. Que cada santafesino sepa qué vas a hacer. Después está lo vinculado con la estructura de una campaña electoral, los fiscales, la comunicación, los candidatos, etc. A mí me parece fundamental encontrarme con la gente, creo en el cara a cara, no hay mejor forma para que la gente te conozca, que perciba si es verdad lo que le estás diciendo o le estás mintiendo. Soy un convencido de que a la gente no le hace falta tanto discurso, porque percibe quién le está hablando con sinceridad y quién le está mintiendo.

- ¿Creés que el peronismo va a enfrentar un gran frente opositor?

-Es muy probable. Lo que me parece muy triste es ofrecerle a la sociedad un frente “anti”. Se juntan para ganar, ahora, hay que ver cómo van a gobernar. Ahora están midiendo qué le va a tocar a cada uno. A mí me parece que cuando uno se junta con alguien que pregona determinadas ideas y después con otros que tiene ideas totalmente distintas, termina en una mezcla donde no se sabe cuáles son las condiciones bajo las cuales se juntan. Parecería ser un forzado frente “anti” y cuando uno no está por algo termina en alianzas que cuando gobiernan solo nos dan dolores de cabeza. Por eso hay que tener claro lo que se ofrece y pregona, y que aquellos que se acerquen entiendan por dónde va uno. Lo que se está armando es una juntada “anti”, algo para llegar y después ver qué hacemos, y hoy lo que se necesita es saber qué vas a hacer desde el primer día. Ganar puede ser sencillo, el tema es cómo gobernás los cuatro años con un artefacto que armaste solo para ganar.

“En el Congreso ha sido un año bastante tumultuoso”

Lewandowski dice que su primer año en el Congreso nacional se ha desarrollado en un contexto “bastante tumultuoso”, donde en pocas ocasiones se pudo acordar un temario cercano a las necesidades de la gente. “Lamentablemente, nos encontramos en el medio de una disputa política y un escenario de muchas divisiones que afectó sin dudas la posibilidad de debatir proyectos de ley importantes y transitar un camino fluido para buscar resolver muchas de las necesidades que tiene nuestra gente”, enfatizó.

“Estamos en un escenario raro desde el punto de vista económico, porque los números de crecimiento y empleo muestran una realidad que la inflación tapa, ya que, por ejemplo, ha sido el condicionante para que todos esos trabajadores que se han incorporado al mundo del empleo formal no lleguen a cumplir con sus satisfacciones mínimas. Es un escenario complejo. Nos alegramos porque hay más empleo, pero en muchos casos la gente no llega a fin de mes”, enfatiza.

- ¿Uno de los grandes déficits del gobierno fue no haber podido capitalizar el crecimiento económico y del empleo?

- Hay errores propios en la comunicación, pero también muchos condicionamientos que a la hora de los análisis no se ponen en juego. Hay una cantidad de situaciones que los medios de comunicación no reflejan en su magnitud y ponen la discusión en otros temas para que todo sea un desaliento permanente para la gente, a la que se le machaca todos los días con que el futuro está lejos del país. Hay muchas cuestiones para analizar. Es probable que no se le esté dando una respuesta a un sector de la población, por ejemplo, al que comienza su carrera laboral, para que su ingreso le permita alcanzar un nivel de bienestar que le alcance para vivir con dignidad, acceder a una vivienda propia. Eso no está ocurriendo en la Argentina. Pero también es cierto que se ocultan temas que afectaron muchísimo a todos, como lo es la pandemia. Solo hay que observar cómo les ha costado a los oficialismos ganar las elecciones frente a una población que requiere soluciones mucho más rápidas, casi mágicas. Y hay cosas, sobre todo en nuestro país donde venimos con deficiencias estructurales de tantos años, que no se han podido modificar.

- ¿Cómo considerás que ha sido la relación entre el gobierno nacional y la provincia de Santa Fe?

- Con luces y sombras; pero si pongo todo en la balanza, está claro que ha sido altamente positiva. Se pudo cobrar una deuda histórica, se inició una serie de obras que son vitales y largamente esperadas, como acueductos, rutas, los dos hospitales modulares que se construyeron en la pandemia. En la ciudad de Santa Fe, se está haciendo una planta que duplicará la provisión de agua potable, el Circunvalar del Ferrocarril Belgrano, las obras en la circunvalación, los Bajos Submeridionales que cambian la lógica del norte provincial, el acueducto San Javier -Tostado. Falta mucho, pero la participación del gobierno nacional en obra pública ha sido altamente positiva en estos tres años.

Fuente:El Litoral

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!