Sábado 6 de Marzo de 2021

Hoy es Sábado 6 de Marzo de 2021 y son las 23:00 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

27°

El tiempo en Villa Minetti

POLITICA

18 de febrero de 2021

El misil está en el aire

En noviembre de 2002, la candidatura presidencial de Carlos Menem tomaba impulso a la par de que Carlos Reutemann desistía postularse. El viaje de Eduardo Menem a Santa Fe

“El misil está en el aire”. La frase sonó como un latigazo en la redacción de La Capital. Fue, a la vez, una confirmación de un rumor que estaba circulando desde un día antes. La pronunció Daniel Herrendorf, una suerte de operador todoterreno de Carlos Menem que en esa templada tarde de noviembre de 2002 había dado la puntada final para despejar un último obstáculo en su intención por regresar al poder en las elecciones del año siguiente representando al peronismo. Esa piedra en el camino era Carlos Reutemann, sobre quien el caudillo riojano se jactaba el copyright en el ingreso a la política.

  Por esos días, Reutemann vacilaba en ser candidato a presidente, aupado por Eduardo Duhalde. Por el PJ ya se habían anotado Adolfo Rodríguez Saá, el propio Menem, Juan Manuel de la Sota y un joven gobernador del sur (Néstor Kirchner) que asomaba con una muy tímida intención de voto y escaso conocimiento popular.

  Herrendorf había escrito en 1998 dos volúmenes sobre las memorias de Carlos Menem. Fuera del poder, se convirtió en su ghost writer, consejero y operador. A mediados del 2002 venía bastante seguido a Rosario buscando enlace con los periodistas para fomentar la candidatura de su jefe. A él se lo consultó aquel sábado de noviembre sobre si era verdad o no que Menem había mandado a su hermano Eduardo a hablar con Reutemann.

  El rumor indicaba que Eduardo Menem había aterrizado su avión en Sauce Viejo y la reunión había tenido lugar en un hangar del aeropuerto de Santa Fe.

  Una semana después de aquel encuentro (desmentido por las dos partes), Reutemann tiene su reunión en la Rosada con Duhalde. Y a la salida, en un vivo en el programa de Jorge Lanata, dijo que no iba a ser candidato a presidente porque había visto algo que no le gustó.

  Tras la debacle de la Alianza y el estallido social, el peronismo se acercaba nuevamente al poder con varios candidatos sobre la arena. Finalmente quedarían tres: Menem, Rodríguez Saá y Kirchner.

  El “no” de Reutemann fue un alivio para Menem. El riojano, cada vez que podía, le mandaba mensajes al Lole por la prensa, algunos cifrados; otros más explícitos.

  Uno de ellos fue en una entrevista exclusiva con La Capital en la ciudad de Colón, Entre Ríos, en octubre del 2002. Menem hizo un acto en el gimnasio de un club modesto (modesta también fue la concurrencia) y luego recibió al cronista en la suite del hotel donde se hospedaba. La pregunta obligada por entonces era si creía que Reutemann iba a ser candidato, y cómo se sentiría compitiendo contra él. “Al Lole lo inventé yo”, declamó, con una media sonrisa que clausuró el asunto.

  Un mes después de aquella declaración, todo había quedado definido. Reutemann se bajó y Menem dio un nuevo impulso a su candidatura. El misil dio en el blanco.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!