Martes 21 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 21 de Septiembre de 2021 y son las 04:55 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

PANDEMIA

19 de octubre de 2020

Serenatas, una linda manera de llevar la música a cualquier parte en esta difícil época de pandemia

La alternativa de cantar a domicilio que eligió para salir adelante la cantante rosarina Clara Bertolini, carcarañense por adopción.


Es cantautora, rosarina de nacimiento y carcarañense por adopción. La pandemia la desafió a reinventarse y lo logró haciendo lo que le gusta. Como lo dice el dicho popular, Clara Bertolini se fue “con la música a otra parte” y con su servicio artístico a domicilio pudo salir adelante y a la vez llevar alegría a muchas personas en estos momentos tan difíciles de Covid-19.

“Vivo de la música y ante estas circunstancias, donde no hay espacios para cantar, empecé a ver cómo generar ingresos económicos de otra forma. Muchos artistas se transformaron en cocineros o cadetes para cubrir sus necesidades económicas, pero yo encontré esta alternativa de las serenatas respetando el distanciamiento y los protocolos sanitarios”, contó a La Capital.

“Mi vínculo con las serenatas tiene que ver con que vengo de una familia de músicos y mi abuelo me contaba que con su orquesta iban a cantar frente a las casas como se estilaba antes. También en otras épocas actué en los parques, en jardines de infantes y en escuelas, tengo esa experiencia, no es algo que me cueste el contacto con la gente”, resalta Clara, que está preocupada por lo que puede a llegar a suceder con su actividad.

“No sabemos qué va a pasar con la escena, el teatro o la música cuando pase todo esto y tengo mucho miedo de que la gente se acostumbre a la virtualidad. Ya antes de la pandemia se salía menos, un poco por la comodidad de quedarse en casa a ver películas o series por plataformas virtuales y también por la inseguridad”, analiza.

“Esta incertidumbre me provocó cierto temor a que la gente se olvide de la sensación que genera escuchar música en vivo, juntando estas dos cuestiones fue que impulsé la idea de las serenatas. Si bien está prohibido que la gente se reúna, eso no impide que se pueda disfrutar de música en vivo, y si la montaña no va Mahoma... Mahoma va a la montaña”, abundó la cantautora, que con la idea de la música a domicilio supo crear un servicio que representa “un regalo único para el ama”.

“Muchas personas están solas y no pueden salir o no tienen acceso a recitales por streaming. También hay gente grande que no maneja la computadora o Internet y, salvo por radio o televisión, no tienen acceso a la música”, considera Clara, quien prepara repertorios populares a demanda de quien la contrate.

“No es lo que habitualmente hago en tiempos normales ya que soy cantautora y mis canciones son más reflexivas porque plantean cuestiones de género o de las infancias, pero en este caso preparo temas alegres que los demás quieren escuchar, y de esta manera puedo llevarles un mensaje de ánimo.

Folclore, rock y boleros

“El repertorio es de cinco canciones donde puede haber folclore, rock, boleros, lo que le guste a la persona a la que le voy a ir a cantar”, explica la artista cuya música en vivo alegró cumpleaños, aniversarios o simplemente es un presente de algún ser querido que quiere llevar alegría en estos tiempos difíciles o hacerse un autorregalo.

“Hace una semana fui a un geriátrico a cantarle a la mamá de una chica que me contrató. Lo hice desde el patio y las personas me escucharon desde lejos, no hubo contacto ni acercamiento”, describe Clara.

El lugar desde donde interpreta su música depende de cada domicilio; algunos tienen patios traseros otros delanteros, pasillos o bien una sala grande acorde a los protocolos de distancia social. Sus recitales son con su guitarra y acústicos sin sonido adicional.

Otras propuestas que ofrece están orientadas a los niños “que son los que menos salen. Por ejemplo una abuela juntó en su casa a los nietos y yo les fui a cantar e hicimos juegos con las manos, una propuesta distinta para que ellos también puedan pasar buenos momentos. Algunos que no quieren que vaya a domicilio me piden que grabe un video con las canciones y se las envíe por mail o que se las interprete en directo por medio de una videollamada. “Para este día de la madre tengo cuatro serenatas”, contó.

Con su música a domicilio viene recorriendo el sur de Santa Fe. Recientemente estuvo en Roldán y Villa Gobernador Gálvez pero principalmente la contratan en Rosario. “Me va bien, mi propuesta ha tenido buena repercusión, la gente queda muy contenta y conforme a pesar de que es algo a lo que uno no está acostumbrado pero es novedoso. También les dejo un pequeño obsequio que es una planta que preparo en casa como para que la persona cuando la vea y la riegue recuerde ese momento en que le canté. Son gestos que hacen bien”.

Además de su servicio de serenatas, Clara da talleres de música, guitarra y danza folclórica y está por sacar un cuento que es a su vez una obra de teatro. Es madre de una niña y un niño y junto con su pareja sostienen la economía. Como artista recibió alguna ayuda estatal, pudo cobrar el IFE y la Secretaría de Cultura de Rosario le brinda bolsones de alimentos cada 15 días. Desde hace dos años vive en forma alternada entre Carcarañá y Rosario, dónde ensaya con su grupo de música y también trabaja.

Sus serenatas cuestan 1.500 pesos, y trata de “juntar varias los fines de semana para ahorrar en viáticos y así mantener un precio especial, sé que la situación es bastante difícil para todos y un regalo de ese precio es muy accesible”. Los trabajos de Clara pueden verse en sus redes sociales y tiene publicados varios videos en Youtube.

Fuente:La Capital

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!