Lunes 6 de Diciembre de 2021

Hoy es Lunes 6 de Diciembre de 2021 y son las 02:33 ULTIMOS TITULOS:

3 de noviembre de 2021

Esperan que "Caminos de la Ruralidad" también les toque a ellos

Pobladores y productores advierten que la falta de mantenimiento provoca el colapso de rutas y caminos con apenas unos milímetros de lluvia, impidiendo traslados de personas y mercaderías. Sospechan que los dirigentes no les prestan atención porque en la zona "hay pocos votos".

Las últimas precipitaciones registradas en la Cuña Boscosas santafesina, aunque leves, ilusionaban a la zona rural. El pastaje y los cultivos empiezan a reverdecer con los milímetros caídos. También el ganado se beneficia con la recarga de aguadas. Es una zona que viene padeciendo la sequía desde hace un tiempo considerable, impactando negativamente en la ganadería, la agricultura y entre quienes trabajan con la madera.

Pero lo que preocupa a los vecinos de Fortín Olmos en general, y a los productores en particular, es que lluvias de 20 o 30 milímetros afectan la transitabilidad para sacar su producción a raíz del abandono que presentan tanto los caminos comunales como el de la ruta provincial 83S. Esta última arteria, que une varios pueblos y parajes, es utilizada por muchos habitantes que deben movilizarse diariamente por razones laborales, de salud, educativas.

Puntualmente, transitar a mediados de octubre -con un acumulado de no más de 45 milímetros de lluvia- de la 83S hacia el paraje El Histórico o El Campanal fue complicado. Caminos de huellas, angostos, prácticamente para una sola mano. Y sobre la 83S, entre Fortín Olmos y el paraje Km. El 89 -con menos de 30 milímetros caídos- el camino presentaba una cortada que obligaba a los vecinos que llevaban sus hijos a la escuela o al centro de salud en motos o vehículos livianos a cruzar de a pié o intentar otros atajos para llegar a destino. Ni mencionar a quienes tienen que sacar la producción por estas calzadas.

Vecinos de la zona apuntan que esta situación se da porque los responsables de mantener estas arterias -funcionarios de la comuna y la provincia- no aprovechan los tiempos que les brinda la sequía para hacer los trabajos viales correspondientes para optimizar los caminos. Los pobladores, que pagan sus respectivos impuestos para que el mantenimiento del camino se concrete, se resignan a pensar que el abandono se da porque todos ellos no son votos suficientes como para ser tenidos en cuenta. Piensan, por lo tanto, que los dirigentes prefieren prestar más atención donde hay mayor concentración de habitantes; aunque las respectivas partidas de dinero para el mantenimiento de los caminos comunales y provincial están contemplados en los presupuestos y gastos.

Sobre el trazado de la ruta 83S el camino es angosto, bajo, sin zanjeo y las alcantarillas taponadas por el tiempo de desidia. Así, en todo su trayecto hasta el Km 101, que ya corresponde al distrito de Garabato.

En tanto los caminos comunales presentan el mismo panorama, pero con la menor posibilidad de ser atendidos. Los habitantes de la Cuña Boscosa coinciden que así no se puede llevar adelante lo que tanto se declama por estos días sobre la educación, la salud y la producción. 

Entonces, es un buen momento para que tanto la provincia, como el senador del departamento y los presidentes comunales de la zona, puedan gestionar e ir saldando sus palabras con hechos y cambiar esta realidad que perjudica a muchos de estos vecinos de la provincia, alejados de los conglomerados, que no son atendidos ni visualizados como debieran. Una situación que podría ser evaluada para el Programa Caminos de la Ruralidad que publicita el gobierno.

Fuente:Campo Litoral

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!