Viernes 25 de Junio de 2021

Hoy es Viernes 25 de Junio de 2021 y son las 10:10 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

CONMOCIÒN

27 de noviembre de 2020

"Estoy quebrado", dijo el santafesino que cargó a Maradona sobre sus hombros en el 86

Consternado por la noticia, Roberto no sale de su asombro por la muerte del ídolo. Una foto histórica que recorrió el mundo y guardará por siempre en su corazón

Roberto Cejas, el santafesino que cargó sobre sus hombros a Diego Armando Maradona con la copa del mundo de 1986 no lo puede creer. Afectado por el fallecimiento del astro, le confiesa a UNO Santa Fe: "Estoy muy quebrado, es difícil de hablar"

Quien fue protagonista principal de aquella foto histórica afirma entre lágrimas y sollozos: "Es muy difícil hablar, no sé si voy a poder".

"Se cruzan muchas cosas, muchos recuerdos", le dijo a este medio Roberto. "Muchas situaciones que vivimos gracias a él", destacó.

Es imposible para Roberto no rememorar ese momento único, cuando tuvo la oportunidad de llevar en andas a Maradona para que levante la copa del mundo en el estadio Azteca de México, luego de vencer a Alemania en aquella recordada final. Todo ocurrió el 29 de junio de 1986.

"Fue la mano de Dios la que me puso ahí", afirmó. "Tantas veces que lo conté y disfruté de todo ese momento. Esa alegría va a durar para siempre".

"Nos dejó algo maravilloso" subrayó Roberto a UNO

, y añadió: "Hay que guardar silencio para él, dejar que descanse en paz y agradecerle por lo que nos dio".

Foto histórica. Roberto Cejas levantando sobre sus hombre a Diego Armando Maradona

Foto histórica. Roberto Cejas levantando sobre sus hombre a Diego Armando Maradona

 

La historia completa

En 2016, cuando se cumplieron 30 años de aquella victoria y campeonato mundial, UNO Santa Fe entrevistó a Roberto, quien con lujo de detalles contó cómo fue que ingresó a la cancha y terminó levantando al mejor jugador del mundo para que eleve y le muestre al mundo entero la copa más preciada.

"Todo nació como una broma en el trabajo y se terminó haciendo realidad. Cuando Argentina le gana en semifinales 2 a 0 a Bélgica, me pedí unos días de vacaciones y salí de Santa Fe, rumbo a México. Todos me decían que estaba loco, pero no los escuché. Le pedí algo de plata a mi viejo y partí. Allá me estaban esperando unos amigos que trabajaban conmigo en la Lotería de Santa Fe". "Cuando llegue a México no tenía entradas ni nada. Pero en esa época era todo muy distinto. Además, en México, vos podías arreglar cualquier cosa. El día de la final fuimos a la cancha, al imponente Estadio Azteca. Éramos siete y teníamos solo cuatro entradas. Hablamos con uno de los boleteros de la cancha, le tiramos unos pesos y pasamos por los controles previos, medios escondidos. Una vez dentro de la cancha terminamos detrás del arco donde Argentina atacó en el primer tiempo y donde José Luis Brown convirtió el primer gol del partido de cabeza", narró emocionado el santafesino.

Según relata Roberto, mientras transcurría el partido final entre Argentina y Alemania, él ya estaba pensando en la posibilidad de ingresar a la cancha con sus amigos, idea que se terminó de decidir cuando llegó el pitazo final del árbitro que coronó a la Argentina con el segundo campeonato mundial de su historia.

"No era nada fácil entrar al campo de juego. Había una fosa de tres metros alrededor de toda la cancha con un alambrado en forma horizontal, cubriendo casi media fosa, con la particularidad de que en el fondo de la misma no había agua, sino que estaba lleno de policías con una especie de palos largos para impedir que nadie invada el terreno de juego", explicó Cejas.

"Mientras todos estaban tratando de ingresar al campo de juego por atrás del arco, para impedir que nos peguen o nos agarre la policía, con Gustavo Ripke (otro santafesino que logró entrar a la cancha) nos fuimos hacia el córner donde había menos cantidad de uniformados. Ahí pegamos un salto monumental y nos metimos en la cancha", recordó Roberto entre risas, haciendo la salvedad de que si ese año hubiera estado tan "gordito" como hoy en día, no habría logrado semejante proeza.

