Domingo 19 de Septiembre de 2021

Hoy es Domingo 19 de Septiembre de 2021 y son las 20:09 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

14 de septiembre de 2021

"No hay que cambiar jugadores sino la forma de jugar"

Desde el entorno de Alberto Fernández defienden la continuidad del equipo de ministros, mientras arrecia la ofensiva cristinista

En el gobierno nacional salieron a negar desde la primera hora de ayer cambios en el gobierno de Alberto Fernández. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, tomó la delantera en los medio. “No se trata de cambiar jugadores, sino de la forma de jugar” evaluó un funcionario importante cercano al presidente. Durante la tarde hubo numerosas reuniones en la Casa Rosada.

Los sectores más radicalizados del kirchnerismo no tardaron en reclamar abiertamente un cambio de rumbo y de nombres en el gabinete. Sin embargo, no hubo figuras de primera línea de la coalición oficialista que salieran a pedir cambios en el gabinete.

Con el resultado ya puesto, se habló de cómo seguir, según fuentes oficiales que estuvieron en el búnker oficialista. El presidente y su vice, Cristina Kirchner, intercambiaron impresiones con Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Juan Zabaleta y Gabriel Katopodis, más algún otro participante durante la noche del domingo en el búnker. Sin definiciones concretas, se conversó de “impulsar la reactivación económica”. Un funcionario al tanto de las charlas argumentó: “La gente está enojadísima por todo, obviamente por la pandemia y porque no le llegan las mejoras en la economía”. Ocurre que Argentina es de los países sudamericanos que más sufrió la pandemia en su economía: cayó casi 10% del PBI en 2020 y la recuperación de 2021 se debilitó, tomando las características de un “rebote” bastante débil. Esto se refleja en el bajo nivel del consumo popular y en el persistente desempleo.

Un hombre cercano al presidente arriesgaba una explicación: “Se perdió por la pandemia, vinimos a hacer un montón de cosas que no pudimos hacer”. Un referente comunal, cercano a la vicepresidenta, negó discusiones “de madrugada, porque no era el momento” pero dejó una frase concluyente. “Si no hay cambio de gabinete urgente con un shock de reactivación que muestre que algo va a cambiar, lo que va a pasar es que nos va a ir peor en noviembre”.

Desde el “albertismo” impulsaron el acto oficial de ayer, en el que presidente lanzó el proyecto de ley “Compre Argentino”. Fernández realizó el anuncio junto a empresarios, sindicalistas y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, uno de los funcionarios en la lista negra de Cristina Kirchner. También lo acompañaron algunos miembros del gabinete, como el ministro de Economía, Martín Guzmán, y sus pares de Seguridad, Sabina Frederic y de Salud, Carla Vizzotti, además de la primera dama Fabiola Yañez. También estaban el vocero Juan Pablo Biondi y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Una verdadera colección de las figuras más cuestionadas en el Instituto Patria y Cristina.

“Nadie habló de Martín Redrado superministro, la paliza fue pareja para todos”, se defendió un funcionario cercano al presidente. “Se perdió en todos lados ¿vas a cambiar todos los gabinetes? ¿el de Axel Kicillof? ¿el de Alicia Kirchner? ¿todos los que perdieron?”, se preguntó un ladero del jefe de Estado. El presidente llamó a algunos “apuntados”, como el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, a quien pidió tranquilizarse y que no se deje llevar por las versiones periodísticas que daban cuenta de su salida del gabinete.

Durante el acto, el presidente hizo una elíptica referencia a la derrota del domingo. Afirmó que confiaba en que “el camino que iniciamos en 2019 no se altere”. En el acto oficial, recibió el respaldo explícito del sindicalista metalúrgico Antonio Caló, quien sostuvo que “se sale con producción y trabajo”, y le pidió “jugar el partido en nuestra cancha, no en la de ellos”, en referencia a la oposición de Juntos por el Cambio.

 Ayer a la tarde hubo un “desfile” de ministros y dirigentes por la Casa Rosada. Pese al hermetismo oficial, la imagen de los autos que llegaban y partían con los altos funcionarios sirvió para que canales de noticias y otros medios porteños montaran especulaciones sobre cambios inminentes. En este clima, se deslizó la supuesta presentación de la renuncia de la titular de Seguridad, la ministra Sabina Frederic. Los analistas resaltaban el gesto del presidente de mostrarse con sus ministros más cuestionados: Santiago Cafiero, Martín Guzmán y Matías Kulfas. Un mensaje dirigido casi explícitamente a Cristina Kirchner.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!