Lunes 27 de Junio de 2022

Hoy es Lunes 27 de Junio de 2022 y son las 20:16 -

INFLACIÒN

18 de junio de 2022

Con el billete de mayor denominación no se puede comprar ni un kilo de carne

Hay preocupación en frigoríficos con un consumo que roza los mínimos históricos. En Santa Fe, $1.000 no alcanzan para comprar un kilo de carne vacuna

Con la escalada inflacionaria que golpea el bolsillo mes a mes, el producto por excelencia donde mayor relevancia cobra el aumento constante de precios es la carne vacuna. El dato revelador es que ninguno de los cinco cortes de carne relevados por el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec) se encuentra con un valor del kilo por debajo de los mil pesos, el billete de mayor denominación en la actualidad.

Este año, en los últimos informes del Ipec los cortes relevados han venido superando uno a uno el costo por encima de los mil pesos, cada vez cuesta más ir a la carnicería. Los números detrás de los aumentos constantes en los precios de la carne hablan de una reducción del consumo que roza los mínimos históricos.

Los cortes vacunos que mes a mes releva sus precios el Ipec son el asado, la nalga, la carne picada especial, cuadril y paleta. El kilo de todos esos cortes cuestan más de mil pesos y los precios siguen en ascenso, teniendo en cuenta que hace un año el asado costaba casi $500 menos de lo que cuesta ahora.

   

En relación al porcentaje de aumento de cada uno de los cortes que releva el Ipec se ven aumentos interanuales que superan el 60%, postulando como ejemplo el aumento del asado. En un año, el asado pasó de oscilar entre $700 y $800 a pasar a costar más de $1.400 según los precios que releva el Ipec.

Los precios que relevó el organismo provincial que aumentaron con el índice inflacionario al mes de mayo son: asado (kg) $1.289, paleta (kg) $1.179, cuadril (kg) $1.404, nalga (kg) $1.384 y carne picada especial (kg) $1.118.

Preocupación en frigoríficos

Esto reviste una de las causas por las cuales si bien la faena de carne vacuna mantiene niveles récord en los últimos años, el consumo per cápita entre los argentinos y específicamente entre los santafesinos ha caído a mínimos históricos por debajo de los 50 kilos anuales.

Esta semana se reunieron las distintas cámaras que nuclean a los frigoríficos de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, donde se manifestó una coincidencia en la preocupación generada por el bajo consumo de carne vacuna.

En diálogo con UNO, el vicepresidente de la Cámara de Frigoríficos de Santa Fe (Cafrisa), Antonio D'Angelo manifestó: "La preocupación de los frigoríficos es que a pesar del aumento de la hacienda en pie se trató de mantener los precios pero pese a esto observamos una fuerte caída, una retracción en el consumo. Suponemos que esa caída se da debido a lo flaco que está el bolsillo de la gente".

   

"Hemos llegado a los 47 kilos de consumo per cápita en un año, lo cual es uno de los números más bajos de los últimos años y esto es por la crisis económica que atraviesa a todo el país. Lo que vivimos en la ciudad y en la provincia de Santa Fe lo manifiestan también desde otras provincias", continuó el referente del sector.

"Estamos ante una caída de consumo, si bien no es enorme se está notando. Habrá que ver cómo sigue de aquí en adelante, viendo si hemos llegado al piso o si se recuperará un poco", concluyó el empresario frigorífico.

Fuente:Uno Santa Fe

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!