Miércoles 18 de Mayo de 2022

Hoy es Miércoles 18 de Mayo de 2022 y son las 14:06 -

10 de mayo de 2022

René Favaloro, a 55 años de su primer bypass coronario

El médico argentino René Favaloro demostró compromiso con la medicina y la salud en su constante búsqueda de avances, desarrollo y capacitación

Este 9 de mayo se cumple un nuevo aniversario de la primera vez que René Favaloro realizó una cirugía de bypass coronario. Esta técnica, inventada y difundida por el argentino, se realizó exitosamente en una paciente 53 años, y a partir de allí cambió la historia. Este avance permitió salvar millones de vidas en todo el mundo y ubicó a Favaloro en el más prestigioso círculo de la medicina y la investigación.

   

Con una visión integral de la medicina, la investigación y la educación, Favaloro construyó un enorme legado, centrado en la Fundación que lleva su apellido, donde formó a muchísimos estudiantes y médicos. Pero el contexto social le jugó en contra. La enorme obra que llevaba a cabo lo llevó a endeudarse ya que las obras sociales debían grandes cantidades de dinero.

Tras golpear todas las puertas que pudo, no consiguió obtener ayuda, y esto lo sumió en una fuerte depresión. El 29 de julio del 2000, René Favaloro se quitó la vida de un disparo al corazón. Sin embargo, su legado sigue vivo no solo en la técnica de bypass, también su misión sanitaria y social.

Infancia humilde en La Plata

René Favaloro nació el 12 de julio de 1923 y se crio en la ciudad de La Plata, junto a su papá Juan Manuel Favaloro, quien era carpintero, y su mamá Ida Raffaelli de Favaloro, que trabajaba como modista. René también tuvo un hermano llamado Juan José Favaloro.

La familia vivía en una casa humilde del barrio “El Mondongo” de La Plata. Curiosamente, el domicilio se encontraba a tan solo una cuadra de donde se levantaba el Hospital Policlínico. No se sabe si ese factor fue clave en su decisión o si fue la influencia de uno de sus tíos que era médico, pero con apenas cuatro años de edad Favaloro comenzó a manifestar su deseo de ser “doctor”.

René cursó la primaria y la secundaria en La Plata. Después de la escuela, pasaba las tardes en el taller de carpintería de su padre ebanista. Allí aprendió los trucos y secretos de aquel oficio, el cual hacía suyo cada verano, cuando se transformaba en un obrero más.

Siguiendo su deseo de pequeño, Favaloro ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata. En el tercer año comenzó las prácticas en el Hospital Policlínico y empezó a tomar contacto por primera vez con los pacientes. Excediendo lo exigido por el programa, volvía por las tardes para controlar la evolución de los pacientes y dialogar con ellos.

En el Hospital Policlínico René debía recibir los casos complicados de toda la provincia de Buenos Aires. Vivió en el hospital durante los dos años de residencia, hasta que se graduó en 1949. Casi inmediatamente se produjo una vacante para médico auxiliar y accedió en forma interina. Como no quería desaprovechar la experiencia, con frecuencia permanecía en actividad durante 48 o 72 horas seguidas.

También se le ofreció confirmar su puesto en el Policlínico pero debía cumplir con la condición de firmar un documento en donde aceptaba la doctrina peronista. Para Favaloro, eso significaría traicionar sus principios y todo lo que había defendido en los últimos años, motivo por el cual finalmente no aceptó.

Su paso por Jacinto Arauz

Por aquellos días, un tío le comentó a René que el médico de su pueblo, Jacinto Arauz, provincia de La Pampa, estaba gravemente enfermo y que debía viajar a Buenos Aires a hacerse un tratamiento. Por eso acudía a su sobrino, para suplir la ausencia durante un par de meses.

   

Aunque no fue una decisión fácil, René concluyó que un par de meses se pasarían rápido y sería un tiempo prudente en el que la situación política podía cambiar. Habiendo aceptado entonces la propuesta, Favaloro partió rumbo al pueblo de 3.500 habitantes en una zona desértica de La Pampa. Llegó en mayo de 1950. Rápidamente entabló una buena relación con el doctor Rachou, cuya enfermedad resultó ser un cáncer de pulmón. Ese hombre falleció unos meses más tarde, y quedó entonces solo René como médico del pueblo con el que ya se había compenetrado.

Al poco tiempo, llegó al pueblo su hermano Juan José, también médico. Juntos se establecieron allí durante 12 años, años en los que fundaron un centro asistencial, disminuyeron hasta casi desaparecer la mortalidad infantil de la zona, redujeron la desnutrición y la cantidad de infecciones en los partos, crearon un banco de sangre de personas vivas con donantes que se presentaban cada vez que los necesitaban y realizaron charlas comunitarias en las que enseñaban métodos para prevenir enfermedades.

De La Pampa a Cleveland

Después de 12 años, surgió la oportunidad de ampliar sus estudios en Estados Unidos. René sintió que en Jacinto Arauz ya no quedaba más nada que lo hiciera crecer allí académica y profesionalmente. Así que con sus escasos recursos, tomó un vuelo y aterrizó en 1962 en Cleveland, Estados Unidos.