"Una vez dentro de la cancha, comencé a dar vueltas, a correr por todos lados, a saltar y abrazarme con todo el mundo. En ese momento los jugadores argentinos se estaban preparando para recibir la Copa en una especie de tribuna que estaba más arriba del terreno de juego. Como yo quería llamar la atención, con el objetivo de verme en el futuro en algún video o en alguna foto y poder reconocerme, me puse a saltar y a dar vueltas carneros en la mitad de la cancha con una peluca de argentina y con una bandera que le saqué a un mexicano, sin imaginarme que minutos después iba a tenerlo a Maradona en mis hombros".

"En esos tiempos no era como ahora, que todo el mundo entra a la cancha a saquear a los jugadores cuando festejan un campeonato. Éramos, en comparación de las invasiones que se ven hoy en el fútbol argentino, relativamente pocos y más respetuosos. O sea que haber logrado ingresar al terreno de juego ya significaba toda una hazaña".

"Una vez que los jugadores argentinos recibieron la Copa del Mundo, bajaron a la cancha a dar la vuelta olímpica. En ese momento buscamos con los muchachos que estaban ahí, hacer una ronda para que los jugadores festejen solos, porque la verdad es que nadie creía en esa selección antes del Mundial y lo ganaron de punta a punta, pese a todos los pronósticos, de manera magistral", recordó Roberto.

"Una vez que llegamos al arco donde estábamos nosotros viendo el partido, observo que lo levantan a Pedro Pasculli. En ese instante que venía corriendo junto a un montón de personas, un jugador se frena delante mío. Ahí me doy cuenta que es Maradona, y como yo soy grandote físicamente, Diego me mira como pidiéndome por favor que lo levante. Es en ese momento que reacciono y meto mi cabeza entre sus piernas para levantarlo sobre mis hombros. En ese movimiento perdí la peluca que tenía en la cabeza, y por un momento, pensé en soltar a Maradona para volver a buscar la peluca. ¡Qué locura!"

"Con Maradona sobre los hombros, seguimos corriendo alrededor de la cancha, con periodistas y reporteros gráficos por todos lados y con un calor y una humedad terrible. Recuerdo que yo no veía prácticamente nada y Diego me manejaba con las piernas orientándome hacia dónde ir. Él me decía que vayamos a festejar al vestuario y yo le pedía que me regale la camiseta o el pantalón, pero me respondió que ya tenía todo prometido. Igualmente le podría haber sacado un botín o una media, pero yo no lo quise ofender con mi actitud", aseguró el santafesino.

"Cuando lo bajé, me volvió a invitar al vestuario a festejar con todos los jugadores, pero yo estaba exhausto por el gran esfuerzo físico y por el terrible calor que hacía. Al instante de bajarlo a Diego, me lo encuentro corriendo con el torso desnudo a Oscar Garré. Le pedí que me regale el pantalón y sin dudarlo se lo sacó y me lo dio. Tanto la ropa que tenía puesta ese día, como el pantalón que me regaló Garré, los guardé en algún cajón y nunca más los encontré", contó Roberto, angustiado y casi sin consuelo.

Un respeto sin igual

"Cuando terminó todo el festejo en el Estadio Azteca, nos encontramos con todos los chicos para seguir celebrando en las calles. Lo que me sorprendió y guardo como un lindo recuerdo, es el gran respeto de todos los mexicanos y alemanes que estaban en la cancha y en la calle, que nos veían festejar eufóricamente y sin descanso. Nos aplaudían todos parados en los cordones de las veredas. No sé si nosotros, como argentinos, hubiésemos hecho lo mismo", subrayó Roberto Cejas.

"Una anécdota graciosa, fue el día después de la final que ganó Argentina. En todos los diarios de México salió publicada la foto de Maradona alzando la Copa del Mundo sobre mis hombros. Me compré todos los diarios y me los traje para guardarlos".

"Todo lo que me pasó en el viaje fue una experiencia muy emocionante, por la espontaneidad con la que surgió todo, como una locura del momento. Estoy feliz de haber sido parte de una foto que dio la vuelta al mundo", finalizó el increíble relato.

Fuente:Uno Santa Fe

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!