Lunes 30 de Enero de 2023

Hoy es Lunes 30 de Enero de 2023 y son las 05:50 -

2 de enero de 2023

Asumió Lula: comercio, integración y otros planes estratégicos 2023 entre Brasil y Argentina

Detrás del viaje del Presidente Alberto Fernández para la asunción de Lula da Silva hay un intento de forjar un blindaje político y económico de cara a un año clave para el Frente de Todos y el primer mandatario en particular

Detrás del viaje del Presidente Alberto Fernández a Brasil para asistir a la asunción de Luiz Inácio Lula da Silva hay un intento de revivir desde el primer día el oxidado vínculo político como un blindaje estratégico de cara a un año clave para el Frente de Todos y el primer mandatario en particular. Comercio, integración energética, moneda común y planes estratégicos forman parte de estos lineamientos para consolidar la alianza con el Partido de los Trabajadores.

El canciller Santiago Cafiero y Fernández participan de las ceremonias de la jornada junto a delegaciones de unos 120 países, entre ellos 17 jefes de Estado y de gobierno. Ambos ya habían viajado a San Pablo el 31 de octubre pasado, al día siguiente de la victoria de Lula da Silva en segunda vuelta. Según informaron desde Presidencia, la comitiva se quedará hasta mañana para la bilateral que los volverá a sentar juntos a ambos ya como mandatarios. 

También viajaron la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, y la secretaria de Cambio Climático, Cecilia Nicolini.

El Presidente argentino fue el primero en reunirse con el flamante mandatario brasileño luego de la consagración electoral en lo que significó toda una declaración política. Entonces, Cafiero dijo "que un gran amigo como es Lula ahora sea el presidente de Brasil es una buena noticia para Argentina". La elección en segunda vuelta había terminado muy pareja frente a Jair Bolsonaro.

"Con la llegada de Lula va a ser mucho más fácil hablar de la integración", consignó Alberto Fernández. Y agregó: "Lula es integrador, cree en la Patria Grande, cree que Brasil es parte de esa patria latinoamericana, sudamericana".

Luego de la ceremonia de investidura, el Presidente participó del saludo oficial por parte del mandatario ya en funciones a los Jefes y Vicejefes de Estado y de Gobierno, a los ministros de Relaciones Exteriores y secretarios generales de Organismos Internacionales presentes.  Ante la ausencia de Jair Bolsonaro, quien invistió al mandatario fue un grupo de personas que representaban "la riqueza y diversidad del pueblo brasileño"

En un documento elaborado por la Cancillería en las horas previas al regreso de Lula al poder, se recorren los principales ejes de que marcan las relaciones bilaterales. "Brasil es nuestro principal socio comercial. El 14,1% de las exportaciones de nuestro país hasta noviembre tuvieron como destino Brasil", reseña sobre una vinculación que cataloga como "intensa y estratégica" para ambos países.

En ese sentido, refiere a la interdependencia comercial de ambos países que se evidencia en la composición del comercio, con una alta participación de manufacturas, lo que lo convierte en un factor clave en el mantenimiento y generación de empleo de calidad en ambos países. Para el ministerio que comanda Cafiero, existen oportunidades para intensificar la relación comercial, el flujo bilateral de inversiones y la complementariedad energética.

Por caso, señalan que entre enero y noviembre de 2022, las exportaciones argentinas de bienes a Brasil alcanzaron los u$s 11.500 millones, con un incremento interanual del 8%. Y las exportaciones de servicios acumularon u$s 1.100 millones con un incremento del 136%. En el mismo período, las mayores subas en el intercambio bilateral se registraron en las exportaciones de medicamentos (507%), combustibles (70%), automóviles (48%), vehículos de carga (15%) y trigo (13%).

 

Agronegocios entre Argentina y Brasil

El reporte indica también que la Argentina es el principal proveedor del Brasil en el sector agronegocios, con una participación del 26%. Pese a las diferencias políticas con el gobierno de Jair Bolsonaro, los nexos económicos siguieron su curso evidenciando los lazos preexistentes entre ambos países. La gestión de Daniel Scioli, desde su desembarco a mediados del primer año pandémico aceitó ciertos mecanismos que estaban trabados.

