Miércoles 18 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 18 de Mayo de 2022 y son las 12:34 -

30 de abril de 2022

Inundación del Salado: La historia de la familia de barrio San Lorenzo que nunca pudo volver a su casa

Jorge González vivía junto a su familia en una vivienda de calle Entre Ríos al 3840. Se autoevacuó durante la tragedia, pero nunca pudo volver a su casa. Se mudó 12 veces y sigue alquilando. “Las secuelas quedan. No podemos volver a esa casa”, recordó.

Se cumplen 19 años de la inundación del río Salado, que afectó un tercio de la ciudad de Santa Fe y que dejó graves secuelas. Una de ellas es la imposibilidad de varios vecinos de poder regresar a sus viviendas por el estado en el cual habían quedado y por impacto psicológico de la inundación.

Es la historia de Jorge González y su familia, que vivían en una casa de calle Entre Ríos 3840, en barrio San Lorenzo. El 28 de abril el agua comenzó a ingresar al barrio y el 29 de abril decidieron irse a la casa de su suegra, que vivía en barrio Centenario. Pero a las pocas horas tuvieron que autoevacuarse nuevamente porque el río seguía invadiendo la ciudad.

“Terminamos primero en la casa de un abogado que yo le estaba haciendo una construcciones en calle Primero de Mayo. Y después nos fuimos a un quinta en Rincón. Mi casa quedó tapada por agua. Pude volver a los 17 días”, relató Jorge en diálogo con Osvaldo Medina y Mariano Bravi en Primera Mañana.

Agregó que el agua del Salado “se llevó todo incluso los papeles de mi casa. No volví desde ese entonces, por cuestiones materiales y psicológicas. Mi familia nunca quiso volver a esa casa. Llevo 12 mudanzas”.

Consultado por las secuelas que quedan después que sufrir esta tragedia hídrica, Jorge admitió que aún hoy padecen los efectos de la inundación y que los recuerdos los afectan, tanto a él como a su señora. 

“No nos hemos podido recuperar de lo ocurrido. No pensamos volver más a esa casa”, concluyó.

Fuente:LT9

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!