Martes 21 de Septiembre de 2021

Hoy es Martes 21 de Septiembre de 2021 y son las 05:55 ULTIMOS TITULOS: Godoy Cruz le arruinó la fiesta a San Martín y se quedó con la victoria / Jóvenes voluntarios realizaron tareas de higiene urbana y difusión sanitaria en Florencio Varela / PabloTrapero ganó el León de Plata en Venecia / San Lorenzo defiende la punta en el clásico ante Huracán con todo el Ducó en contra / Scioli respaldó la continuidad de Fútbol para Todos y se diferenció de los dirigentes de Cambiemos / Independiente se dio el gran gusto y goleó a Racing ante su gente / Olimpo recibe a Sarmiento en Bahía Blanca / Atrapamiento y recuperación del alma / Messi marcó el gol del triunfo ante el Atlético de Madrid / El desmesurado universo de la literatura fantástica / Castro: "La victoria de Corbyn expresa el rechazo a las políticas de austeridad que afectan a los que menos tienen" / Sin escapatoria en la frontera sur de Hungría / Francisco criticó el sistema actual "que desplazó al hombre del centro y puso al dinero" / El jefe del ELN ratificó la disposición a negociar pero advierte sobre la reedición de una "coordinadora guerrillera" / Recordarán en Entre Ríos al milagrero Lázaro Blanco, a 129 años de su muerte / Argentinos recuperó la sonrisa y le ganó a Nueva Chicago de visitante / Nostalgia de las relaciones carnales / Scioli convocó a "ir hacia adelante a partir del 25 de octubre y no para atrás" / Macri prometió "universalizar un ingreso ciudadano" y fijó como meta el "hambre 0" / Ahora 12 superó los 30.000 millones de pesos en ventas /

OPINIÓN

23 de febrero de 2020

A todo o nada, pleno el 27

Jornada crucial. El próximo jueves se trata en la Cámara de Senadores de la provincia la ley de necesidad pública, que tanto reclama el gobernador Omar Perotti. Las cartas del socialismo y de Javkin. Cornejo quiere enfrentar a Macri.

"La deuda flotante hay que pagarla. Ahí hay proveedores y contratistas, y hay que recomponerla para poder tener margen de maniobra en el pago. Lo que hay con cheques y pagarés es la instancia de consolidar esas deudas. La emergencia te permite la negociación con ellos para definir plazos que vayan más allá del año que es lo que solamente autoriza el presupuesto. Si tenemos deudores a los que les han dejado acumular más de seis meses de deuda no les podemos pagar al contado. Esto va a generar una negociación en la que en algunos casos podremos usar un pagaré o cheque diferido. El contratista, de tener una deuda pasa a tener un documento que puede negociar o guardar. Esa es la alternativa con la que recomponiendo un financiamiento que supere el año podemos empezar a analizar el día a día del avance de obras con recursos que vayamos generando desde ahora. Es decir, consolidamos lo viejo con documentos (pagarés o cheques diferidos) y empezamos a negociar con cada uno de ellos la continuidad de obra teniendo una regularidad en los pagos porque pudimos recomponer el financiamiento".

   

 

El que explica el meollo de la ley de necesidad pública es el gobernador Omar Perotti. Senadores del PJ y algunas figuras del radicalismo están diciendo más o menos lo mismo, los matices en los discursos cada vez pierden más nitidez.

El jueves que viene, sí o sí, les viene diciendo el senador Armando Traferri a propios y extraños que la ley se trata en esa Cámara. "Si hay consenso bien y si no, se vota", se le escuchó decir al senador referente de uno del bloque peronista que tiene vuelo propio. Estos senadores quieren sacarse cuanto antes la ley aprobándola y que pase a ser problema de Miguel Lifschitz. El éxito de la estrategia la viene muñequeando el trío Traferri, su par radical Felipe Michlig y el ministro de Gobierno, Esteban Borgonovo. La ruleta está rodando y el pleno es el 27.

Los seis senadores que le aprobaron el presupuesto a Lifschitz (que no quería Perotti) marcaron presencia pero le diluyeron cualquier responsabilidad de convertirse en el mariscal que impide gobernar. Ese tributo buscaría sellar una coexistencia pacífica y duradera con el rafaelino quien ya empieza, como Fernández, a recibir algunos perdigones desde el kirchnerismo.

"La mayoría de los homicidios ocurren en los barrios donde se vende la droga, está claro que la droga no se consume en esos barrios, la droga se consume en los centros, en otros lugares, donde vive la gente honesta". La ironía del ministro sisea en el aire como un latigazo. Marcelo Sain será un experto sabueso detrás de los narcos pero como creativo de titulares para los medios, hasta ahora, no le gana nadie en el gobierno de Perotti.

Los muertos de Santa Fe, la Salta de los wichis, los desbordes atroces en los centros turísticos como Villa Gesell o Puerto Deseado. Todo eso es hoy, también, la Argentina. La de los miles jubilados que van a la Justicia para pelear por la movilidad de sus haberes. Es la complejidad a la que el presidente Alberto Fernández le pone una sonrisa perenne cuando tiene público y, todavía, poca respuesta que devuelva al pueblo la felicidad que prometiera restaurarle.

