Jueves 19 de Mayo de 2022

Hoy es Jueves 19 de Mayo de 2022 y son las 21:02 -

30 de abril de 2022

¿Qué hacer ante una mordedura de yarará?: "No hay que succionar, eso es de película"

La responsable de Control de Vectores de Santa Fe brindó los pasos a seguir ante una mordedura de serpiente, como la yarará, y aclaró los mitos comunes

El pasado domingo un niño de ocho años fue picado por una yarará frente al Parque de la Locomotora, en la Costanera, y fue trasladado rápidamente al Hospital de Niños para administrarle el suero antiofídico. Actualmente se encuentra estable.

En diálogo con el programa Todo en UNO (de 7 a 9 en UNO 106.3) la responsable de Control de Vectores de la región Santa Fe, Mariana Maglianese, explicó que los reptiles, entre ellos las serpientes, no pueden controlar la temperatura como los humanos, que tenemos una temperatura promedio de 36 grados que no cambia si afuera hace frío o calor. “Ese mecanismo se llama capacidad endotérmica y los reptiles no la tienen, entonces tienen que mantener la temperatura con la ayuda del ambiente, por lo tanto tienen que moverse”.

“La picadura del niño pasó el domingo, cuando hubo una temperatura bastante alta que no es propia de esta época y esta bichita seguramente ha buscado encontrar refugio. Lo encontró en zona de pastizal y de sombra. Este nene ha estado jugando, seguramente se metió en el yuyal y ahí es donde fue picado por la víbora”, aventuró Maglianese, aclarando que el padre dijo que el pastizal no estaba cortado ese día.

En la provincia de Santa Fe habitan cuatro especies de serpientes venenosas: la yarará grande o víbora de la cruz, la yarará chica, la cascabel o campanilla y la coral. De esas cuatro, la coral es la única que no se encuentra en el departamento La Capital. “La situación del ambiente siempre va a hacer que estas bichas se desplacen a las zonas confortables, que es la misma zona donde nosotros estamos en confort, pero nunca van a aparecer, salvo que sean corridas por ejemplo por un perro o por una situación particular. Nunca van a estar en zonas despejadas, limpias y ordenadas donde no tienen comida, refugio o las condiciones para procrear”, explicó la funcionaria.

El lugar en dónde el niño fue mordido por una yarará.

El lugar en dónde el niño fue mordido por una yarará.

UNO Santa Fe

¿Qué hacer ante una mordedura de serpiente?

“Las picaduras de víbora dan cierto margen de tiempo, pero siempre se recomienda actuar y en caso de ser necesario, colocar el antídoto antes de las seis horas”, aseguró la experta, aclarando que en humanos (o animales) pequeños hay que tener especial cuidado ya que la proporción de veneno va a ser siempre mayor en razón al tamaño del cuerpo.

La responsable de Control de Vectores remarcó que, ante una mordedura de serpiente, no hay que realizar un torniquete, cortar la zona o intentar succionar el veneno. “Eso es de película, es incorrecto, porque el veneno corre con una rapidez y a una profundidad que uno no puede saber por dónde está circulando”.

“Toda esa situación puede complicar muchísimo la mordedura y la vida también porque se pueden producir infecciones o traumatismos. Hay una inflamación muy grande en el miembro que es afectado”, afirmó la especialista.

Además es muy importante no ponerse nervioso (ni como paciente ni como asistente) esto hace que la sangre circule más y el efecto del veneno sea mayor. “La complejidad de una mordedura de víbora requiere de un espacio y la capacidad clínica médica para una internación, para sacar un paciente de shock anafiláctico, y todo esto se da en hospitales, por lo tanto van a ser ellos los que posean los antídotos. Las distancias entre un hospital y otro en la ciudad garantizan que siempre se puede llegar en menos de una hora y entonces no se pone en riesgo la vida”, aclaró.

• LEER MÁS: Esto pasa si no tratás a tiempo una mordedura de serpiente venenosa

“Si uno tiene a mano, hay que poner hielo, que baja la inflamación y todo el proceso es mucho menos traumático. Por último llevarlo a un hospital”, concluyó Maglianese. Una vez que se coloca el antídoto ya se neutraliza el veneno, pero el daño ya está hecho y hay que acompañar ese proceso de mejora.

Según la funcionaria, en el caso del niño picado el domingo frente al Parque de la Locomotora se actuó correctamente porque se acercaron enfermeras que explicaron que no era bueno realizar las maniobras “mito” y llamaron al 911 que lo trasladó rápidamente. “Lo que sí tuvo una pequeña complicación, porque generalmente las mordeduras de yarará produce una gran inflamación por lo que se hizo una práctica habitual para descomprimir esa zona, y está evolucionando muy bien”.

Prevenir antes que curar

“Los vectores son vehiculizadores de enfermedades, como por ejemplo ocurre con la vinchuca y con los mosquitos; tenemos también animales ponzoñosos, como resultan las serpientes, los alacranes, las arañas; y tenemos también animales que pueden producir zoonosis, como por ejemplo los murciélagos”, sintetizó Maglianese.

No hay que generarles las condiciones de vida apropiada para que se alimenten, reproduzcan y establezcan, y además, no ponerse en riesgo al tenerlos en cercanía en lugares fuera del control. Así lo explicó la especialista: “Los ambientes tienen que estar ordenados y limpios, y en particular para algunos de ellos, la no presencia de agua facilita que no se reproduzcan, como es el caso de los mosquitos”.

“Los roedores y las víboras necesitan un espacio desordenado, comida de la que valerse, tener pastizales. También mi casa debe estar resguardada y no darles espacio por donde entrar. Los murciélagos, por ejemplo, se introducen en donde yo tengo un cielorraso o un taparrollo que está con falla, entonces si yo custodio o emprolijo mi entorno, no voy a tener problemas con la presencia de bichos”, concluyó.

Fuente:Uno Santa Fe

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!