Domingo 28 de Febrero de 2021

Hoy es Domingo 28 de Febrero de 2021 y son las 15:10 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

34.9°

El tiempo en Villa Minetti

ROSARIO

24 de enero de 2021

Rosario vive un enero con más gente, pero el consumo no levanta

Muchos no se fueron de vacaciones por la pandemia, pero eso no se tradujo en un repunte de facturación en bares y comercios

Este enero de pandemia, la mayoría de los rosarinos no se fue de la ciudad. Pero pese a que hay más gente, el deterioro de la capacidad de compra ha sido tal, que eso no ha redundado en mayor consumo. No se ven locales cerrados por vacaciones, hay algún movimiento en el centro y paseos comerciales barriales, el tráfico y la demanda de transporte público mermó respecto de diciembre pero se ubicó cerca de noviembre, y se ve gente en los corredores de bares y restaurantes, pero no alcanza. Aunque se nota que hay un poco más de movimiento que otros eneros, donde las calles estaban desiertas y la ciudad quedaba vacía, el fenómeno no le trajo alivio a algunos sectores como los gastronómicos y el comercio.

“Es cierto que hay más gente en la ciudad, pero no hay más consumo. Se está trabajando con restricciones y limitación horaria, por lo que en unidades la facturación será entre 30 a 35 por ciento promedio respecto del año pasado”, detalla Alejandro Pastore, presidente de Paseo Pellegrini.

En porcentualidad, la caída de diciembre a enero ha sido menor, pero tampoco es una buena noticia, porque se trata de bases muy reducidas. “En los bares hay muchas franjas horarias donde el público es poco. Tengamos en cuenta que están abiertos más de 16 horas por día, por lo que tomar referencia de una foto de un fin de semana donde se nota que puede haber más público es un efecto erróneo. Hay mucho tiempo muerto”, marcó el secretario de la Asociación Hotelero Gastronómica local.

Reinaldo Bacigalupo, titular de Mercado Pichincha, coincide en que hasta ahora se trata de “un mes malo”, peor que otros eneros. “La pandemia dejó a la gente sin bolsillos. Facturamos el 40 o 50 por ciento que otros años”, reveló. Pero además, sumo un dato específico de su clientela, que mermó porque muchos volvieron contagiados de Covid de la Costa Atlántica. “Los encargados de relaciones públicas que pasaban reservas a los comercios tienen a todos sus conocidos aislados. De cada 10 amigos que regresaron de Mar del Plata, 8 están infectados”, señala. No fueron gratis las fotos de gente amuchada en la playa. “Las dos primeras semanas no quedó nadie, estaban en la costa o en el sur, al menos entre nuestro público se notó mucho. La tercera semana nos encontró con muchos contagiados a la vuelta de las vacaciones, por lo que suponemos que recién la última va a ser más normal”, se esperanzó.

El gastronómico recordó que además los locales siguen operando con capacidad reducida. “Si bien ayudó que podamos ampliar las mesas en las calles, no todo el mundo tiene esa posibilidad”, cuenta.

Hoy trabajan, en promedio, al 75 por ciento de la capacidad, pero es muy relativo: hay locales al 90 por ciento y otros al 50, todo depende del ancho de la vereda versus la capacidad interior. Por eso, los espacios muy profundos y con poca salida a la vía pública son los más perjudicados. La demanda se concentra los fines de semana de noche, y el resto del tiempo hay menor ocupación, aunque algunos locales tienen su público al mediodía. “Por eso siempre pedimos a la Municipalidad que se consideren estímulos para que más oficinas y locales de ropa vengan al barrio. Para ser Palermo, a Pichincha le falta vida diurna. Nadie quiere un polo nocturno, eso a la larga no tiene vida”, indicó.

Sin ánimo

Al comercio no le ha ido mejor. “Como todos los eneros, en calle San Luis a la tarde no hay gente caminando por la zona. Creo que no hay mucho dinero en general y tampoco hay ánimo de consumo”, diagnostica Miguel Rucco, presidente de ese paseo comercial. Por estos días, tienen mucha salida artículos de pileta, inflables y camping. El año pasado, a esta altura los locales ya estaban armando la librería, y este año lo vienen postergando porque en 2020 no vendieron nada y no saben qué va a pasar en los próximos meses. Siempre en enero, tanto los de indumentaria infantil y adolescente que venden ropa para el colegio, como los libreros, jugueteros y hasta los textiles que ofrecen mochilas, están esperando el comienzo de la pretemporada de clases. “Hoy nadie quiere comprar. Ni el mayorista que tiene que anticiparse, ni el minorista que sabe que muchos chicos tienen los artículos que adquirieron el año pasado sin usar”, lamentó Rucco.

Con la mayoría de la población en la ciudad, por cuestiones sanitarias o económicas, lo cierto es que esta temporada 20-21 viene por demás de gasolera. Pocas salidas, gasto mínimo y mucha vida adentro de casa, o a la sumo en el patio, la terraza o el balcón signarán este verano que muchos, al igual que el año que pasó, querrán dejar rápidamente en el olvido.

Optimismo entre los comerciantes del centro

En el Paseo del Siglo, una de las zonas del centro más vistosas, toman la temporada con algo de optimismo: un enero distinto en el que se ha quedado mucha gente y se nota un poco más de movimiento que lo usual para la época del año. “Si bien no se ve el tránsito normal de marzo o abril porque no hay escuelas, no hay Tribunales y los empleados municipales y provinciales se toman vacaciones, afortunadamente la gente ha elegido la zona para salir a pasear caminando, a mirar vidrieras y tomar algo siempre con todos los protocolos”, apunta Miguel Marcogliese, referente de ese paseo comercial.

“Calle Córdoba está hermosa con los tilos que han crecido, la plaza Pringles está limpia, hay seguridad con refuerzo de policías y Guardia Urbana Municipal”, destacó. Se ve mucha gente cerca del mediodía, entre las 11 y las 12, y luego al atardecer, se observan familias paseando y gente de otras ciudades también, ya que no solo el rosarino elige el centro sino que vienen de localidades cercanas a recorrer la zona. “Cuando hay gente eso obviamente trae más ventas, y eso va a hacer que enero no sea el tradicional, de muy baja facturación. Lejos de diciembre, que fue bueno a lo que veníamos, y sin llegar a lo del año pasado en términos económicos”, aclaró.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!