Sábado 6 de Marzo de 2021

Hoy es Sábado 6 de Marzo de 2021 y son las 11:59 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

27°

El tiempo en Villa Minetti

DEPORTES

7 de junio de 2017

Los cuatro secretos de Juan Martín Del Potro que salieron a la luz por un libro

"El Milagro Del Potro", de Sebastián Torok, periodista de La Nación, ya está a la venta

La historia de la resurrección deportiva de Juan Martín Del Potro merecía un viaje profundo a sus emociones. Eso es lo que logró Sebastián Torok, redactor de La Nación, buceando en su intimidad y dialogando con los personajes que más influyeron en su campaña, en casi 70 entrevistas. La obra cuenta con los testimonios de Gabriela Sabatini, Manu Ginóbili, Ricardo Darín y Martín Palermo, entre otros. Además, Diego Maradona escribió especialmente una carta para el libro.

El Milagro Del Potro, de Ediciones B, es el resultado, del que se extractaron los siguientes episodios:

Por qué no ganó Roland Garros

Nunca lo expresó públicamente. Jamás. Incluso, tampoco se lo dijo a Del Potro. Pero a Davin siempre le quedó la amarga sensación de que en Roland Garros 2009 el tandilense se conformó con llegar a las semifinales. "Nunca lo hablé con nadie, ni con Juan. Hay partidos en los que uno dice: 'Bueno, ya está bien'. Y ese partido con Federer lo podría haber ganado tranquilamente (el argentino cayó por 3-6, 7-6 [2], 2-6, 6-1 y 6-4). Sintió la presión de que todo el mundo quería que ganara Federer para que tuviera, de una vez por todas, un título de Roland Garros. Iba a quedar como el malo de la película. Encima, después iba a tener toda la responsabilidad de ganar una final muy complicada, porque Robin Soderling era difícil (el sueco había eliminado a Rafael Nadal en los octavos de final). Estoy seguro de que sintió eso; seguro", reafirma el entrenador. Sin embargo, pocos meses después, sobre la superficie dura de Nueva York, la sensación fue totalmente opuesta. "Le veía la cabeza y la mirada de campeón", resalta el ex capitán de Copa Davis.

El escape de Prison Break

Del Potro era reticente a ver series de TV y a veces las horas libres se convertían en momentos tediosos. Adoraba Nueva York, pero estaba claro que durante la competencia en Flushing Meadows no saldría a caminar ni a visitar sitios tu­rísticos. Consciente de esta situación, Davin, fanático de Pri­son Break, la serie que transcurre en la ficticia Penitenciaría Estatal Fox River, compró la primera temporada y se la regaló a Juan Martín. La estrategia, después de algunos intentos nu­los, surtió tal efecto que se transformó en una suerte de sana adicción para el tandilense. Empezó a ver capítulo tras capí­tulo, sin parar. "Llegábamos al hotel después de entrenar o de jugar y Juan me decía: 'Mirá que me quedan solo uno o dos capítulos, eh'. Entonces yo salía corriendo por la Quinta Avenida para tratar de comprar las otras temporadas. Después, ya me empecé a preocupar con que se quedara despierto de ma­drugada, porque esas series son tan adictivas que te las querés comer en un día", sonríe Davin.

Llantos en la noche

Juan Martín del Potro, en sus comienzos.

Juan Martín, con 14-15 años, extra­ñaba muchísimo a su familia cada vez que viajaba. Pero sufría realmente, incluso estando acompañado por el Negro Gómez, una suer­te de segundo padre: "Una vez nos prestaron un alojamiento en un pueblito que si tenía 500 habitantes era mucho. Cividi­no, se llamaba. Ugo Colombini, que era el manager de Juan, nos consiguió hacer base allí para luego recorrer Italia. Caímos en un departamento que era depresivo, sin ventanas, oscuro... Llegamos de noche; había una iglesia, la municipalidad, un su­permercado, una pizzería y solo un teléfono, que encima no andaba. Había que comprar una tarjeta para usar el teléfono, había que marcar 200 números y después se cortaba. ¡Una por­quería! Vamos a comprar para comer y estaba todo cerrado. Volvimos al departamento y solo había un paquete de fideos; calenté agua en una olla y los comimos sin salsa, sin sal, sin manteca, sin nada. Nos acostamos a dormir y Juan se largó a llorar, a llorar mal. Yo estaba en la cama de al lado y le decía: 'Bueno Juan, quedate tranquilo, mañana vamos a hablar con tu papá, si vemos que la pasamos mal nos volvemos'. Mentira: teníamos pasaje para seis semanas más tarde".

El mejor lanzando piedras

Mientras atravesaba esa etapa de formación, Del Potro se sometió a algunos exámenes de resistencia y capacidad atlética con Horacio Anselmi, quien más tarde, en 2006, sería su preparador físico oficial cuando Infantino se convirtió en el entrenador del tenista. Anselmi tenía una costumbre con aquellos depor­tistas jóvenes que evaluaba: hacerlos arrojar piedras. "Era una herramienta que yo utilizaba -dice el preparador físico. Y obviamente, Juan Martín las mandó a la loma del demonio. Esa es una característica de los grandes deportistas. Me acuer­do haberle comentado que a mí me gustaba pescar y que segu­ramente él tiraría la plomada muy lejos. Aquellas piedras las tiró un 50 por ciento más lejos que el resto. Eso me marcaba su habilidad coordinativa y su potencia. Cuando alguien es bueno lanzando piedras, como deportista es un cheque al portador...".

 

FUENTE: LA NACION

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!