   

Aún teniendo limitaciones para hablar inglés, René se desempeñó primero como residente y luego en el equipo de cirugía en colaboración con médicos locales, el Cleveland Clinic, concentrando su trabajo en enfermedades valvulares y congénitas. Posteriormente se interesó en otros temas, como las cineangiocoronariografías y al estudio de la anatomía de las arterias coronarias y su relación con el músculo cardíaco.

A comienzos de 1967, Favaloro estudió la posibilidad de utilizar la vena safena en la cirugía coronaria, y comenzó a practicar la técnica. La estandarización de esta técnica, llamada del baipás (del inglés bypass: derivación) o cirugía de revascularización miocárdica, fue el principal trabajo de su carrera, lo que le dio prestigio internacional, ya que el procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria.

El primer bypass de la historia

Este 9 de mayo se cumple el 55º aniversario de la primera operación de bypass coronario, realizado por René Favaloro en Estados Unidos. Tras cinco años de investigación y práctica, el 9 de mayo de 1967 Favaloro hizo el primer bypass aortocoronario del mundo en una mujer de 51 años.

Antes del bypass, los cardiólogos recurrían a una técnica que conectaba la arteria aorta y el músculo cardíaco utilizando la vena safena, sin embargo Favaloro decidió unir la vena safena con el extremo más distante de la arteria coronaria obstruida "saltando" el bloqueo. Con esta técnica obtuvo un enorme éxito.

El avance permitió salvar millones de vidas en todo el mundo hasta hoy en día, ya que se calcula que solo en los Estados Unidos se realizan unos 700.000 bypass por año. Favaloro realizó 13.000 bypass hasta sus 69 años, cuando decidió dedicarse íntegramente a la enseñanza.

Fundación Favaloro: el sueño del médico

En 1971 su patria lo llamó de regreso, con el sueño de desarrollar un centro de excelencia similar al de la Cleveland Clinic. El médico buscaba combinar la atención médica, la investigación y la educación. Con ese objetivo en mente, en 1975 creó la Fundación Favaloro junto con otros colaboradores y afianzó la labor que venía desarrollando desde su regreso al país.

   

Con la Fundación, Favaloro logró uno de sus más grandes orgullos: el de formar a más de 450 residentes provenientes de todos los puntos de la Argentina y de América latina. Organizó innumerables cursos, seminarios y congresos, entre los que se destaca Cardiología para el Consultante, que tiene lugar cada dos años.

En 1980, Favaloro creó el Laboratorio de Investigación Básica, financiado con dinero propio durante un largo período. Luego pasó a ser el Instituto de Investigación en Ciencias Básicas del Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas, que a su vez dio lugar, en agosto de 1998, a la creación de la Universidad Favaloro.

En la actualidad la universidad consta de una Facultad de Ciencias Médicas, donde se cursan dos carreras de grado: Medicina (iniciada en 1993) y Kinesiología y Fisiatría (iniciada en 2000). También tiene una Facultad de Ingeniería, Ciencias Exactas y Naturales, donde se cursan tres carreras de ingeniería (iniciadas en 1999). Por su parte, la Secretaría de Posgrado desarrolló cursos, maestrías y carreras de especialización.

En 1992 se inauguró en Buenos Aires el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación Favaloro, entidad sin fines de lucro que brinda servicios altamente especializados en cardiología, cirugía cardiovascular y trasplante cardíaco, pulmonar, cardiopulmonar, hepático, renal y de médula ósea, además de otras áreas.

Un adiós prematuro

Hacia el año 2000, Argentina estaba sumergida en una crisis económica y política que afectó profundamente la situación de la Fundación Favaloro, que se encontraba con enormes deudas, gran parte de ellas debido a las deudas que tenían las obras sociales con su Fundación.

Endeudado en unos 18 millones de dólares, Favaloro pidió ayuda al gobierno argentino pero no recibió respuesta oficial. El médico afirmó: “Estoy pasando uno de los momentos más difíciles de mi vida, la fundación tiene graves problemas financieros. En este último tiempo me he transformado en un mendigo. Mi tarea es llamar, llamar y golpear puertas para recaudar algún dinero que nos permita seguir”.

El 29 de julio de 2000, luego de haber pasado toda la mañana como si fuera otro día más, Favaloro almorzó con su pareja hasta que ella se retiró del domicilio. René le dijo que tenía pensado viajar a La Plata por la tarde, y eso fue lo último que le escuchó decir. Favaloro se encerró en el baño de su casa y se disparó un tiro en el corazón.

Tras el desenlace fatal, se conoció que Favaloro había dejado en su departamento siete cartas cuyo contenido se reveló parcialmente. En una de ellas, dirigida a las "autoridades competentes", dejaba en claro que había decidido quitarse la vida como consecuencia de la crisis económica que atravesaba su Fundación, crisis que lo deprimió mucho.

Fuente:Uno Santa Fe

 

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!