Su presencia en Rosario este jueves para participar una nueva celebración del hito belgraniano del primer izamiento de la bandera nacional, podría ser no del todo casual. "Es la bolilla que canta pleno", asegura un conocedor de los pliegues de la política actual.

"Les verá la cara, o si querés les hará ver que los mira", dice la misma fuente que merodea la Rosada. Aunque críptica, la advertencia tiene verosimilitud. Con la provincia de Buenos Aires cooptada por el kichnerismo y convertida en un hostil mar de desconfianzas. La de Córdoba con un radicalismo duro y un macrismo fuerte que no le dejan hacer pie. Caba como principal y quizás último bastión del PRO. La provincia de Santa Fe es la única grande en la que se siente en territorio amigo y Perotti sea quizás el gobernador de mayor peso que muestra incondicionalidad. Discreta, a su estilo, pero de sintonía plena, hasta ahora.

Por eso a Fernández, los crímenes —sobre todo en Rosario, donde el gobierno no esconde que su origen es el narcotráfico— y la conflictividad latente que la crisis impone al tema social y gremial, lo inquietan. Necesita que el gobierno de Perotti arranque y logre hacerlo con calma pública. Ambos comparten adversarios externos y esquivan perdigonadas del mismo fuego amigo.

Aunque los sectores del socialismo que no responden al presidente de la Cámara de Diputados balconean la pulseada de éste con su sucesor en la Casa Gris, acaban de avisarle con el acto del sábado 15 que se han unido para hacerle frente en las internas partidarias de junio. "La idea es volver a hacer del socialismo argentino un partido progresista", asegura un alto dirigente socialista precisando la profundidad de la grieta que atraviesa su partido donde cada niño wichi muerto de hambre les recuerda que quien gobernaba Salta fue su reciente candidato a vicepresidente. La interna socialista la siguen de cerca en el Ejecutivo santafesino pero más en Balcarce 50. El propio Fernández es quien conversa con este sector del socialismo. Lo hace con Eduardo Di Pollina a quien, aseguran, se lo verá cerca en el acto del viernes en Rosario.

El bonfattismo no sólo espera que termine la espera de su jefe balconeando el tironeo entre la Legislatura y la Casa Gris sino también la pulseada que Pablo Javkin mantiene con Lifschitz. Varios ya están especulando (y él lo deja correr) la posibilidad de competirle la candidatura a senador. Una idea que, por más incipiente y borroneada que aún sea, entusiasmó a Michlig cuando se reunieron con el intendente en su despacho el martes pasado. Pero a su vez, el dueño del Palacio de los Leones no quita ojo a la Universidad Nacional del Litoral. No al edificio, claro, sino a la fuerte disputa que buscan dirimir sus dos exponentes políticos más notorios, José Corral y Mario Barletta. Ambos convocaron a un "seminario" (Corral este vienes y Barletta el sábado) para "exhibir" qué apoyos internos tiene cada uno. Aunque hay heridas y rencores, ambos universitarios (los dos fueron rectores de esa casa de estudios) saben que sólo dirimen quién va en el asiento delantero del mismo auto porque si entre hermanos se pelean se los seguirá comiendo el todoterreno intendente santafesino actual, Emilio Jatón.

La charla de los radicales con Javkin fue sobre la ley de necesidad. Él pidió que la voten y luego en un asado se aflojaron y hablaron cuestiones más políticas. El miércoles, en Santa Fe, Jatón les dijo palabra más, palabra menos, que en un artículo de su presupuesto enviado al Concejo santafesino puso taxativamente que el municipio capitalino está en emergencia.

La reunión de interbloque de socialistas y radicales fue espesa por cuestionamientos de Lifschitz a través del diputado Pablo Farías acusando a algunos radicales de ser muy condescendientes con Perotti. El ex gobernador redobló su intransigencia a pocas horas de que su sucesor dijera públicamente que no cree en los acuerdos personales. Una factura que alude a la promesa hecha por Lifschitz la única vez que se vieron las caras a solas de que no enviaría el presupuesto 2020. El rosarino se defiende diciendo que los legisladores lo conminaron a que cumpliera los plazos legales para hacerlo. El rafaelino no le cree, siente que lo estafó. La suerte del proyecto de necesidad pública queda en manos de los radicales.

El jueves 27 también estará en Sunchales el presidente del Comité nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, como parte de una gira con la que buscan comenzar a instalarlo para disputarle el liderazgo de la oposición a Mauricio Macri cuando llegue el momento de cara a las legislativas del año venidero. Por eso el viernes visitará Rosario, donde además de ir al despacho de Javkin, compartirá un acto con el presidente del PRO santafesino, Federico Angelini, y hará un privado con Lifschitz con la idea de explorar la ampliación del Frente Juntos por el Cambio viendo que al socialista lo han abandonado sus correligionarios que ahora orbitan más cerca ideológicamente del presidente Fernández.

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE: LA CAPITAL

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!