Lunes 20 de Septiembre de 2021

Hoy es Lunes 20 de Septiembre de 2021 y son las 13:24 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

27 de agosto de 2021

Los salarios pierden frente al precio de la carne

En el primer semestre del año, la hacienda aumentó 9%, el precio de la carne un 34% y los salarios solo corrigieron un 23%, según señala un informe de Rosgan.

saEl Índice General que elabora el Mercado de Liniers (IGML) registraba en abril un incremento interanual del 95%. En mayo, este mismo índice trepaba al 102%. Sin embargo, los valores generales de la hacienda eran un 22% superiores a los de mayo de 2020 -medido con precios deflactados por el Índice de Precios Internos Mayoristas (IPIM). En efecto, el pico de la curva se registra en diciembre de 2020, tras un último trimestre del año con fuertes subas en el precio de la hacienda, considerada ya un refugio de valor.

A partir de entonces, el precio de la hacienda se estabiliza y comienza a perder contra inflación. Es cierto que, por entonces (diciembre de 2020), los precios habían acumulado una suba que los posicionaba cerca de un 40% por sobre el promedio de los últimos 10 años. Actualmente, estos valores solo conservan menos de un tercio de aquel “colchón”.

En los primeros siete meses del año, el precio de la hacienda en términos reales cayó un 20% mientras que, medido a valores corrientes, subió un 6%.

Esta moderación de los valores corrientes de la hacienda aún no se expresa en los precios al mostrador, como tampoco se expresó plenamente en momentos de suba. El que le pone tope al precio de la carne es el bolsillo del consumidor.

El precio de la carne sigue caro en términos corrientes y mucho más caro aún en términos del poder adquisitivo del consumidor. En julio, el rubro carnes y derivados, medido por el INDEC, apenas subió un 0,4% mientras y en los primeros siete meses la suba corriente fue del 34%, muy superior al 6% que conserva el precio de la hacienda.

En el siguiente gráfico se puede observar esta disociación. El mismo muestra el comportamiento del precio de la hacienda en pie (IGML) contra el precio de la carne y la evolución del índice de salarios (ambos, base INDEC) desde diciembre de 2016 a la fecha.

Evolución de diferentes indicadores de precios y salarios, expresados como índice base 100 (diciembre 2016 = 100)

Evolución de diferentes indicadores de precios y salarios, expresados como índice base 100 (diciembre 2016 = 100)

 

El precio de la carne tiende a copiar la evolución del precio de la hacienda, siempre que el salario permita acompañar la suba. Por el contrario, cada vez que el salario se retrasa contra inflación y el consumidor pierde poder de compra, el precio de la carne no logra convalidar las subas registradas en el valor de la materia prima.

Durante el segundo semestre del año pasado, el precio de la hacienda subió un 79%, el precio de la carne un 34% y los salarios un 16%. Es decir, perdió el consumidor y perdió también el eslabón comercial, al no poder trasladar plenamente el aumento de la materia prima al producto final. En el caso del primero -el consumidor- compensó parcialmente está perdida restringiendo el consumo, al pasar de 54 a 51kg per cápita, según datos oficiales. En tanto que, el eslabón comercial sufrió un doble efecto, por erosión de márgenes y por menor volumen de ventas.

Este año, durante el primer semestre, la hacienda aumentó solo un 9% mientras que el precio de la carne volvió a repetir una suba del 34% semestral. Los salarios, aun con una menor brecha, solo corrigieron un 23%, según datos reportados por el mismo INDEC a junio de 2021. De algún modo, el comercio necesita imperiosamente recomponer márgenes y, en la medida que el consumo acompañe, intentará sostenerlo.

El objetivo del gobierno es mantener los precios contenidos hasta las elecciones para lo cual, la idea general es no innovar respecto a las medidas adoptadas con la exportación. Si bien el objetivo del gobierno parece estar consiguiéndose, tras una relativa estabilización de los precios de la carne tanto en julio como en lo que va de agosto, la causa no responde a una mayor oferta de carne sino a la debilidad del propio consumidor.

En efecto, tampoco existe esa mayor oferta. Por el contrario, este año muy probablemente terminemos perdiendo cerca de 1 millón de animales de la faena, lo que implicaría una caída en la producción de cerca de 200 mil toneladas. Una zafra con 650 mil terneros menos, recrías deficientes producto de la sequía y más de un 20% menos de animales ingresado a los feedlots, ya lo están anticipando.

Todo indica que el ‘no innovar’ ya no alcanza. La exportación ya está limitada y demostró no ser la solución a la falta real de oferta que existe en el mercado y mucho menos aún, a la inevitable erosión de los salarios a la que nos exponen semejantes tasas de inflación.

Muy probablemente, la fuerte inyección de pesos que está realizando el gobierno vía subsidio de tarifas, planes de ayuda, tarjetas alimentarias, etc., termine generando un ‘veranito’ en el bolsillo de cierto segmento de consumo, muy preciado electoralmente. Algo que nos aleja cada vez más de una genuina solución.

*La autora es analista ganadera del Rosgan.

Fuente:Agro Clave

Índice General Mercado de Liniers (IGML), a valores reales (IPIM julio 2021 =1) y pesos corrientes.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!