Desde 2020, los Ministerios de Agricultura acordaron una serie de medidas que derivaron en la apertura de mercado para una gran cantidad de productos agropecuarios argentinos. En particular, se aprobó el Sistema de Mitigación de Riesgo para uvas frescas, evitando el bromurado. Asimismo, y luego de ocho años, se logró abrir el mercado brasileño tras ocho años de interrupción para el langostino argentino, estimando ventas por u$s 50 millones anuales, y también para la merluza. Y se consiguió el visto bueno de las autoridades brasileñas a la importación del trigo transgénico de producción nacional y resistente a la sequía.

En simultáneo, la Cancillería, en conjunto con otras áreas de gobierno, negoció el Acuerdo de Reconocimiento Mutuo de Homologaciones Vehiculares Argentina-Brasil, firmado el 22 de septiembre de 2022, que promueve la facilitación del comercio bilateral de vehículos entre ambos países, y reduce costos y plazos. 

Este mecanismo favorece el desarrollo del sector automotor y el flujo de comercio, en particular para la Argentina cuyo principal mercado de exportación es Brasil. También otorga "más previsibilidad y seguridad jurídica para las inversiones", destaca el documento.

El canciller Santiago Cafiero y Fernández participan de la ceremonia en la que se anunciaron delegaciones de unos 120 países, entre ellos 17 jefes de Estado y de gobierno. Ambos ya habían viajado a San Pablo el 31 de octubre pasado, al día siguiente de la victoria de Lula da Silva en segunda vuelta

En la embajada que dirige Daniel Scioli, la apuesta es profundizar un camino de integración productiva que se empezó a abrir a través de decenas de misiones y rondas comerciales entre gobernadores de distintas provincias argentinas, intendentes y empresarios con compañías, importadores y centros productores brasileños, así como a nivel de cámaras bilaterales de comercio e industria entre los sectores privados y públicos.

 

Destacan, en este rubro, el ciclo de Capacitaciones "PyMEs al Mundo: Exportá a Brasil" del que participaron más de 165 PyMEs para capacitarse en cómo incrementar sus exportaciones a Brasil, con información específica sobre oportunidades para diversos sectores, desde el alimenticio, vitivinícola, autopartista y lácteos hasta agropartes, petróleo y gas, entre otros.

El objetivo es "bajar los costos logísticos y aportar fluidez al comercio entre ambas partes", resaltan, para lo cual se preparó un extenso documento denominado "Acuerdo de Integración con Brasil", que apuesta por un vínculo bilateral con mirada de largo plazo de manera tal de forjar una "integración profunda con Brasil en un contexto de crisis global".

El ambicioso proyecto, muchos de cuyos puntos ya están en marcha, comprende iniciativas en las áreas financiera, energética, minera e industrial y fue presentado oportunamente por Scioli a la cancillería de Bolsonaro así como a Lula da Silva y su principal asesor en temas de política exterior, el excanciller Celso Amorim, en el tramo final de la campaña presidencial de 2022.

Energía y una moneda en común

El 24 de noviembre pasado, Brasil y la Argentina firmaron una actualización del Memorándum de Intercambio de Energía hasta 2025, que será renovado automáticamente cada cuatro años. A través de este entendimiento, la Argentina continuará abasteciendo de energía eléctrica y gas a Brasil -país al que exportó más de u$s 1.000 millones de energía eléctrica en 2021 y casi u$s 350 millones de gas en diversas formas durante 2022- y podrá asegurar, a la vez, provisión de energía eléctrica a precios competitivos tal como se consiguió en 2022 por u$s 250 millones en momentos de elevados costos internacionales por la guerra en Ucrania.

Esta es una de las grandes apuestas estratégicas de la Argentina de cara a los coletazos de la guerra en Ucrania durante 2023 pero sobre todo pensando a futuro y en un camino de integración gasífera a partir de las obras en Vaca Muerta y el tendido del Gasoducto Néstor Kirchner.

