Miércoles 26 de Enero de 2022

Hoy es Miércoles 26 de Enero de 2022 y son las 07:57 ULTIMOS TITULOS:

ACTUALIDAD

12 de enero de 2022

Ganadería: "2022 no será el año en el que comencemos a recuperar nivel de oferta"

Es el diagnóstico que realizó Rosgan en su análisis semanal. La sequía "podría terminar de agudizar la actual escasez de hacienda", afirma la entidad. Incluso restringiría las zafras de terneros futuras, en 2023 y 2024.

La seca que ya azota a vastas zonas productoras del país, sumado a las altas marcas térmicas que se han estado registrando y que nuevamente están en los pronósticos para los próximos días, es la variable que podría terminar de agudizar la actual escasez de hacienda, condicionando a su vez la recuperación de la oferta hacia el mediano y largo plazo.  

No solo afectará el escenario en el corto plazo, sino que también condiciona aún más la capacidad de recuperación de oferta ganadera para los ciclos venideros.  

En el corto plazo, en algunas zonas -especialmente en el norte del país- ya se están realizando destetes anticipados para aliviar a las vacas en lactancia, pero también, se está dando salida a muchos vientres sin posibilidad de subsistencia en un contexto como el actual. Esto no solo redundará en la obtención de terneros más livianos, sino que, de generalizarse, podría determinar una zafra menos concentrada en los meses pico.

 A su vez, ante los elevados precios que registra el ternero, es esperable que el criador tienda a desprenderse de otras categorías de hacienda, reteniendo la invernada, lo que podría llevar a una zafra aún más aplanada de lo que se vio en los últimos años.   

Este escenario tampoco le es ajeno a la hacienda de consumo. También es probable ver una mayor salida de novillitos y vaquillonas destinadas a consumo que, hasta el momento encontraban en la recría pastoril una alternativa más accesible ante el encarecimiento del grano. 

Esta seca no solo puede seguir presionando al alza el precio del grano, sino que también, de prolongarse como se prevé hasta finales de marzo, podría terminar agotando anticipadamente la oferta forrajera disponible, así como las reservas programadas para transitar el invierno.  

No se espera una variación significativa en número de terneros destetados. Lo que sí podría verse afectada es la condición de esos destetes, lo que redundará en un mayor esfuerzo para sostener los ya bajos pesos de faena que se vienen registrando en relación a otras ganaderías vecinas (226kg contra 250 a 260kg de países como Uruguay o Brasil). En concreto, el 2022 no será el año en el que comencemos a recuperar nivel de oferta.   

Hacia el largo plazo, ya pensando en las zafras de terneros de 2023 e incluso de 2024, es donde vemos una importante restricción en el nivel de oferta.   

Los servicios que aun hoy se están dando en muchas zonas ganaderas, sin dudas se verán afectados por este contexto climático. 

A su vez, de la severidad de esta seca dependerá también la cantidad de vientres que lleguen al próximo servicio.   

En un contexto de buenos precios para la vaca de refugo y ante la inminente necesidad de liberar los campos, es muy probable ver una nueva fase de extracción de vientres que, dependiendo de su intensidad, podría condicionar la capacidad de producción del próximo ciclo. 

Fuente:Campo Litoral

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!