Un paso trascendental en este campo, tal como indica el documento interno de Cancillería, fueron los avances en la negociación para concretar el financiamiento de las próximas etapas del gasoducto. Hace apenas unas semanas, el gobierno argentino acordó con el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes) el financiamiento por u$s 689 millones para la construcción del segundo tramo de la megaobra que busca llevar el gas de Vaca Muerta a diversos puntos del país y más allá de sus fronteras, pensando en una nueva vía de acceso a divisas a través de su exportación.

En simultáneo, Argentina y Brasil mantienen "un papel ejemplar a nivel de cooperación nuclear", destacan en Cancillería, que se traduce en el trabajo que realiza la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC). El 18 de julio de 2021, este organismo binacional que representa un hito en la construcción de un camino común de transparencia y de cooperación en ese campo, cumplió 30 años.

Por último, en materia bilateral, el proyecto de una moneda común representa una de las grandes apuestas. El ministro de Economía Sergio Massa mantuvo reuniones días atrás con algunos referentes claves del nuevo gobierno brasileño como Fernando Haddad, a cargo de Economía, donde se abordaron las alternativas de este proyecto que no busca anular ni el peso ni el real. De las conversaciones, en el Gobierno concluyen que su implementación es "realista" y que se podría complementar con un swap entre ambos países.

En la embajada que dirige Daniel Scioli, la apuesta es profundizar un camino de integración productiva que se empezó a abrir a través de decenas de misiones y rondas comerciales entre gobernadores, intendentes y empresarios con compañías, importadores y centros productores brasileños

 

 

El futuro del Mercosur y la CELAC

El regreso al poder de Lula da Silva augura, en la concepción del gobierno del Frente de Todos, un horizonte de mayor certidumbre para la integración regional. Al menos en lo que refiere al intento de repensar una unidad en el Cono Sur y a nivel latinoamericano frente a los vientos de fragmentación que hicieron temblar algunas estructuras durante los últimos años.

En la Rosada siguen creyendo que el Mercosur -con Brasil, Uruguay y Paraguay- constituye "el principal instrumento de inserción económica internacional de la Argentina" y "una verdadera política de Estado". Según estadísticas oficiales, el comercio intra-zona en los últimos dos años tuvo un incremento de 38% en 2021 y de 20% interanual en los primeros nueve meses de 2022.

Durante 2021, subrayan desde Cancillería, el total comerciado al interior del bloque fue de u$s 40.000 millones, una cifra que se superará en el balance de 2022 cuando se cierren los números oficiales -afirman- ya que solo en los primeros nueve meses del año pasado se alcanzó un total de u$s 35.000 millones, el mayor valor para ese período desde 2014.

"Alberto Fernández y Lula comparten una visión respecto a potenciar la industrialización, la sustitución de importaciones, abandonar el modelo de primarización que ha tenido el Mercosur y la región en este tiempo, y avanzar en encadenamientos productivos donde se agregue valor", enfatizan desde el ministerio de Cafiero.

El mismo espíritu se traslada a la CELAC como proyecto de integración latinoamericano. El 24 de enero se celebrará en Argentina la cumbre en la que se prevé que participe el flamante presidente de Brasil en lo que sería el regreso del gigante del Sur al bloque. Bolsonaro había decidido excluir al país en enero de 2020 después de cuestionar "la falta de resultados en la defensa de la democracia" a la luz de los sucesos en Venezuela.

 

También podría haber novedades en este aspecto con el gobierno de Nicolás Maduro con el que el Gobierno recuperó los vínculos diplomáticos a pleno -que nunca se habían cortado, ni siquiera con Juntos por el Cambio, aunque ahora restableció a un embajador en Caracas- y con el que apuntala, junto a otros países como Colombia, Francia y Noruega, un nuevo intento de normalización política a partir de otra ronda de diálogo internacional.

Fuente:Cronista

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!